HAY HOBBY LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SEMANA

Si - - Hay Hobby - POR ALE­JAN­DRO RO­SA­LES M.

“Pa­ra mí es­to no tie­ne pre­cio. Es muy di­fí­cil que yo los suel­te, es ca­si como si us­ted me di­je­ra que le ven­da a mi hi­jo o a mi nieto”, res­pon­de Mar­ce­liano Pión Ji­ra­do, co­lec­cio­nis­ta de ál­bu­mes de mun­dia­les de fút­bol, ar­qui­tec­to y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio de fo­to­gra­fía.

‘Ar­gen­ti­na 78’ es el pri­me­ro que en­ca­be­za su lis­ta. Me per­mi­te mi­rar­lo, pa­sar sus pá­gi­nas, se le no­ta la in­tran­qui­li­dad que le pro­du­ce ver a un ex­tra­ño usur­pan­do uno de sus te­so­ros.

Su pa­sión por co­lec­cio­nar es­tos ál­bu­mes se re­mon­ta a la ni­ñez. A los 14 años em­pe­zó a lle­nar el ál­bum de Mé­xi­co 70, ese en el que Bra­sil que­dó cam­peón con las gam­be­tas del Rey Pe­lé. Pe­ro de ese do­cu­men­to so­lo que­da el re­cuer­do, “era un pe­lao in­ma­du­ro” que cuan­do lo­gró lle­nar­lo —in­vir­tien­do me­rien­das y pa­sa­jes de bu­ses— sim­ple­men­te des­pe­gó las prin­ci­pa­les lá­mi­nas y las pe­gó en los cua­der­nos es­co­la­res.

Lue­go vino ‘Ale­ma­nia 74’. Ese sí lo con­ser­vé, pe­ro se lo “tum­ba­ron” (ro­ba­ron) en una mu­dan­za. A par­tir de esa ex­pe­rien­cia Mar­ce­liano y su en­torno fa­mi­liar, con su esposa en la de­lan­te­ra, ate­so­ra sus ál­bu­mes como un fa­raón cos­te­ño en la ‘pi­rá­mi­de’ de su apar­ta­men­to, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

Como se men­cio­na en el ini­cio de es­ta no­ta, los ál­bu­mes que con­ser­va —nue­ve en to­tal, con­ta­bi­li­zan­do des­de ‘Ar­gen­ti­na 78’ has­ta ‘Bra­sil 2014’—pa­ra él no tie­nen pre­cio, in­clu­so en los mo­men­tos eco­nó­mi­cos más crí­ti­cos.

“No­so­tros es­tu­vi­mos a pun­to de per­der la ca­sa don­de vi­vía­mos y al­guien me pre­gun­tó por­que no ven­día­mos esa co­lec­ción (...) al fi­nal pre­fe­ri­mos ven­der la ca­sa, com­prar al­go más pe­que­ño y sal­dar la deu­da”, re­cuer­da con gra­cia Mar­ga­ri­ta Tru­ji­llo de Pión, su esposa con la que ‘co­lec­cio­na’ una fa­mi­lia com­pues­ta por tres hi­jos y tres nie­tos.

EMO­CIÓN, VA­CÍO Y CON­VI­VEN­CIA. “To­das las fi­gu­ri­tas las pe­go yo, ese pla­cer es so­lo mío, mi mu­jer me ayu­da a qui­tar­le el co­mien­zo del pa­pel ad­he­si­vo”, se­ña­la el co­lec­cio­nis­ta.

Agre­ga que cuan­do em­pie­za a lle­nar una car­ti­lla, com­ple­ta la pri­me­ra pá­gi­na, cam­bia los ca­ra­me­los, le sa­len los es­cu­dos y otras lá­mi­nas que son di­fí­ci­les de con­se­guir, cuan­do por fin lo­gra lle­nar­la se emo­cio­na como un ni­ño y mi­nu­tos des­pués se de­sen­can­ta como adul­to. “Me in­va­de un gran va­cío, lo úni­co que que­da es es­pe­rar cua­tro años pa­ra vol­ver a acu­dir a los pues­tos don­de in­ter­cam­bio y com­pro ca­ra­me­los, aho­ra con la ex­cu­sa de que son pa­ra mis nie­tos”, ex­pre­sa Mar­ce­liano con la fir­me con­vic­ción de que con ‘Ru­sia 2018’ agran­da­rá su co­lec­ción.

«To­das las fi­gu­ri­tas las pe­go yo, ese pla­cer es so­lo mío, mi mu­jer me ayu­da a qui­tar­le el co­mien­zo del pa­pel ad­he­si­vo». MAR­CE­LIANO PIÓN Co­lec­cio­nis­ta

Todos los ál­bu­mes es­tán en per­fec­to es­ta­do gra­cias al man­te­ni­mien­to que le da su esposa. Mar­ce­liano en la sa­la de su ca­sa con sus nue­ve ál­bu­mes de Pa­ni­ni. El “ca­ra­me­lo” que más le ha cos­ta­do con­se­guir es el de Ro­nal­din­ho en USA 94. | Fo­tos Or­lan­do Ama­dor

Mar­ce­liano y su esposa Mar­ga­ri­ta Tru­ji­llo de Pión po­san­do en la sa­la de su apar­ta­men­to con una ré­pli­ca de la Co­pa Mundo. El ál­bum del Mun­dial de Bra­sil 2014 en el que par­ti­ci­pó Co­lom­bia, Mar­ce­liano lo com­ple­tó en cin­co días. Las car­ti­llas de Mar­ce­liano si

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.