ACAM­PAR,

Una opor­tu­ni­dad pa­ra com­par­tir en un en­torno na­tu­ral

Si - - Hay Aplausos - POR SARA HER­NÁN­DEZ C.

La ex­pe­rien­cia de acam­par es di­ver­ti­da y ayu­da a es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za; des­pe­ja la men­te y le da al cuer­po una sen­sa­ción de li­ber­tad. Ade­más, se con­vier­te en una op­ción ideal pa­ra quie­nes cuen­tan con po­co pre­su­pues­to pa­ra es­tas va­ca­cio­nes, pe­ro que quie­ran aventurarse y re­co­rrer pai­sa­jes de nues­tra Re­gión Ca­ri­be.

Jair Men­do­za, pro­fe­sio­nal en­car­ga­do del área de Eco­tu­ris­mo de Par­ques Na­cio­na­les en el Ca­ri­be, ex­pli­ca que en la re­gión hay va­rios lu­ga­res don­de la gen­te pue­de acam­par, aun­que re­co­no­ce que es­tas zo­nas se han pro­mo­vi­do de una ma­ne­ra “no or­de­na­da”.

Pa­ra evi­tar in­con­ve­nien­tes, el fun­cio­na­rio re­co­mien­da te­ner en men­te el des­tino y ana­li­zar si la zo­na cuen­ta con al­gún ti­po de res­tric­ción o si­tua­cio­nes que pon­gan en ries­go la se­gu­ri­dad de la per­so­na. Pa­ra el pro­fe­sio­nal en Eco­tu­ris­mo, es­ta se con­vier­te en una ex­ce­len­te op­ción, no so­lo por la eco­no­mía, sino por la ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra de es­tar y co­no­cer es­tos es­pa­cios na­tu­ra­les. A con­ti­nua­ción al­gu­nas op­cio­nes:

SI­TIOS PA­RA ACAM­PAR EN LA GUAJIRA. El San­tua­rio de Flo­ra y Fau­na los Fla­men­cos cuen­ta con ca­pa­ci­dad pa­ra ubi­car has­ta diez car­pas. Pa­ra lle­gar al si­tio por vía te­rres­tre de­be sa­lir des­de Rioha­cha, vía San­ta Mar­ta, en un tra­yec­to de 20 ki­ló­me­tros has­ta el co­rre­gi­mien­to de Ca­ma­ro­nes, de allí to­mar la Vía al Mar. Es una zo­na de­sér­ti­ca y quie­ta que se dis­tin­gue por los fla­men­cos, aves al­tas y es­bel­tas en las la­gu­nas del san­tua­rio. Cuen­ta, ade­más, con zo­na de ha­ma­cas y res­tau­ran­tes con co­mi­da tí­pi­ca.

El Par­que Na­cio­nal La Ma­cui­ra que­da en la se­rra­nía de Na­za­reth y es­tá com­pues­to por 25.000 hec­tá­reas, lo­ca­li­za­das en un área se­mi­de­sér­ti­ca de la Alta Guajira. Pa­ra lle­gar al si­tio, de­be par­tir des­de Rioha­cha ha­cia Uri­bia y lue­go a Bahía Por­te­te. Es­ta apa­re­ce co­mo un oa­sis ver­de en me­dio del de­sier­to y es una de las po­cas ele­va­cio­nes mon­ta­ño­sas en la zo­na. Tie­ne un es­pa­cio de cam­ping pa­ra seis car­pas.

