DES­TINO Un

tu­rís­ti­co di­fe­ren­te

Si - - HAY PASEO - POR GER­MÁN COR­CHO TRÓ­CHEZ

Al Me­tro­po­li­tano no es lo mis­mo ver­lo por te­le­vi­sión que co­no­cer­lo en vi­vo y en di­rec­to. Fra­se ob­via, de ca­jón, es lo pri­me­ro que pen­sa­rán mu­chos al leer es­ta en­tra­da. Pe­ro no lo es y por eso, si us­ted vie­ne a Ba­rran­qui­lla, per­mí­ta­me que le re­co­mien­de in­cluir­lo en su lis­ta de des­ti­nos tu­rís­ti­cos, no so­lo de la ciu­dad, sino del país.

El es­ta­dio Ro­ber­to Me­lén­dez, el co­lo­so de la Ciu­da­de­la 20 de Ju­lio, es el más imponente y uno de los de ma­yor tra­di­ción en el país. No en vano es la ca­sa de la Se­lec­ción Co­lom­bia, don­de

el equi­po na­cio­nal ha lo­gra­do cua­tro de sus cin­co cla­si­fi­ca­cio­nes a un mun­dial y con una can­cha que se ha ves­ti­do de al­fom­bra ro­ja pa­ra re­ci­bir a le­yen­das del fút­bol como Die­go Ma­ra­do­na y al ‘fe­nó­meno’ Ro­nal­do.

¿Ra­zo­nes? Mu­chas pa­ra no ir­se de Co­lom­bia sin co­no­cer el ‘Me­tro’. Eso sí, la me­jor oca­sión pa­ra aden­trar­se en su sel­va de si­llas es cuan­do ‘la cal­de­ra’ es­té en ple­na ebu­lli­ción. Tra­duc­ción: in­vier­ta en una bo­le­ta, ya sea en un par­ti­do de Ju­nior –el equi­po de la ciu­dad– o del com­bi­na­do na­cio­nal.

No le co­ma cuen­to a una co­lum­na de opi­nión que cir­cu­ló el año pa­sa­do, ‘15 ra­zo­nes pa­ra no ir a ver un par­ti­do de la se­lec­ción a Ba­rran­qui­lla’. Tén­ga­lo cla­ro: lo que allí se es­cri­bió, no tie­ne por qué ser su ex­pe­rien­cia. Ni en pin­tu­ra.

No son ca­pri­chos de ba­rran­qui­lle­ro. Y, si lo son, tie­nen fun­da­men­tos: ya son 18 los años, de 28 ca­len­da­rios que ten­go, des­de que in­gre­sé por pri­me­ra vez al es­ta­dio de mi ciu­dad. Vén­ga­se, no mi­re ni vea: vi­va y to­que. Hay cua­tro tri­bu­nas: nor­te, sur, orien­tal, y oc­ci­den­tal al­ta, ba­ja y nu­me­ra­da.

Mi com­pa­ñe­ro Wi­lliam Gon­zá­lez Ba­di­llo, coor­di­na­dor de Deportes de EL HERALDO, ya le hi­zo el tra­ba­jo de con­tar una por una (sí, una por una) las si­llas, pa­ra que us­ted se­pa que hay 46.692 si­llas: 12.425 en orien­tal, 9.838 en nor­te, 9.877 en sur y 13.340 en oc­ci­den­tal, ade­más de 1.212 pues­tos en pal­cos y pa­ra la pren­sa.

Es­tar en el Me­tro­po­li­tano y pre­sen­ciar 90 mi­nu­tos de fút­bol no tie­ne par. Y si el en­cuen­tro tie­ne a Ju­nior como lo­cal, le ase­gu­ro que en 90 mi­nu­tos la vi­da es un Car­na­val: dis­fra­ces, el so­ni­do de una tam­bo­ra so­nan­do de fon­do, bu­ti­fa­rras con bo­yo e’ yu­ca pa­ra que prue­be al­go dis­tin­to y, si el par­ti­do es abu­rri­do, no tie­ne de qué preo­cu­par­se: las gra­das siem­pre son una pa­sa­re­la don­de pu­lu­lan las mu­je­res bo­ni­tas. ¡Ver­da­de­ros mu­je­ro­nes!

Así se vi­ve en el fút­bol en­tre el río y el mar, en la tie­rra de Sha­ki­ra y Éd­gar Ren­te­ría. Un gol se can­ta dis­tin­to, se vi­ve, se pal­pi­ta. Es como si ca­da asis­ten­te hu­bie­se pa­tea­do el ba­lón. Y que cons­te: no se ex­tra­ñe que un com­ple­to des­co­no­ci­do sen­ta­do a su la­do, con ca­ra de ‘par­to’, se le aba­lan­ce y ce­le­bre con us­ted. Eso sue­le ocu­rrir cuan­do los ro­ji­blan­cos con­si­guen el triun­fo en tiem­po de re­po­si­ción, como ocu­rrió ha­ce 19 días an­te Pa­trio­tas, cuan­do Jor­ge Agui­rre mo­jó la red al mi­nu­to 91.

MU­CHAS RA­ZO­NES PA­RA NO IR­SE DE CO­LOM­BIA SIN CO­NO­CER EL ‘ME­TRO’: ES EL MÁS IMPONENTE Y UNO DE LOS DE MA­YOR TRA­DI­CIÓN EN EL PAÍS, EN DON­DE HAN JU­GA­DO LE­YEN­DAS DEL FÚT­BOL COMO DIE­GO MA­RA­DO­NA Y RO­NAL­DO.

| Fo­tos Ch­ris­tian Mer­ca­do

SÉ­PA­LO: si us­ted en­tra al es­ce­na­rio inau­gu­ra­do en ma­yo de 1986, lo ha­rá en el tem­plo don­de triunfó y, por eso, se re­ti­ró el más gran­de del ba­lom­pié de es­te país: Car­los Val­de­rra­ma, el Pi­be. Sí, el del “to­do bien, to­do bien”. So­lo va a ne­ce­si­tar unas bue­nas ga­fas de sol y con­su­mir mu­cha agua, si se de­ci­de en ho­ras de la tar­de. Si es de no­che, no se preo­cu­pe: las lu­mi­na­rias que hay le ga­ran­ti­zan una vis­ta ex­ce­len­te. Si no ve bien el par­ti­do, me da mu­cha pe­na: el problema ya es su­yo y le re­co­mien­do que vi­si­te al of­tal­mó­lo­go.

HO­RA­RIO: de­pen­de del par­ti­do.

Los 11 ti­tu­la­res se reúnen an­tes y des­pués del par­ti­do, en la mi­tad del cam­po.

Agui­rre (29) es fe­li­ci­ta­do por otros ju­ga­do­res de Ju­nior, tras ano­tar­le a Pa­trio­tas.

Jor­ge Agui­rre, de­lan­te­ro de Ju­nior, du­ran­te el par­ti­do que Ju­nior ga­nó 1-0 a Pa­trio­tas, el 14 de fe­bre­ro pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.