VI­VEN­CIAS Dis­co en mo­vi­mien­to

Si - - Hay Rumba -

mien­tras la an­fi­trio­na del even­to pa­sa a lis­ta, uno de los in­vi­ta­dos gri­ta pre­sen­te y pre­gun­ta de in­me­dia­to por el tra­go que be­be­rá du­ran­te el pa­seo noc­turno.

A eso de las 9 de la no­che, el con­duc­tor to­ca la bo­ci­na de la vie­ja chi­va; es la se­ñal es­pe­ra­da pa­ra su­bir al bus de ma­de­ra, que mi­de apro­xi­ma­da­men­te 12 me­tros. Las si­llas ubi­ca­das al­re­de­dor del bus per­mi­ten que los pa­sa­je­ros pue­dan aga­rrar­se sin pro­ble­mas.

“No es una gran pis­ta de bai­le pe­ro se de­ja za­pa­tear”, co­men­ta un jo­ven de ca­mi­sa ne­gra que tie­ne una cer­ve­za en su mano iz­quier­da.

El gru­po de mi­llo ha­ce ru­gir el mo­tor y con el pri­mer cam­bio el vehícu­lo se mue­ve y arran­ca la di­ver­sión, que pre­ten­de du­rar has­ta las 2:30 a.m.

Se­gún Juan Ruíz, los vier­nes y sá­ba­do la rum­ba en chi­va “se mue­ve bien”, ya que es un plan to­do in­clui­do que le per­mi­te al pú­bli­co rea­li­zar un re­co­rri­do por va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos de la ciu­dad. Agre­ga que por es­ta épo­ca las em­pre­sas so­li­ci­tan es­te ser­vi­cio pa­ra ce­le­brar las fies­tas de fin de año.

‘PARTY’ BUS. Otra de la al­ter­na­ti­va a la ho­ra de rum­bear so­bre rue­das es el Ki­lla Party Bus, un bus ade­cua­do co­mo dis­co­te­ca que ofre­ce la po­si­bi­li­dad de una sa­na di­ver­sión mien­tras se re­co­rren las prin­ci­pa­les ca­lles al nor­te de la ciu­dad.

“Qui­si­mos ha­cer una des­pe­di­da de sol­te­ra to­tal­men­te di­fe­ren­te y pen­sa­mos en te­ner nues­tra pro­pia dis­co por una no­che”, se­ña­la An­drea Per­ci.

Las puer­tas se abren con una al­fom­bra ro­ja ubi­ca­da a la en­tra­da del bus que re­ci­be a las in­vi­ta­das. Son las 11: 45 de la no­che y aun fal­ta mu­cho por ce­le­brar, la no­che es jo­ven.

Mien­tras el Dj mez­cla en vi­vo las 12 ami­gas an­fi­trio­nas le abren pa­so a la fu­tu­ra es­po­sa y em­pie­za la rum­ba. Es­te con­cep­to de en­tre­te­ni­mien­to tu­vo su ori­gen en Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos. Ini­cial­men­te era uti­li­za­do pa­ra lle­var a los no­vios y sus in­vi­ta­dos en las des­pe­di­das de sol­te­ros, pe­ro no tar­dó en con­ver­tir­se en un vehícu­lo pen­sa­do pa­ra la rum­ba. En Ma­drid y San Francisco es po­pu­lar es­te me­dio de trans­por­te. Es­te ser­vi­cio exis­te en Ba­rran­qui­lla des­de ha­ce cua­tro años.

Cuén­ta­nos un buen plan pa­ra es­tos días: en­vía tus pro­pues­tas de fin de se­ma­na. Es­cri­be a johana.mu­ñoz@el­he­ral­do..co «Es­te pa­seo por la ciu­dad, a bor­do de un bus-dis­co, es el me­jor plan pa­ra una des­pe­di­da en­tre ami­gas». AN­DREA PER­CI Pa­sa­je­ra.

En­tre los atrac­ti­vos del Ki­lla Party Bus se en­cuen­tran las pan­ta­llas LED y un tu­bo de ‘po­le dan­ce’.

CÓ­MO: Por so­lo $45.000 pue­des dis­fru­tar de una fiesta con be­bi­das y pi­ca­das a bor­do del Ki­lla Party Bus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.