NA­VI­DE­ÑO se to­ma 20 par­ques en La Are­no­sa

El alum­bra­do

Si - - Hay Paseo - POR SARA HER­NÁN­DEZ C.

Un ni­ño de unos dos años se mues­tra atraí­do y fas­ci­na­do con una luz res­plan­de­cien­te que es­tá a po­cos me­tros de dis­tan­cia. El ros­tro re­fle­ja una gran son­ri­sa, en­ton­ces su ma­dre lo car­ga y lo acer­ca a tocar la fi­gu­ra. Esa es la es­ce­na que se re­pi­te con­ti­nua­men­te en el Par­que Me­tro­po­li­tano, en Ba­rran­qui­lla, y que que­da­rá plas­ma­da en las fo­to­gra­fías to­ma­das por las cien­tos de per­so­nas que vi­si­tan el lu­gar a dia­rio en es­ta tem­po­ra­da na­vi­de­ña.

El con­tra­to pa­ra ubi­car las lu­ces en la ciu­dad, hi­zo par­te de la con­ce­sión de Alum­bra­do Pú­bli­co que con­tra­tó la Al­cal­día de Ba­rran­qui­lla. En las que, tu­vo a su car­go ador­nar 20 par­ques y dos pla­zas de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co. Y aun­que es­ta par­te se cum­plió, mu­chos ba­rran­qui­lle­ros extrañan no ver las ca­lles car­ga­das de lu­ces, co­mo lo es ha­bi­tual pa­ra es­ta épo­ca del año.

El mar de pe­que­ñas lin­ter­nas mul­ti­co­lo­res que se acos­tum­bra­ba a ver por zo­nas co­mo la ca­lle Mu­ri­llo que­dó atrás. Aho­ra, el pa­no­ra­ma es dis­tin­to de­bi­do a la cri­sis ener­gé­ti­ca que vi­ve el país y que se re­fle­ja en las fac­tu­ras de ener­gía des­de ha­ce par de me­ses.

AM­BIEN­TE DE NA­VI­DAD. Sin em­bar­go, el am­bien­te fes­ti­vo se vi­ve por do­quier. Adrián Reino, ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas de 22 años, lle­ga has­ta uno de es­tos par­ques y cuen­ta que “an­tes es­to (el par­que Uni­ver­sal) es­ta­ba bas­tan­te de­te­rio­ra­do, por eso qui­se ve­nir con mi familia. Lle­gué con unos fa­mi­lia­res, que vi­nie­ron de Saha­gún, Cór­do­ba, y di­cen que Ba­rran­qui­lla ha me­jo­ra­do mu­cho es­tos es­pa­cios”.

El jo­ven se re­fie­re al re­cién inau­gu­ra­do par­que, jus­to en fren­te del Ce­men­te­rio que lle­va su mis­mo nom­bre, en la Mu­ri­llo con ca­rre­ra 35. Adrían co­men- ta que “le es­tán dan­do un buen uso al lu­gar y mu­chas per­so­nas vie­nen a pa­sar un ra­to y a dis­traer­se. Eso es im­por­tan­te pa­ra quie­nes vi­ven en el sec­tor”.

El am­bien­te es aco­ge­dor, los ni­ños co­rren de un la­do a otro tras un ba­lón. Atrás han que­da­do los mie­dos y el es­tig­ma de aquel lu­gar, an­tes co­no­ci­do co­mo rin­cón y fo­co pa­ra la de­lin­cuen­cia y la dro­ga­dic­ción.

Nil­son Ba­rra­za Cau­sil, fa­ci­li­ta­dor de es­pa­cio pú­bli­co y me­dio am­bien­te del par­que, ex­pli­ca que “mu­chas fa­mi­lias se han sen­ti­do con­ten­tas por­que an­tes no con­ta­ban con un es­pa­cio pa­ra re­crear­se”. En esa me­di­da, di­ce, el par­que ha su­pli­do esa ne­ce­si­dad al con­ver­tir­se en un gran es­ce­na­rio sano de es­par­ci­mien­to pa­ra la co­mu­ni­dad.

Un pa­no­ra­ma muy si­mi­lar se vi­ve en el par­que Me­tro­po­li­tano — ubi­ca­do fren­te al es­ta­dio—, don­de las cá­ma­ras de los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res co­bran pro­ta­go­nis­mo. Los chi­cos se mon­tan con ayu­da de sus pa­dres en las fi­gu­ras de ani­ma­les del lu­gar y po­san pa­ra de­jar aquel re­cuer­do en la memoria de un dis­po­si­ti­vo. Mu­chos de los vi­si­tan­tes se acues­tan so­bre el cés­ped del par­que, a mi­rar ha­cia el cie­lo, allí se re­la­jan y vi­ven a ple­ni­tud el mo­men­to.

“Vi­ne a com­par­tir con mis nie­tos. Lo úni­co que no me pa­re­ce tan bueno es los al­re­de­do­res, no en el par­que, son os­cu­ros, por lo de­más es un es­ce­na­rio fa­bu­lo­so pa­ra com­par­tir en familia”, di­ce Lino Aya­la, co­mer­cian­te de pro­fe­sión, mien­tras jue­ga con su nie­to.

A su vez, Mar­ta Ca­rri­llo, quien es­tá cui­dan­do a sus hi­jas y so­bri­nas, ma­ni­fies­ta que lle­gó al lu­gar pa­ra des­pe­jar­nos y pa­ra que las ni­ñas lo co­no­cie­ran. Ella ase­gu­ra sen­tir­se tran­qui­la en es­te si­tio, y cree que es un buen lu­gar pa­ra que la familia se reúna y com­par­ta.

“De­fi­ni­ti­va­men­te es­tá ilu­mi­na­ción ale­gra la fe­cha”, ex­pre­sa son­rien­te.

«Mu­chas fa­mi­lias se han sen­ti­do con­ten­tas por­que an­tes no con­ta­ban con un es­pa­cio pa­ra re­crear­se». NIL­SON BA­RRA­ZA CAU­SIL Fa­ci­li­ta­dor de es­pa­cio pú­bli­co

En el par­que Me­tro­po­li­tano el am­bien­te que se vi­ve es de tran­qui­li­dad e inocen­cia por par­te de los pe­que­ños. Fo­tos EL HE­RAL­DO

El cen­tro de las mi­ra­das en el Pla­za de la Paz es el gran ár­bol de na­vi­dad.

Es­ta ima­gen fue to­ma­da en el par­que Me­tro­po­li­tano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.