Bai­le

Des­de la tar­de has­ta el ama­ne­cer

Si - - Hay Rumba - POR ADRIA­NA CHI­CA GAR­CÍA

Tie­ne una ca­pa­ci­dad apro­xi­ma­da de 300 per­so­nas. Su te­cho de pa­ja y la ma­de­ra rús­ti­ca de la fa­cha­da re­sul­ta al­go ho­ga­re­ña, pe­ro el hu­mo y las lu­ces de co­lo­res re­cuer­dan que se va a bai­lar. El éxi­to del lu­gar es una ac­ti­vi­dad que une to­das las me­sas en una so­la voz: el ka­rao­ke. A par­tir de las nue­ve de la no­che los rum­be­ros pue­den pe­dir el mi­cró­fono. Es­te bar tie­ne tres se­des. La de Bo­go­tá es la más gran­de y an­ti­gua, allá se rea­li­zan con­cier­tos es­pe­cia­les de ar­tis­tas re­co­no­ci­dos y de lar­ga tra­yec­to­ria en el gé­ne­ro. En la de Ba­rran­qui­lla se pre­sen­tan gru­pos va­lle­na­tos to­das las no­ches. Y ha­ce cua­tro me­ses abrie­ron sus puer­tas en Montería, con pro­yec­ción de lle­gar a más ciu­da­des. La se­lec­ción de la mú­si­ca es alea­to­ria. Cua­dros de can­tan­tes de va­lle­na­to de to­dos los tiem­pos de­co­ran las pa­re­des, un gran bar se ex­tien­de en la mi­tad de la sa­la ex­hi­bien­do las di­fe­ren­tes be­bi­das que ofre­ce el lu­gar, mue­bles blan­cos pa­ra ma­yor co­mo­di­dad y una gran pan­ta­lla full Hd de 300 pul­ga­das ha­cen par­te de una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te y agra­da­ble. Se pue­den re­ser­var me­sas has­ta las 10 de la no­che con una cuo­ta re­gu­lar.

«Le da­mos la opor­tu­ni­dad a los gru­pos que es­tán in­cur­sio­nan­do en el mer­ca­do pa­ra que el pú­bli­co los co­noz­ca». EDER GU­TIÉ­RREZ Ad­mi­nis­tra­dor de La tram­pa va­lle­na­ta. CA­DA VEZ HAY MÁS AL­TER­NA­TI­VAS PA­RA DIS­FRU­TAR DE UNA PA­RRAN­DA VA­LLE­NA­TA EN LA CIU­DAD.

El li­cor más ven­di­do por los tres lo­ca­les es el whisky. En Pikeria la car­ta con­tie­ne, ade­más, una lis­ta de coc­te­les de­di­ca­dos es­pe­cial­men­te a las mu­je­res que pre­fie­ren tra­gos sua­ves pa­ra ani­mar la no­che y te­ner fuer­zas pa­ra el bai­le. Mar­ga­ri­ta tra­di­cio­nal, de ma­ra­cu­yá y de ce­re­za, mojitos y pi­ña co­la­da pue­den en­con­trar­se en­tre las op­cio­nes. Las lu­ces de co­lo­res ilu­mi­na­ban el lu­gar sin en­ce­gue­cer los ojos ce­rra­dos de las pa­re­jas en la pis­ta de bai­le. Sus cuer­pos pe­ga­dos co­mo en un fuer­te abrazo se mo­vían len­ta­men­te al rit­mo del acor­deón, la gua­cha­ra­ca y la ca­ja del gru­po en ta­ri­ma. Ca­da pa­so de sus pies se­guía el swing ro­mán­ti­co del clásico Amar­te más no pu­de del ca­ci­que Dio­me­des Díaz. A la me­dia­no­che la rum­ba va­lle­na­ta es­ta­ba más que pren­di­da y sin áni­mos de ter­mi­nar­se.

La fiesta co­men­zó des­de las cua­tro de la tar­de, esa es la ho­ra en la que ba­res de­di­ca­dos a es­te gé­ne­ro mu­si­cal abren sus puer­tas al pú­bli­co.

“Des­pués de una se­ma­na de tra­ba­jo na­da me­jor que re­la­jar­se es­cu­chan­do va­lle­na­to y com­par­tien­do con los ami­gos”, di­jo con una son­ri­sa Ke­vin Mo­reno, un gua­ji­ro ra­di­ca­do en Ba­rran­qui­lla pa­ra quien sen­tar­se en esas si­llas de ma­de­ra ca­da fin de se­ma­na lo man­tie­ne cer­ca de su tie­rra.

Y es que el am­bien­te se sien­te a eso, a tra­di­ción, a lo po­pu­lar, a sen­tar­se en fren­te de la pla­za del pue­blo ba­jo un ár­bol fron­do­so a en­to­nar sin ma­yor afi­na­ción, pe­ro con sen­ti­mien­to, a Iván Vi­lla­zón, Ra­fael Oroz­co, Ka­leth Mo­ra­les. La pa­rran­da va­lle­na­ta con­gre­ga a los aman­tes del gé­ne­ro ca­da no­che de vier­nes y sá­ba­do, la co­mo­di­dad es la me­jor prenda de ves­tir, y la en­tra­da gra­tis se pa­ga en tra­go y go­za­de­ra a den­tro. Así son las pa­rran­das va­lle­na­tas en suelo ba­rran­qui­lle­ro.

La tram­pa va­lle­na­ta, el pri­mer lu­gar vi­si­ta­do, lle­va sie­te años en el sec­tor del en­tre­te­ni­mien­to noc­turno. Pe­ro em­pe­zó ha­ce 14 años en Bo­go­tá, lle­van­do un po­co de ca­lor a las he­la­das bri­sas ca­pi­ta­li­nas. Aun­que es el pri­mer si­tio de es­te ti­po en Ba­rran­qui­lla, no es el úni­co, a su éxi­to se le es­tán su­man­do nue­vos es­pa­cios que le apos­ta­ron al va­lle­na­to.

La Pikeria y La ex­cu­sa va­lle­na­ta abrie­ron ha­ce cua­tro me­ses pa­ra unir­se al éxi­to y ofre­cer al pú­bli­co otros es­pa­cios pa­ra dis­fru­tar una au­tén­ti­ca pa­rran­da va­lle­na­ta. No ne­ce­si­tas cor­ba­ta ni ta­co­nes, so­lo la me­jor ac­ti­tud.

Cuan­do la no­che cae no hay pre­tex­to pa­ra pa­sar­la mal.

LA EX­CU­SA VA­LLE­NA­TA Que­da en la ca­rre­ra 38 No 76 - 131. Abre de jue­ves a do­min­go des­de las 4 p.m. LA TRAM­PA VA­LLE­NA­TA Ubi­ca­do en la ca­lle 84 No 45-47. Abre vier­nes y sá­ba­dos des­de las 5 de la tar­de. PIKERIA Ubi­ca­do en la ca­lle 82 No 44-35. Abre de jue­ves

La agrupación Ba­zur­to All Stars.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.