KA­PRI­CHOS MUY SA­LU­DA­BLES UNA CA­YE­NA DE­LI PA­RA EL CO­MEN­SAL

Es­te res­tau­ran­te fue crea­do, de acuer­do a su ad­mi­nis­tra­do­ra Car­men So­lano, “con el pro­pó­si­to de com­pla­cer el an­to­jo de las per­so­nas con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les”. En la fo­to se apre­cia una ham­bur­gue­sa de pe­chu­ga de po­llo en pan de oré­gano, con be­ren­je­na, pi

Si - - Hay Restaurantes - POR DIA­NA SOFÍA PO­LO

Ba­rrio Aba­jo, Tor­co­ro­ma, La Chinita o La Ca­te­dral son al­gu­nos de los nom­bres de las su­cu­len­tas ham­bur­gue­sas que día a día se sir­ven en Baq Bur­ger Hou­se, res­tau­ran­te que abrió sus puer­tas en Ba­rran­qui­lla en no­viem­bre de es­te año. El con­cep­to ba­jo el que na­ció es­te lo­cal lle­va por nom­bre Col Bur­ger Hou­se y es au­to­ría del chef y ase­sor gas­tro­nó­mi­co, Juan Va­lle­jo, oriun­do de Ar­me­nia.

“La idea es ha­cer ham­bur­gue­sas fres­cas, adap­tan­do el nom­bre y los in­gre­dien­tes a la ciu­dad en don­de se en­cuen­tre. El pan lo hor­nea­mos, la car­ne la mo­le­mos, las ver­du­ras se traen fres­cas, las sal­sas se ha­cen acá pa­ra que to­do sea lo más na­tu­ral po­si­ble. Creo que lo úni­co que no es na­tu­ral es la le­va­du­ra del pan (ri­sas)”, co­men­ta Juan.

En Ba­rran­qui­lla, la fran­qui­cia la ad­qui­rie­ron los her­ma­nos Díaz, El­sa y José, quie­nes son san­tan­de­rea­nos pe­ro bus­ca­ron en es­ta ciu­dad del Ca­ri­be una nue­va opor­tu­ni­dad de ne­go­cio.

“So­mos aman­tes de la co­mi­da y siem­pre ha­bía­mos que­ri­do em­pren­der al­go en lo que ofre­cié­ra­mos una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca di­fe­ren­te”, cuen­ta El­sa.

Ade­más de las ham­bur­gue­sas, en­tre los pla­tos que se ha­cen con in­gre­dien- tes tí­pi­cos de la re­gión se en­cuen­tra el Bu­tifry, que se­gún los due­ños es una de las en­tra­das más po­pu­la­res del lu­gar y es­tá he­cha con bu­ti­fa­rras so­le­de­ñas.

La ham­bur­gue­sa “nú­me­ro uno de su me­nú”, la Ba­rrio Aba­jo, cons­ta de que­so y sue­ro cos­te­ño, ja­món de pa­vo, to­cino es­pe­cial y mix ver­de. El sa­bor de la car­ne re­sal­ta en es­te pla­ti­llo por su agra­da­ble tex­tu­ra, sa­bor y coc­ción. “Que­re­mos que las per­so­nas se sien­tan iden­ti­fi­ca­das con lo lo­cal, ese es uno de los gran­des pro­pó­si­tos de es­ta em­pre­sa”, co­men­ta Juan.

Otra ex­ce­len­te op­ción pa­ra los aman­tes de las ham­bur­gue­sas es Ka­pri­chos. Con un año en Ba­rran­qui­lla, es un buen lu­gar pa­ra las per­so­nas que dis­fru­tan de la co­mi­da, pe­ro a su vez quie­ren cui­dar su es­ti­lo de vi­da y su sa­lud.

Los pla­ti­llos no po­seen adi­ti­vos y son ba­jos en gra­sas, mien­tras que el pan uti­li­za­do en las ham­bur­gue­sas es de qui­noa y oré­gano. Así mis­mo, las sal­sas son pre­pa­ra­das en el lu­gar y es­tán ba­sa­das en yo­gurt sin azú­car, dan­do cuen­ta así de la evo­lu­ción que es­ta co­mi­da rá­pi­da ha te­ni­do en Cu­rram­ba, pa­ra com­pla­cer dis­tin­tos pa­la­da­res.

