JUE­GOS HAY HOBBY LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA DEL AYER

Si - - Hay Hobby - POR SARA HER­NÁN­DEZ C.

Era un día de va­ca­cio­nes y el re­loj mar­ca­ba las 9:10 a.m. Co­mo se ha vuel­to cos­tum­bre, mu­chos ni­ños es­ta­ban en­ce­rra­dos en sus cuar­tos; so­lo al­gu­nos, en el me­jor de los ca­sos, es­ta­ban en sus te­rra­zas. Atrás pa­re­ce que que­dó la épo­ca en la que una ‘ava­lan­cha’ de pe­que­ños pa­sa­ba gri­tan­do y co­rrien­do por la ca­lle. En mis tiem­pos to­dos sa­lía­mos con pa­ti­nes, bi­ci­cle­tas, ba­lo­nes o con las ca­jas de ‘cho­co­ri­tos’ que nos traía el Ni­ño Dios o con los que nos vi­si­ta­ban los Re­yes Ma­gos. Ca­da des­per­tar, el afán era el mis­mo: sa­lir a com­par­tir con los ami­gos del ba­rrio ese nue­vo ‘te­so­ro’.

A La Ar­bo­le­da, en So­le­dad, lle­gué con ‘yases’ (o jack­ses, co­mo se di­ría en in­glés), un ‘yo-yó’, un trompo, unas ‘co­cas’ y una cuer­da. Por muy fa­mi­liar que a us­ted y a mí nos pa­rez­can es­tos ju­gue­tes, lo cier­to es que po­cos ni­ños de aquel ba­rrio los ha­bían te­ni­do al­gu­na vez en sus ma­nos. En prin­ci­pio, sol­tar y re­co­ger el ‘yo-yó’ y lan­zar el trompo no les re­sul­tó tan fá­cil y prác­ti­co co­mo la pri­me­ra vez que di­gi­ta­ron su nue­va ta­blet o te­lé­fono ce­lu­lar.

Por for­tu­na, son ni­ños y com­pren­der la di­ná­mi­ca del jue­go no les de­man-

DU­RAN­TE LA TEM­PO­RA­DA DE AGUINALDOS, RE­VIS­TA SÍ RE­CO­RRIÓ EL CEN­TRO Y BARRIOS PO­PU­LA­RES EN BUSCA DE LOS JU­GUE­TES QUE MAR­CA­RON LA IN­FAN­CIA DE MU­CHOS. POR FOR­TU­NA, HOY VA­RIOS SE CON­SI­GUEN Y

DI­VIER­TEN A LAS NUE­VAS GE­NE­RA­CIO­NES.

dó mu­cho tiem­po. Li­na, de 7 años, al igual que yo, era dies­tra con los ‘yases’; a Sebastián, de 11, le iba muy bien con el trompo. En cues­tión de mi­nu­tos, am­bos les en­se­ña­ron a Ni­col, Sofía, Va­len­ti­na y Lau­ra có­mo en­tre­te­ner­se con es­tas ba­ra­ti­jas de pas­ta.

“Des­de que tu­ve uso de ra­zón, vi es­tos jue­gos tra­di­cio­na­les, pe­ro aho­ra pa­sa­ron a la his­to­ria”, co­men­ta Ana Igua­rán, de 27 años. Pa­ra ella ha si­do im­por­tan­te trans­mi­tir­le a su hi­jo An­drés Felipe, de 5, su afec­to por el trompo y la bo­li­ta e’ uñi­ta. “Él dis­fru­ta mu­cho es­tos jue­gos y la ver­dad me agra­da que en él no se pier­da es­ta cos­tum­bre”, di­ce.

Sin em­bar­go, en­con­trar es­tos jue­gos pa­ra traer­los has­ta aquí no fue ta­rea fá­cil. So­lo vi ‘ luz ver­de’ en el Cen­tro, don­de es po­si­ble en­con­trar­los, en las pi­ña­te­rías. An­tes com­pra­ba es­tos jue­gos en tien­das o mis­ce­lá­neas, aho­ra, en es­tos mis­mos es­ta­ble­ci­mien­tos por el sur de la ciu­dad y el área me­tro­po­li­ta­na, pa­re­ce que nun­ca hu­bie­sen exis­ti­do.

“Se ha per­di­do mu­cho la tra­di­ción, son po­cos los ni­ños que pre­gun­tan por un trompo, bo­li­ta e’ uñi­ta o co­ca”, di­ce Pe­dro Rue­da, pro­pie­ta­rio de una pa­na­de­ría y mis­ce­lá­nea que, más allá de una ga­nan­cia co­mer­cial, ve en es­tos jue­gos una va­lio­sa opor­tu­ni­dad de in­ter­re­la­ción per­so­nal.

«Es­tos son ju­gue­tes que nun­ca de­be­rían pa­sar de moda, de he­cho se

pue­den dis­fru­tar en cual­quier tem­po­ra­da». CRISTIAN CABARCAS

Em­plea­do de pi­ña­te­ría

Walt Bec­ker es di­rec­tor, es­cri­tor y pro­duc­tor es­ta­dou­ni­den­se, na­ci­do en Ca­li­for­nia. A lo largo de su ca­rre­ra ha he­cho va­rias pe­lí­cu­las de co­me­dia. Di­ri­gió las pe­lí­cu­las ‘ Cer­dos sal­va­jes’,‘dos can­gu­ros muy ma­du­ros’, ‘ Van Wil­der’, en­tre otras.

| Fo­tos Orlando Amador LA CO­CA:

Un gru­po de ni­ñas de La Ar­bo­le­da aún se di­vier­ten sal­tan­do la cuer­da. TROMPO DE MA­DE­RA DI­REC­CIÓN: ca­lle 35 No. 43-44. DÓN­DE: Dis­tri­bu­cio­nes Ma­cri. VA­LOR: 400 pe­sos. ‘YO-YÓ’ DI­REC­CIÓN: ca­lle 43 No. 36-17 (Ar­bo­le­da, So­le­dad). DÓN­DE: Mis­ce­lá­nea los Pe­ri­cos.

FI­CHA: Es­ta­dos Uni­dos. Di­rec­tor: Walt Bec­ker. Vo­ces: Jus­tin Long, Matt­hew Gray, Gu­bler y Jes­se Mccart­ney. ES­TRENO: 7 de enero. DÓN­DE: Mul­ti­plex de Bue­na­vis­ta, Vi­lla Country, Por­tal del Pra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.