AQUÍ SE GO­ZA CON LO MÁS AU­TÓC­TONO

Ins­pi­ra­dos en tien­das de ba­rrio, es­tos si­tios se han con­ver­ti­do en los es­ta­de­ros del mo­men­to.

Si - - HAY RUMBA - POR DA­NIE­LA FERNANDEZ CO­MAS

Ca­nas­tas de cer­ve­zas, me­sas de ma­de­ra en di­fe­ren­tes co­lo­res, mai­ce­na, che­cas, e in­clu­so, pi­cós, bi­ci­cle­tas y bu­ses son so­lo al­gu­nos de los tan­tos ele­men­tos que ha­cen par­te de la de­co­ra­ción de es­tos lu­ga­res, los mis­mos que bus­can ‘pu­pe­ri­zar’ su ins­pi­ra­ción: las tien­das de ba­rrio.

En Ba­rran­qui­lla hay tien­das y es­ta­de­ros por do­quier. So­la­men­te hay que pa­sar por Mon­te­cris­to, La 8, o La 21, en­tre otros sec­to­res, pa­ra dar­se cuen­ta de la gran de­man­da que hay de ellos en la ciu­dad. Lu­ga­res don­de, sin mu­cho pro­to­co­lo, se dis­fru­ta de un buen ra­to de mú­si­ca tro­pi­cal, mien­tras se bai­la con una cer­ve­za en la mano.

El de­rro­che de ‘des­com­pli­que’ y lo po­pu­lar de una tien­da fue atrac­ti­vo pa­ra al­gu­nas per­so­nas que no fre­cuen­ta­ban es­tos sec­to­res, ra­zón por la que el nor­te de la ciu­dad co­men­zó a ver es­tos lu­ga­res. “To­ca ba­jar pa­ra po­der sen­tir­se en su tie­rra na­tal. Por eso qui­se crear un bar ne­ta­men­te ba­rran­qui­lle­ro”, afir­ma Javier Vásquez, due­ño de uno de los nue­vos ba­res po­pu­la­res de la ciu­dad, Ba­rrio Aba­jo. Cu­ca­yo, Gua­cher­na y La Po­pu­lar son al­gu­nos de los nue­vos lu­ga­res ins­pi­ra­dos en la mis­ma te­má­ti­ca.

El con­su­mo, tan­to de be­bi­das co­mo de ali­men­tos, tam­bién le apues­ta a la cul­tu­ra ba­rran­qui­lle­ra, en la que cer­ve­zas lo­ca­les, co­mo Cos­te­ñi­ta, y pi­ca­das, co­mo el San­co­cho e’ tien­da: un sán­du­che he­cho con pan, sal­chi­chón y que­so cos­te­ño, ha­cen par­te del me­nú. “Tú sa­lías acá y no en­con­tra­bas Cos­te­ñi­ta. La úni­ca ma­ne­ra de en­con­trar­la era en las tien­das”, cuen­ta Vásquez.

Por su par­te, Fernando Ven­goe­chea di­ce que los ele­men­tos tí­pi­cos de una tien­da lla­man más la aten­ción y jue­gan un pa­pel im­por­tan­te en la de­co­ra­ción. “Aquí te­ne­mos has­ta bi­ci­cle­tas de los do­mi­ci­lia­rios. La idea es que la gen­te que vie­ne se sien­ta co­mo si es­tu­vie­ra en la tien­da de un ba­rrio po­pu­lar”, ase­gu­ra uno de los crea­do­res de La Po­pu­lar.

Cu­ca­yo, uno de los lu­ga­res con am­bien­te ba­rran­qui­lle­ro, tie­ne un pi­có que si­mu­la la ver­be­na de ba­rrio.

En La Po­pu­lar ofre­cen coc­te­les con in­gre­dien­tes y nom­bres tí­pi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.