HAY RES­TAU­RAN­TES LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA LOS POS­TRES FRU­TA­LES QUE EN­DUL­ZAN CON FRES­CU­RA EL PA­LA­DAR BA­RRAN­QUI­LLE­RO

Co­noz­ca tres lu­ga­res pa­ra dis­fru­tar del fres­co sa­bor de los pos­tres con fru­tas. EN FRESHI

Si - - Hay Musica - POR DA­NIE­LA FER­NÁN­DEZ COMAS

El pos­tre en Ba­rran­qui­lla, sea cual sea, es con­su­mi­do en gran­des can­ti­da­des. Tan­to a las 2 de la tar­de como a las 7 de la no­che, los ba­rran­qui­lle­ros sue­len co­mer de to­dos los ti­pos de dul­ces que hay en la ciu­dad, aun­que pre­fie­ren que no sean tan dul­ces o que no “em­pa­la­guen”. Pe­ro eso no es pro­ble­ma por­que aquí, en La Are­no­sa, hay pos­tres pa­ra to­dos los gus­tos. He­la­dos de yo­gurt, mal­tea­das de fru­tas y chee­se­ca­kes son so­lo al­gu­nos que, aña­dién­do­les un po­co de fru­ta, lle­gan a en­dul­zar “pe­ro no tan­to” y se con­si­guen en di­fe­ren­tes res­tau­ran­tes y re­pos­te­rías al­re­de­dor de la ciu­dad.

VARIEDAD DE ‘CHEESCAKES’ EN EMI­LIA

Cho­co­la­te blan­co y cre­ma de limón son los in­gre­dien­tes prin­ci­pa­les del pos­tre “es­tre­lla” de Emi­lia Pas­tic­ce­ría. Se­gún su due­ña, Ale­xan­dra Chams, es el chee­se­ca­ke que más ven­den aun­que tam­bién tie­nen de gua­ya­ba y de arán­da­nos. “El chees­ca­ke de arán­da­nos le ha­ce la pe­lea pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te el que se ven­de como ‘pan ca­lien­te’ siem­pre es el de limón”, afir­ma Ale­xan­dra. A di­fe­ren­cia de otras re­pos­te­rías, Emi­lia ma­ne­ja el ta­ma­ño mi­ni, con­si­de­ra­do como “el bocado per­fec­to pa­ra no lle­nar­se tan­to”, se­gún Chams. Por $3.500 los aman­tes del chee­se­ca­ke de limón pue­den ad­qui­rir es­ta pe­que­ña por­ción. Pa­ra aque­llos que deseen más can­ti­dad, pue­den con­se­guir 1/2 lb por $35.000 y una lb por $64.000. DÓN­DE: ca­rre­ra 51 N° 82-145. HO­RA­RIO: to­dos los días, de 9:30 a.m. a 12:30 m. y de 2:30 p.m. a 8 p.m. Chips de cho­co­la­te, fre­sas, ca­ne­la y miel son al­gu­nos de los top­pings que se pue­den agre­gar al ‘fro­zen yo­gurt’ ba­jo en gra­sa de Freshi. Las 12 on­zas que ocu­pan el va­so de es­te pe­cu­liar he­la­do tie­nen un va­lor de $8.000 in­clu­yen­do dos top­pings, o adi­cio­nes, pe­ro los jue­ves de 3 a 6 de la tar­de los clien­tes pue­den ad­qui­rir la mis­ma can­ti­dad por so­lo $5.000. Des­de ha­ce exac­ta­men­te dos años Freshi abrió sus puer­tas, es­pe­cial­men­te a las per­so­nas que dis­fru­tan de la co­mi­da sa­lu­da­ble. En­tre su me­nú de pos­tres se pue­de en­con­trar variedad de muf­fins, tor­tas y smoot­hies que tam­bién con­tie­nen fru­tas pe­ro son el par­fait y el fro­zen yo­gurt lo más ape­te­ci­dos, en su ma­yo­ría, por per­so­nas con pro­ble­mas de azú­car, ya que es­te úl­ti­mo por ejem­plo, es­tá en­dul­za­do con dex­tro­sa ve­ge­tal.

LE TAR­TI­NE LE APUES­TA A LAS FRU­TAS

Una sal­sa de mo­ras es la que le “cor­ta el dul­ce y ha­ce que no em­pa­la­gue” el chee­se­ca­ke a ba­se de cho­co­la­te blan­co con ga­lle­tas mo­li­das que Sandry San­tos ofre­ce en su re­pos­te­ría, Le Tar­ti­ne. La por­ción de es­te pos­tre cues­ta $8.000, pe­ro tam­bién quien lo desee lo pue­de lle­var por 1/4 de li­bra a $45.000, me­dia li­bra a $75.000 y una li­bra a $120.000. Sandry, la due­ña, di­ce que has­ta el mo­men­to el chee­se­ca­ke de mo­ras es el pos­tre fru­tal que hay en su re­pos­te­ría y ga­le­ría que abrió por pri­me­ra vez ha­ce cin­co me­ses, pe­ro que pron­to ten­drá otras de­li­cias. “Es­toy tra­ba­jan­do en una lí­nea ca­ri­be­ña que ten­ga de un po­co de los sa­bo­res de aquí como las co­ca­das y la maracuyá”, afir­ma la re­pos­te­ra. DÓN­DE: ca­rre­ra 43B N°84-62. HO­RA­RIO: mar­tes a do­min­gos, de 2:00 p.m. a 10:00 p.m.

DÓN­DE: ca­rre­ra 53 N° 76-207- lo­ca­les 11-12. HO­RA­RIO: to­dos los días de 7:00 a.m. a 10:00 p.m.

| Fo­tos Orlando Amador

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.