Gri­tar Atré­ve­te a

Si - - HAY HOBBY - POR: JOHANA MUÑOZ LOR­DUY

Eran las 6 de la tar­de y por fue­ra de la en­tra­da del Country Bin­go Club, se lo­gra­ba apre­ciar que to­das las me­sas de la sa­la es­ta­ban lle­nas. A esa ho­ra, se­gún Luis Barrios, el an­fi­trión de la no­che, los afi­cio­na­dos a es­te jue­go se dan ci­ta pa­ra ju­gar y ga­nar al­gún pre­mio en efec­ti­vo que pue­de os­ci­lar en­tre $60.000 y $1.000.000.

Al en­trar al es­ta­ble­ci­mien­to es fá­cil iden­ti­fi­car a los más ve­te­ra­nos, pues son los ju­ga­do­res que com­pran de dos a tres se­ries de car­to­nes, mien­tras que los inex­per­tos como yo nos li­mi­tá­ba­mos a ob­ser­var y re­ci­bir las in­di­ca­cio­nes, pa­ra lue­go ini­ciar con la par­ti­da.

Pa­ra Luis, el bin­go es­pa­ñol—que se jue­ga so­lo con números— se ha con­ver­ti­do en un pa­sa­tiem­po atrac­ti­vo, no so­lo pa­ra los adul­tos ma­yo­res, sino tam­bién pa­ra los jó­ve­nes de­bi­do a las emo­cio­nes que ge­ne­ra y a los pre­mios atrac­ti­vos que en­tre­ga.

“Los jó­ve­nes apro­ve­chan los fi­nes de semana pa­ra ve­nir y ha­cer un plan to­tal­men­te di­fe­ren­te. Lo lla­ma­ti­vo pa­ra ellos es que pue­den ga­nar di­ne­ro en efec­ti­vo”, agre­ga.

A un cos­ta­do de la me­sa prin­ci­pal, que fun­cio­na como ca­ja de cam­bio y en la que se en­tre­gan los pre­mios, se en­cuen­tra la ba­lo­te­ra: un sis­te­ma elec­tró­ni­co que agi­ta las bo­las y que las pro­yec­ta por to­das las pan­ta­llas del bin­go a tra­vés de un cir­cui­to ce­rra­do. La ba­lo­te­ra es la en­car­ga­da de ge­ne­rar la ac­ción du­ran­te to­da la jornada.

So­fía Or­te­ga es una ju­ga­do­ra de 50 años, afir­ma que lle­va más de 10 dis­fru­tan­do de es­te pa­sa­tiem­po.

“Un día una ami­ga mía me in­vi­tó a ju­gar y me pa­re­ció di­ver­ti­do, uno se ol­vi­da de to­do y me sir­ve pa­ra sa­lir de la ca­sa”, se­ña­la la ama de ca­sa.

El an­fi­trión ha­ce un lla­ma­do pa­ra que los par­ti­ci­pan­tes ten­gan los car­to­nes lis­tos.“se­ño­ras y se­ño­res pre­pa­ra­dos pa­ra ini­ciar con una ju­ga­da si­mul­tá­nea que se ge­ne­ra en Ba­rran­qui­lla y en la que par­ti­ci­pan los otros clu­bes de Santa Mar­ta y Car­ta­ge­na”.

En es­ta ju­ga­da, los asis­ten­tes pue­den par­ti­ci­par por gran­des pre­mios, ya que se ha­ce un con­so­li­da­do con to­do lo re­cau­da­do. Es­to in­cen­ti­va mu­cho más a los ju­ga­do­res.

Des­pués de men­cio­nar cer­ca de ocho números que ha arro­ja­do la má­qui­na, una mu­jer gri­ta “¡ lí­nea!”, Al com­ple­tar cin­co números de ma­ne­ra ho­ri­zon­tal en el car­tón. Su pre­mio en es­ta pri­me­ra tan­da es de 300 mil pe­sos. Las ba­lo­tas si­guen gi­ran­do, aun fal­tan va­rios pre­mios por en­tre­gar en­tre los que se en­cuen­tra el pre­mio gor­do de la no­che: un mi­llón qui­nien­tos mil pe­sos.

Los números si­guie­ron ca­yen­do y mi­nu­tos más tar­de un fe­liz ga­na­dor se al­za con el gran bo­tín.

Con­fie­so que no per­dí las es­pe­ran­zas du­ran­te to­da la par­ti­da y pe­se a que no ga­né el plan, sin­ce­ra­men­te, lo vol­ve­ría a re­pe­tir.

RE­VIS­TA SÍ ASIS­TIÓ A UN SI­TIO EN EL QUE ES­TE JUE­GO DE AZAR SE PRAC­TI­CA SA­GRA­DA­MEN­TE TO­DAS LAS TAR­DES.

Álvaro Cas­tro, Mó­ni­ca Ci­ri­lo, Álvaro Pé­rez y Grizzy La­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.