LLE­GA EL FIN DE SEMANA Y EL PLAN ES HA­CER AL­GO DI­FE­REN­TE Y ATRAC­TI­VO, CA­PAZ DE SOR­PREN­DER. IDEAR UN EN­CUEN­TRO EN LA CA­SA PA­RA DOS PUE­DE RE­SUL­TAR ARRIES­GA­DO, PE­RO VAL­DRÁ LA PE­NA.

Si - - Hay Rumba - POR AN­DREA OR­TE­GA SO­TO AGRA­DE­CI­MIEN­TOS CAT­WALK MO­DELS

Tal vez ir a ci­ne o ir a to­mar­se un ca­fé es uno de los pla­nes más fre­cuen­tes cuan­do una pa­re­ja que ape­nas se es­tá co­no­cien­do tie­ne la in­ten­ción de pa­sar un ra­to agra­da­ble, en el que la con­ver­sa­ción y el con­tac­to vi­sual sean los pro­ta­go­nis­tas, pe­ro en la mo­der­ni­dad y con la fi­na­li­dad de rom­per es­que­mas se pue­den rea­li­zar otro ti­po de en­cuen­tros que pro­pi­cien la di­ver­sión. Es por eso que la Re­vis­ta Sí in­vi­ta tan­to a hom­bres como a mu­je­res a en­con­trar en la ca­sa el lu­gar in­di­ca­do en el que exis­ta un po­co de char­la, mú­si­ca, co­mi­da y por su­pues­to la po­si­bi­li­dad de pa­sar un buen ra­to.

Con ayu­da de ex­per­tos, com­par­ti­mos cin­co pun­tos esen­cia­les pa­ra con­ver­tir su ca­sa en el es­ce­na­rio in­di­ca­do.

CO­MI­DA. Co­ci­nar­le a la per­so­na o com­par­tir en­tre dos la pre­pa­ra­ción de un pla­to pue­de re­sul­tar una bue­na es­tra­te­gia pa­ra ge­ne­rar ma­yor acer­ca­mien­to. El re­co­no­ci­do chef Fran­co Ba­si­le re­co­mien­da las pas­tas o al­go me­di­te­rrá­neo como pla­to pa­ra com­par­tir en pa­re­ja.

BE­BI­DA. El enó­lo­go Ma­rio Pu­chu­lú, ex­pli­ca que el vino es­tá he­cho pa­ra to­das las oca­sio­nes, sin em­bar­go, en si­tua­cio­nes que son in­for­ma­les se pre­fe­ri­rían vi­nos ro­sa­dos y es­pu­mean­tes. “A un cli­ma cá­li­do como el de Ba­rran­qui­lla hay que apun­tar­le a las be­bi­das re­fres­can­tes, como un vino blan­co o es­pu­mo­so. Tam­bién pue­den in­cluir­se la pre­pa­ra­ción de coc­te­les”, ex­pre­só.

MÚ­SI­CA. Si la per­so­na desea bai­lar, en­ton­ces se pue­de ha­cer, pe­ro si el rum­bo que es­tá to­man­do es más cal­ma­do po­dría acom­pa­ñar el mo­men­to con ba­la­das, bo­le­ros, o in­clu­so una elec­tró­ni­ca que am­bien­te. El se­xó­lo­go Eze­quiel Ló­pez ex­pli­ca que es me­jor es­cu­char lo que a la per­so­na le gus­ta y pre­pa­rar­se pa­ra eso. “Po­dría ser una salsa, pe­ro si quie­ren con­ver­sar, de fon­do po­drían po­ner un gé­ne­ro más me­ló­di­co. Es me­jor pre­gun­tar an­tes del en­cuen­tro. No tie­ne que ser un cues­tio­na­rio, sino in­di­rec­ta­men­te, eso ha­bla de que le pres­tas­te aten­ción y de que cui­das­te esos de­ta­lles”, agre­gó el tam­bién ar­gen­tino.

