VI­VEN­CIAS CO­LEC­CIO­NES: LA MÚ­SI­CA MÁS ALLÁ DE UN SIM­PLE GUS­TO

Mar­lon Ra­mos lle­va 26 años co­lec­cio­nan­do

Si - - Hay Hobby - POR: SARA HER­NÁN­DEZ C.

Mar­lon es un jo­ven me­ticu­loso con su mú­si­ca, sus 3.274 pie­zas así lo evi­den­cian. Sus pis­tas so­no­ras es­tán or­ga­ni­za­das en ca­jas y dis­tin­tos re­ci­pien­tes con los ál­bu­mes de los ar­tis­tas que más le gus­tan, por­que no co­lec­cio­na mú­si­ca que no le sim­pa­ti­za, su re­gla de oro.

Es un te­ma de tra­di­ción, sus abue­los, pa­dres y tíos han pre­ser­va­do la co­lec­ción de dis­cos mu­si­ca­les a tra­vés de la his­to­ria de la familia. Hoy, el re­per­to­rio mu­si­cal de los Ra­mos Pan­ta­león re­po­sa en ma­nos de Mar­lon, quien tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de sal­va­guar­dar­lo.

Es­te me­ló­mano des­per­tó su pa­sión con dos LP de Xu­xa, uno del año 89 y otro del 91. “Te­nía seis años y fue ge­nial es­te re­ga­lo”, ex­pli­ca con emo­ción y al­go de nos­tal­gia, aun­que pre­ci­sa que es­tas pie­zas eran en por­tu­gués, cuen­ta que “el idio­ma no fue una ba­rre­ra”. “Cuan­do es­cu­chas una can­ción es al­go más de sen­tir lo que es­cu­chas a tra­vés de ella, sin im­por­tar su idio­ma”, en­fa­ti­za.

SU MÚ­SI­CA. A los nue­ve años, es­cu­chó can­cio­nes en es­pa­ñol que po­co a po­co in­cor­po­ró a su play­list. Es­te se­lec­to gru­po lo con­for­ma­ban ar­tis­tas de ha­bla his­pa­na co­mo Sha­ki­ra, el Che­co Acos­ta, En­ri­que Igle­sias, Eros Ra­ma­zot­ti y Lau­ra Pau­sin­ni, en­tre otros. Ade­más, in­tér­pre­tes que can­tan en in­glés co­mo Ma­riah Ca­rey (su fa­vo­ri­ta), Bruno Mars y Brit­ney Spears.

Su gus­to va des­de mú­si­cos gre­go­ria­nos, ar­tis­tas co­mo Pa­va­rot­ti, Il Vo­lo, Il Di­vo, Sara Brick­man y; has­ta otros co­lom­bia­nos co­mo, An­drés Ca­bas, Car­los Vi­ves, Ce­lia Cruz y Joe Arro­yo, su­ma­do a otros más de mú­si­ca sal­sa, ame­ri­ca­na y me­ren­gue, gé­ne­ro que apren­dió a que­rer por su pa­dre.

No re­pi­te es­cu­chan­do los mis­mos ar­tis­tas ca­da fin de se­ma­na, sino que pre­fie­re “de­jar­los des­can­sar”. Es­te jo­ven na­rra que ca­da sie­te días es­cu­cha sus “can­cio­nes vie­jas”, aque­llas que tie­ne “ol­vi­da­das”, y son esas mis­mas las que lo ha­cen ima­gi­nar una pe­lí­cu­la en la que se trans­por­ta a un via­je sin rum­bo.

SUS RE­GLAS. Es cui­da­do­so con el or­den, por ello tie­ne un lí­qui­do y un lim­pión es­pe­cial con el que ca­da fin de se­ma­na ini­cia su ru­ti­na de lim­pie- za. Mu­chos de los CD per­ma­ne­cen guar­da­dos en bol­sas es­pe­cia­les, que ad­quie­re en si­tios pun­tua­les. Los lí­qui­dos que uti­li­za pa­ra asear­los tam­bién son im­por­tan­tes y los cui­da con es­pe­cial re­ce­lo.

Ade­más, co­mo “re­gla de oro”, los es­cu­cha pe­rió­di­ca­men­te por te­mor a que “la hu­me­dad de Ba­rran­qui­lla los eche a per­der”.

Un 45% de la mú­si­ca que po­see es re­ga­la­da pues la gen­te sa­be que le gus­ta, al­go que ha­ce que es­to sea “muy es­pe­cial” pa­ra él.

Su co­lec­ción de dis­cos la ini­ció ha­ce 20 años. Pa­ra él, —cuen­ta— el ac­to tie­ne un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial, pues la ex­pe­rien­cia de re­ci­bir y dar mú­si­ca “es una de las me­jo­res sen­sa­cio­nes”.

«Al dar un dis­co es­tás com­par­tien­do tus gus­tos y afi­cio­nes. La mú­si­ca es un cro­mo­so­ma que ha­ce par­te de ti y que agru­pas de acuer­do a tus pre­fe­ren­cias». MAR­LON RA­MOS Me­ló­mano

La co­lec­ción de los dis­cos gra­ba­dos en es­tu­dios y DVD de Ma­riah Ca­rey es su fa­vo­ri­ta. |Fo­tos: Orlando Amador

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.