Via­jar con po­co di­ne­ro

Si - - Hay Hobby -

La­ti­noa­mé­ri­ca, des­tino pre­fe­ri­do por los mo­chi­le­ros Mu­chos quie­ren co­no­cer las ma­ra­vi­llas del mun­do pe­ro les pa­re­ce cos­to­so. Lo cier­to es que vi­vir en mo­vi­mien­to pue­de ser más ba­ra­to que es­tar fi­jo en un lu­gar. Pa­ra via­jar co­mo mo­chi­le­ros no se ne­ce­si­ta di­ne­ro, sino de­ter­mi­na­ción. La cla­ve es­tá en or­ga­ni­zar­se, adap­tar­se a las si­tua­cio­nes y re­du­cir gas­tos al mí­ni­mo ( la co­mi­da y el trans­por­te son lo prin­ci­pal). Su­ra­mé­ri­ca es uno de los des­ti­nos pre­di­lec­tos de los mo­chi­le­ros de to­do el mun­do; la be­lle­za de sus pai­sa­jes, la ama­bi­li­dad de su gen­te y el ba­jo pre­cio de la vi­da son al­gu­nas de las ra­zo­nes. Ese se­ría un buen co­mien­zo, y con­tar con el mis­mo idio­ma fa­ci­li­ta aun más el re­co­rri­do.

«No es­ta­mos via­jan­do, vi­vi­mos en un via­je. Es­ta es nues­tra for­ma de bus­car la fe­li­ci­dad». MARÍA LAU­RA SCHIA­VO­NI «Cam­bia­ron los len­tes con los que mi­ra­mos, por­que rom­pi­mos mu­chas fron­te­ras men­ta­les». DA­NIEL RI­CAR­DI

mez­cla­da con pul­po, ca­la­mar blan­co, ra­ya de mar y fi­le­te de ró­ba­lo en tro­zos, más lan­gos­ti­nos, reúne to­das las de­li­cias ma­ri­nas en un mis­mo pla­to. Ade­más, en su pre­pa­ra­ción se sal­tean los ma­ris­cos co­mo el pul­po en vino, es­pe­cies de fi­nas hier­bas y un ado­bo es­pe­cial que le da un to­que es­pe­cial al man­jar. PRE­CIO: 27.000 pe­sos. DÒNDE: ca­lle 38 No. 21 – 59.

ex­clu­si­vos. Re­vis­ta SÍ vi­si­tó tres res­tau­ran­tes en dis­tin­tas par­tes de la ciu­dad que mos­tra­ron lo me­jor de sus pre­pa­ra­cio­nes pa­ra es­ta no­ta.

Des­de Pe­rú lle­ga Ru­ku­tu, un res­tau­ran­te con va­ria­cio­nes de la co­mi­da in­ca con la co­lom­bia­na. Es un lu­gar es­plen­do­ro­so, que con so­fás verdes ha­ce una com­bi­na­ción per­fec­ta con el gris de sus mue­bles y pa­re­des. En­trar en el si­tio, ubi­ca­do en el Ho­tel Wynd­ham Gar­den, trans­mi­te a un lu­gar se­reno, mo­derno y muy so­fis­ti­ca­do. Re­co­men­da­do pa­ra una ce­na es­pe­cial o pa­ra al­gu­na ce­le­bra­ción so­bria. Una mez­cla de sa­bo­res y tra­di­cio­nes pe­rua­nas con los sa­bo­res tra­di­cio­na­les de la re­gión.

Tam­bién en el nor­te de la ciu­dad es­tá La Ca­sa de mi Vie­jo Mue­lle. Es lo que su nom­bre di­ce: un es­pa­cio ca­se­ro y sen­ci­llo, pe­ro muy aco­ge­dor. Se­gún su pro­pie­ta­rio, Javier Na­va­rro In­sig­na­res, el lu­gar rin­de tri­bu­to al des­pa­re­ci­do mue­lle de Puer­to Co­lom­bia, por ello, en sus pa­re­des hay fo­tos de la an­ti­gua cons­truc­ción que da­tan de va­rios años. Un es­pa­cio pa­ra re­me­mo­rar nues­tros an­te­pa­sa­dos no so­lo con la vis­ta sino tam­bién con nues­tro pa­la­dar, pues, a pe­ti­ción de la clien­te­la, el res­tau­ran­te se ha ex­pan­di­do a la co­mi­da de mar y tie­ne por pre­di­lec­tas, en su

pú­bli­co, las ca­zue­las y el fi­le­te de ró­ba­lo gra­ti­na­do.

Por úl­ti­mo, y no me­nos im­por­tan­te, es­tá La Gam­ba. El lo­cal es­tá abier­to al pú­bli­co des­de ha­ce 7 años. El blan­co y el ro­jo aquí son es­tre­llas, bas­ta ca­mi­nar ha­cia el co­me­dor pa­ra no­tar su pa­si­llo don­de es­tán ubi­ca­das diez me­sas pa­ra co­mer. La ca­li­dez de sus em­plea­dos, su­ma­do a la bue­na aten­ción, no dan es­pa­cio pa­ra du­dar vol­ver a es­te si­tio. Si bien la co­mi­da de mar es pro­ta­go­nis­ta tam­bién hay es­pa­cio pa­ra que de­gus­te al­gu­nas car­nes co­mo po­llo o lo­mo, en ca­so de no pre­fe­rir el pescado co­mo pri­me­ra op­ción. ba­ña­dos en una cre­ma que lle­va un sa­bor de ajo ce­bo­lla. Un sa­bor pe­cu­liar y agra­da­ble al pa­la­dar que, jun­to a los otros in­gre­dien­tes dan a quien la de­gus­te un sa­bor Ca­ri­be en to­do su es­plen­dor. PRE­CIO: 25.000 pe­sos. DÒNDE: ca­rre­ra 49c No. 75-98

«En el lu­gar hay fo­tos que mues­tran la his­to­ria del mue­lle de Puer­to Co­lom­bia y su im­por­tan­cia». JAVIER NA­VA­RRO Res­tau­ran­te La ca­sa del vie­jo mue­lle

| Fo­tos Gio­vanny Es­cu­de­ro y Orlando Amador

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.