CA­RI­BE

A re­vi­vir los sa­bo­res del

Si - - HAY RESTAURANTES - POR SA­RA HERNÁNDEZ C.

No so­lo la can­ti­dad es lo im­por­tan­te al ha­blar de co­mi­da, los res­tau­ran­tes pro­pios de re­co­no­ci­dos ho­te­les ofre­cen, a tra­vés de sus car­tas, ex­pe­rien­cias pa­ra de­lei­tar el pa­la­dar. Pa­ra es­to, sus chefs ele­van sus co­ci­nas a “un ar­te”, una opor­tu­ni­dad úni­ca que com­ple­men­ta no so­lo el sen­ti­do del gus­to, sino que jue­ga con la vi­sión. Es­ta se­ría la com­bi­na­ción ideal si le agre­ga­mos pre­cios ase­qui­bles.

Pe­ro, ¿por qué no ha­cer­los par­tes de nues­tra ru­ta gas­tro­nó­mi­ca?, ¿se sa­le de nues­tro pre­su­pues­to? La res­pues­ta pa­re­cie­ra ob­via, pe­ro ¡va­ya sor­pre­sa! Los va­lo­res no son tan ele­va­dos como us­ted pen­sa­ría. Por eso, aníme­se, co­noz­ca es­tos lu­ga­res en Ba­rran­qui­lla y sa­que us­ted mis­mo su pro­pia con­clu­sión.

La pri­me­ra op­ción es Ébano, res­tau­ran­te de ho­tel Mo­vich Bu­ro 51. Si bien el ho­tel es nue­vo, es­te es­pa­cio ya es­tá abier­to al pú­bli­co. In­gre­sar al sex­to pi­so del edi­fi­cio, don­de es­tá ubi­ca­do el res­tau­ran­te, es la opor­tu­ni­dad pa­ra vi­vir dis­tin­tos ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de la Re­gión Ca­ri­be. Las cuer­das col­ga­das de la pa­red, pa­re­des en mar­cos de ca­ña fle­cha y su cie­lo ra­so en el mis­mo ma­te­rial re­mi­ten al vi­si­tan­te a un en­torno 100% cos­te­ño.

Pa­ra Nel­son Are­nas, chef eje­cu­ti­vo de Ébano, la co­ci­na al va­cío es la es­pe­cia­li­dad por lo que so­me­ten a coc­cio­nes lar­gas y ba­ja tem­pe­ra­tu­ra las pro­teí­nas.

La se­gun­da pa­ra­da es en el res­tau­ran­te Kit­chen by Rausch, en el ho­tel Four Points by She­ra­ton. “La téc­ni­ca em­plea­da pa­ra la ela­bo­ra­ción de es­tos pla­tos da ejem­plo de la so­fis­ti­ca­ción en ca­da por­ción, la gen­te no vie­ne a pro­bar una co­mi­da, sino a vi­vir una ex­pe­rien­cia”, di­ce su chef, Da­vid Díaz. Agre­ga ade­más que “si vie­nes a un res­tau­ran­te Rausch sa­bes qué vas a co­mer”. Así mis­mo, ex­pli­ca que en com­pa­ra­ción a otros res­tau­ran­tes que ofre­cen una lí­nea si­mi­lar, ellos son “más eco­nó­mi­cos”.

El úl­ti­mo re­fe­ren­te es el res­tau­ran­te Ma­llor­quín, del ho­tel So­nes­ta. “Si bien la ma­yo­ría de los clien­tes son hués­pe­des del ho­tel, tra­ta­mos de ofre­cer­les va­rie­dad in­ter­ac­tuan­do con ellos”. El res­tau­ran­te va­ría en la crea­ción de pla­tos pa­ra siem­pre re­sal­tar una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

TRES RES­TAU­RAN­TES DE HO­TE­LES NOS ADEN­TRAN EN LA SA­ZÓN

COS­TE­ÑA A TRA­VÉS DE SUS PLA­TOS ¡ANÍME­SE A VI­SI­TAR­LOS!

DÓN­DE: res­tau­ran­te Ébano. DI­REC­CIÓN: ca­lle 94 No. 51B - 43.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.