ES­TA TRA­DI­CIO­NAL CO­MI­DA RÁ­PI­DA TO­MA NUE­VOS MA­TI­CES EN LA CIU­DAD CON LA ADI­CIÓN DE IN­GRE­DIEN­TES AU­TÓC­TO­NOS, PRE­SEN­TA­CIO­NES IN­NO­VA­DO­RAS Y EN­FO­QUES MÁS SA­LU­DA­BLES. RE­VIS­TA SÍ LE PRE­SEN­TA TRES OP­CIO­NES PA­RA CUAN­DO QUIE­RA DE­LEI­TAR­SE CON UNA DE ELLAS. «Que­re­mos que las per­so­nas se sien­tan iden­ti­fi­ca­das con lo lo­cal, usan­do in­gre­dien­tes de las re­gio­nes». JUAN VA­LLE­JO Crea­dor de Col Bur­ger Hou­se

Sá­ba­do, 5:30 de la ma­ña­na. Al­re­de­dor de 60 per­so­nas lle­gan has­ta la Pla­za de la Paz, en Ba­rran­qui­lla, pa­ra deses­tre­sar­se y li­be­rar to­da la car­ga acu­mu­la­da de una se­ma­na la­bo­ral. Es­te gru­po re­co­rre va­rios ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra, que sir­ve de pis­ta de atletismo pa­ra su jor­na­da va­rios días a la se­ma­na.

Las per­so­nas tie­nen dis­tin­tas op­cio­nes pa­ra lle­gar, al­gu­nos en ca­rros par­ti­cu­la­res, otros en ta­xi, y hay quie­nes lle­gan ca­mi­nan­do o tro­tan­do y así ade­lan­tan el ca­len­ta­mien­to mus­cu­lar. Ellos to­man es­ta prác­ti­ca co­mo una for­ma de vi­da pa­ra con­ser­var su sa­lud, me­jo­rar su es­ta­do fí­si­co o pa­sar un mo­men­to ameno “ro­dea­do de lla­ves (ami­gos)”. Es­tos pun­tos hi­cie­ron que ha­ce po­co más de un año se ori­gi­na­ra Run­ners con sen­ti­do so­cial o RSS.

En Ba­rran­qui­lla hay unos 21 gru­pos de es­te ti­po. Otro de ellos es el Run­ners team back, in­te­gra­do por 87 per­so­nas y que ese día sa­lió con el gru­po RSS des­de La Pla­za de la Paz.

El tra­yec­to tra­za­do fue de un po­co más de 2.000 me­tros, has­ta el co­li­seo Elías Cheg­win, un re­co­rri­do que con­si­de­ran cor­to, com­pa­ra­do los que acos­tum­bran a rea­li­zar en sus jor­na­das.

En­tre chis­tes y “ma­ma­de­ra de ga­llo” se di­vier­ten y dan pa­so a su úni­co pro­pó­si­to: pa­sar­la bueno en com­bo, car­ga­dos de bue­na ac­ti­tud y com­pro­mi­so.

Los pro­ble­mas se van a un la­do, en eso coin­ci­den va­rios de ellos. El can­san­cio es un se­gun­do te­ma lue­go de sa­lir a ca­da tro­ta­da; lo que sien­ten es una fe­li­ci­dad que mu­chos de sus in­te­gran­tes atri­bu­yen a li­be­rar las to­xi­nas de su cuer­po pa­ra sen­tir­se có­mo­dos.

“Es una fe­li­ci­dad que uno mis­mo no pue­de ex­pli­car sino sen­tir”, di­ce Gean So­lano, lí­der con sen­ti­do so­cial y ar­qui­tec­to de pro­fe­sión. In­clu­si­ve, afir­ma que si a eso le adi­cio­na las ac­ti­vi­da­des de en­tre­ga de re­ga­los a per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos, “la sen­sa­ción de trans­mi­tir bue­na ‘vi­bra’ se du­pli­ca”.

El lla­ma­do a las per­so­nas es a que se ani­men y en­cuen­tren en es­ta al­ter­na­ti­va una ma­ne­ra par­ti­cu­lar de ejer­ci­tar­se. “No­so­tros pro­ba­mos —su es­po­so y ella— y aquí nos que­da­mos”, ase­gu­ra, Ginny Cla­vi­jo. Así pa­sa con la ma­yo­ría de per­so­nas que han de­ci­di­do con­ver­tir­se en run­ners, to­dos lle­gan con una ex­cu­sa que se les con­vier­te en un es­ti­lo

UN GRU­PO DE ATLE­TAS AFI­CIO­NA­DOS Y PRO­FE­SIO­NA­LES, UNI­DOS POR EL DE­POR­TE, OB­SE­QUIAN RE­GA­LOS A VA­RIAS CO­MU­NI­DA­DES. PRO­MUE­VEN A JÓ­VE­NES TA­LEN­TOS QUE CON­CI­BEN EL ATLETISMO CO­MO UNA OPOR­TU­NI­DAD DE PRO­GRE­SO.

de vi­da. AYU­DA A CO­MU­NI­DA­DES. Des­de ha­ce más de cin­co años na­ció es­ta idea que con­so­li­da­ron un gru­po de ami­gos que reunie­ron: co­mi­da, pro­duc­tos de aseo, úti­les es­co­la­res y ro­pa. “De ahí, la co­sa fue cam­bian­do y el voz a voz se fue re- gan­do has­ta lo que so­mos en la ac­tua­li­dad”, co­men­ta Gean.