AM­BIEN­TE. Ve­las con aro­ma va­le por dos. Ade­más de apor­tar­le un olor agra­da­ble al en­torno en el que es­té, tam­bién le fa­ci­li­ta vi­vir la ex­pe­rien­cia ba­jo la luz te­nue que apor­tan. Ca­ro­li­na Mal­kún, co­no­ce­do­ra de ve­las, ex­pre­sa que es ideal ubi­car­las en si­tios como la sa­la pa­ra ga­ran­ti­zar que se sien­tan y am­bien­ten fa­vo­ra­ble­men­te.

ARO­MA. “Si es pri­me­ra vez que vas a ce­nar y no sa­bes mu­cho de esa per­so­na, su­gie­ro que es­co­jas una fra­gan­cia nue­va pa­ra esa oca­sión es­pe­cial, pe­ro si se han vis­to va­rias ve­ces, si­gue con tu fra­gan­cia pre­fe­ri­da, ya que con ella te co­no­ció”. Con es­tas pa­la­bras se re­fie­re Pao­la Ja­ra­mi­llo, coor­di­na­do­ra de con­te­ni­dos es­pe­cia­les de La Ri­vie­ra. Pa­ra ella lo pri­mor­dial es no sa­lir­se de las afi­ni­da­des ol­fa­ti­vas, sino, te­ner en cuen­ta la que más le agra­da.

Al fi­nal de to­do, lo im­por­tan­te es dis­fru­tar de un nue­vo en­torno, en el que lo pri­mor­dial es di­ver­tir­se a me­di­da que se van dan­do los mo­men­tos. Así que, aquí una bue­na op­ción pa­ra ir más allá del ca­fé y de la ida al ci­ne. 5 Pun­tos in­fal­ta­bles 1. Co­mi­da Ofre­cer al­go li­ge­ro o al­go dul­ce son las prin­ci­pa­les op­cio­nes que se pasan por la men­te al mo­men­to de pen­sar en la co­mi­da. Sin em­bar­go, no que­da mal ofre­cer al­go atrac­ti­vo y que mues­tre un po­co de más pre­pa­ra­ción. en re­su­men, lo me­jor es evi­tar las co­mi­das pe­sa­das.

2. Vino Es ne­ce­sa­rio sa­lir de la cos­tum­bre de la cer­ve­za, esa que se pue­de to­mar en cual­quier mo­men­to sin im­por­tar el plan que se ten­ga en men­te, pe­ro cuan­do la in­ten­ción es pa­sar un ra­to agra­da­ble se de­ben su­bir los es­tán­da­res. Un buen vino o una cham­pa­ña pue­de ser ese plus ideal.

3. Mú­si­ca “¿Se­rá que quie­re bai­lar o me­jor, dis­fru­tar de la sua­ve me­lo­día de la mú­si­ca mien­tras con­ver­sa­mos?”, pue­de ser un pen­sa­mien­to al mo­men­to de pre­pa­rar el si­guien­te ítem, pues cual­quie­ra de las dos si­tua­cio­nes se pue­de pre­sen­tar. Es­té pre­pa­ra­do con el re­per­to­rio mu­si­cal.

4. Am­bien­te Sin más com­pa­ñía que el in­vi­ta­do, sin malos olo­res, sin ‘re­gue­ros’. En otras pa­la­bras, el am­bien­te es pri­mor­dial. Un mal as­pec­to del lu­gar pue­de da­ñar to­do sin si­quie­ra ha­ber em­pe­za­do. Las ve­las son esen­cia­les pa­ra cual­quier en­cuen­tro que se quie­ra te­ner en la ca­sa.

5. Aro­ma Cuan­do lle­ga el mo­men­to de ha­cer con­tac­to, al­go que no pue­de es­tro­pear ese en­cuen­tro son los aro­mas de ca­da per­so­na. A ve­ces usar per­fu­mes fuer­tes o de­ma­sia­do dul­ces pue­den ‘en­friar’ el mo­men­to. Como di­ce el re­frán: “ni tan­to que que­me al san­to ni po­co que no lo alum­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.