LU­GA­RES EN EL MAG­DA­LE­NA. Las em­pre­sas tu­rís­ti­cas ubi­ca­das en El Ro­da­de­ro pue­den lle­var­lo a los si­guien­tes lu­ga­res. El va­lor apro­xi­ma­do de los tra­yec­tos es de 45.000 pe­sos por per­so­na. El Par­que Tay­ro­na es la zo­na cos­te­ra más alta del mun­do con va­rias bahías y en­se­na­das de be­lle­za sin­gu­lar: Chen­gue, Gay­ra­ca, Cin­to, Ne­guan­je, Con­cha y Gua­cha­qui­ta, to­das con pla­yas de are­nas blan­cas, de­li­mi­ta­das por man­gla­res, ma­to­rra­les o bos­ques, y ba­ña­das to­das por las aguas cristalinas del Mar Ca­ri­be. Las zo­nas pa­ra acam­par son Chu­lu­ca, en la par­te de Arre­ci­fes, y otra en la zo­na de Ca­ña­ve­ral.

ES­PA­CIOS EN BO­LÍ­VAR. En el San­tua­rio de Flo­ra y Fau­na Los Co­lo­ra­dos, el vi­si­tan­te ten­drá la opor­tu­ni­dad de co­no­cer una zo­na re­pre­sen­ta­ti­va de bos­que se­co tro­pi­cal, con la zo­na más gran­de y me­jor con­ser­va­da en la re­gión de los Mon­tes de María o Se­rra­nía de San Ja­cin­to. Es­ta área pro­te­gi­da cuen­ta con dos arro­yos: Los Ca­caos y Sal­va­dor. Pa­ra lle­gar allí de­be to­mar un trans­por­te has­ta la po­bla­ción de San Juan Ne­po­mu­ceno des­de Car­ta­ge­na o B/qui­lla.

El Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral Co­ra­les del Ro­sa­rio y de San Ber­nar­do es de los po­cos lu­ga­res en el mun­do que ofre­ce un ver­da­de­ro es­pec­tácu­lo ma­rino. Con­tie­ne la for­ma­ción de arre­ci­fe de co­ral más ex­ten­sa y con ma­yor di­ver­si­dad y de­sa­rro­llo de to­da la cos­ta con­ti­nen­tal del Ca­ri­be co­lom­biano.

Pa­ra lle­gar al si­tio des­de Car­ta­ge­na, se lle­ga has­ta el puen­te Cam­po Elías Te­rán Dix pa­ra cru­zar a la Is­la Ba­rú en don­de se en­cuen­tra el Avia­rio Na­cio­nal, el bal­nea­rio de Pla­ya Blan­ca y los po­bla­dos de Arar­ca, San­ta Ana y Ba­rú. Es­to, a es­ca­sos 20 mi­nu­tos de las Is­las del ar­chi­pié­la­go del Ro­sa­rio. Tam­bién pue­de sa­lir en lan­cha des­de el mue­lle La Bo­de­gui­ta.

ES­TA ES UNA DE LAS OP­CIO­NES FRES­CAS Y MO­DER­NAS PA­RA DIS­FRU­TAR EN FAMILIA. IR DE CAM­PING ES UNA AL­TER­NA­TI­VA ECO­NÓ­MI­CA QUE PER­MI­TE UN CON­TAC­TO MÁS CER­CANO CON LA NA­TU­RA­LE­ZA EN VA­RIOS DE­PAR­TA­MEN­TOS DE LA COS­TA.

Un gru­po de cam­pis­tas in­crus­tan­do los tu­bos que sos­ten­drán su car­pa en la zo­na de Arre­ci­fes, en el Par­que Tay­ro­na. | Fo­tos: ar­chi­vo par­ti­cu­lar y Par­ques Na­cio­na­les

En la se­rra­nía de Na­za­reth, en La Guajira, se ubi­ca El Par­que Na­cio­nal La Ma­cui­ra.

El par­que Los Co­lo­ra­dos, en Los Mon­tes de María, de­par­ta­men­to de Bo­lí­var.

San­tua­rio de flo­ra y fau­na Los Fla­men­cos, a 20 mi­nu­tos de Ca­ma­ro­nes, La Guajira. Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral Co­ra­les del Ro­sa­rio y San Ber­nar­do, en Bo­lí­var.

No ol­vi­de siem­pre aten­der las re­co­men­da­cio­nes de los fun­cio­na­rios de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.