Por eso —aña­de—“cuan­do te­ne­mos un am­plio nú­me­ro de ayu­das a tra­vés de em­pre­sa­rios, em­plea­das del ho­gar, do­cen­tes y has­ta jó­ve­nes nos or­ga­ni­za­mos y pro­gra­ma­mos la sa­li­da”.

Pre­vio a la en­tre­ga de las ayu­das una vez al mes, ellos es­co­gen el lu­gar, de acuer­do con da­tos de al­gu­nas fun­da­cio­nes y se aven­tu­ran con los re­ga­los pa­ra es­tas co­mu­ni­da­des.

Vi­lla Ca­bi­ta, en el sur de Ba­rran­qui­lla, se­rá el pró­xi­mo ba­rrio fa­vo­re­ci­do. En­tre los lu­ga­res que han vi­si­ta­do de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co se en­cuen­tran los si­guien­tes: La Paz, Sia­pe y la Ur­ba­ni­za­ción La Pla­ya, en­tre otros. APO­YO PA­RA FU­TU­ROS TA­LEN­TOS. Los gru­pos de atletismo se con­vier­ten en es­cue­la de for­ma­ción, se­gún Gean So­lano. “No so­lo te­ne­mos atle­tas par­ti­cu­la­res, sino jó­ve­nes que po­drían vi­vir de es­te de­por­te”, re­sal­ta.

Cuen­ta que son chi­cos de es­ca­sos re­cur­sos pe­ro con un ni­vel de com­pe­ten­cia “muy bueno”, a quie­nes apo­yan con di­ver­sas ac­ti­vi­da­des co­mo ri­fas, co­mi­das en­tre otros even­tos. “Es una ta­rea am­plia por­que tra­ta­mos de que su pa­dres co­noz­can que es­ta­mos in­tere­sa­dos en apo­yar­los”, agre­ga. Ex­pre­sa que es una la­bor “bo­ni­ta” pues la ma­yo­ría de ellos son hi­jos de re­co­no­ci­dos atle­tas lo­ca­les. Y —ex­pre­sa— la idea es for­mar­los y em­pe­zar a im­pul­sar­los.

“Es­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra ejer­ci­tar­se y ayu­dar a los que más lo ne­ce­si­tan”. GEAN SO­LANO

Dis­co­gra­fía

En el 2009 The Mills de­bu­ta con el ál­bum de es­tu­dio Ba­bel, en el cual apa­re­ce el co­ver Lo­bo Hom­bre en Pa­rís. Pa­ra el 2011 pre­sen­ta­ron su se­gun­do tra­ba­jo ti­tu­la­do Gua­da­lu­pe.

«Con un lleno to­tal en ca­da uno de nues­tros con­cier­tos en Co­lom­bia de­ci­di­mos se­guir con Mé­xi­co». ÁLVARO CHARRY ‘BA­KO’ Vo­ca­lis­ta y gui­ta­rris­ta.

DI­REC­CIÓN: ca­lle 75 #56-36. CUÁN­TO: $28.000. CUÁN­DO: mar­tes a do­min­go. De 12:00 m a 3:00 p.m., y de 6:00 p.m. a 10:00 p.m.

HO­RA­RIO: Lu­nes a vier­nes de 12 a 2 p.m. DI­REC­CIÓN: cra 50 #82-253.

El am­bien­te de Baq Bur­ger Hou­se.

CÓ­MO IN­TE­GRAR­ME: El úni­co re­qui­si­to pa­ra ser par­te de es­te gru­po es que a la per­so­na le apa­sio­ne tro­tar. Por lo de­más, to­dos son bienvenidos. Los atle­tas suben por la ca­lle 56 con ca­rre­ra 45. Ha­cen bro­mas en­tre ellos y se apo­yan pa­ra man­te­ner el buen áni

La Pla­za de la Paz les ha ser­vi­do va­rias ve­ces de pun­to de en­cuen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.