BA­RRAN­QUI­LLA EN UN RO­LLO

Si - - HAY RESTAURANTES - POR SA­RA HER­NÁN­DEZ C.

Al in­te­rior de una ‘ca­va’ de vi­nos us­ted tam­bién pue­de dis­fru­tar de un ex­qui­si­to sus­hi, en Ba­rran­qui­lla. Es­ta es la ex­pe­rien­cia que le brin­da Fior­di Piz­za, Sus­hi & Wi­ne, don­de los ro­llos ja­po­ne­ses com­pi­ten en la me­sa con la ‘rei­na’ de Ita­lia. El sa­bor ca­ri­be tam­po­co se es­ca­pa aquí con el Ba­rran­qui­lla Roll, que tie­ne sal­món y agua­ca­te, cu­bier­to en una cro­can­te ta­ja­da de plá­tano maduro. Los pre­cios os­ci­lan en­tre los 7 y los 48 mil pe­sos, y el alu­si­vo a Ba­rran­qui­lla cues­ta 20 mil pe­sos. El Sus­hi Sa­ba­ne­ro es una de las es­pe­cia­li­da­des de Sus­hi­ja­na. Co­mo buen sus­hi, la ba­se de es­te ro­llo si­gue sien­do el arroz, pe­ro con la no­ve­dad de que el in­gre­dien­te pro­tei­co no es el pes­ca­do, co­mo sue­le ser, sino el cer­do, que vie­ne sal­tea­do al wok. Co­mo si fue­ra po­co, el sa­bor de la sa­ba­na se acen­túa con sue­ro cos­te­ño y el dul­ce de una ta­ja­da ma­du­ra en el bor­de del ro­llo. El Sus­hi Sa­ba­ne­ro cues­ta 15 mil pe­sos; sin em­bar­go, los miér­co­les, por ser el ro­llo del día, pue­de com­prar­lo por 12.000 pe­sos.

Lleno de ma­du­rez mu­si­cal y ar­tís­ti­ca, Fe­li­pe ‘Pi­pe’ Pe­láez lan­za hoy al mer­ca­do mu­si­cal su más re­cien­te tra­ba­jo, Ves­tir­te de amor. Es­ta es la no­ve­na pro­duc­ción, que in­clu­ye 12 te­mas mu­si­ca­les con cua­li­da­des que ca­rac­te­ri­zan a es­te can­tau­tor so­ña­dor, po­li­fa­cé­ti­co y di­ver­ti­do.

El ál­bum de la ca­sa dis­que­ra Co­dis­cos in­clu­ye te­mas es­cri­tos por va­rios com­po­si­to­res re­co­no­ci­dos, en­tre ellos el mis­mo Fe­li­pe.el ar­tis­ta le con­tó a re­vis­ta

HOY ES EL ESTRENO OFI­CIAL DEL ÁL­BUM DEL CAN­TAU­TOR FE­LI­PE PE­LÁEZ Y SU ACOR­DEO­NE­RO MA­NUEL JU­LIÁN, ‘VES­TIR­TE DE AMOR’.

Sí de­ta­lles de es­ta pro­duc­ción mu­si­cal y so­bre el ar­te de can­tar y es­cri­bir.

¿Cuál es el se­cre­to pa­ra com­poP ner y man­te­ner vi­gen­te la mis­ma chis­pa pa­ra la crea­ción de te­mas mu­si­ca­les? R Yo siem­pre he tra­ta­do de ser fiel a un prin­ci­pio en mi vi­da mu­si­cal, se tra­ta de es­cri­bir cuan­do me lle­ga la mu­sa de la ins­pi­ra­ción; aquel ra­yo de luz que va di­rec­to de Dios a mi ca­be­za. No com­pon­go por áni­mo co­mer­cial, com­pon­go por áni­mo per­so­nal y ar­tís­ti­co. Por eso, cuan­do me lle­ga la ins­pi­ra­ción bus­co ese es­pa­cio pa­ra en­con­trar­me, en la pro­fun­di­dad del si­len­cio, con mi gui­ta­rra.

‘ Ves­tir­te de amor’ ya es el no­veP no tra­ba­jo dis­co­grá­fi­co en su carrera ar­tís­ti­ca. ¿Qué hay del Pi­pe que can­tó en sus ini­cios al que hoy pre­sen­ta es­te úl­ti­mo tra­ba­jo? R Gra­cias a Dios hay al­go de ma­du­rez por el re­co­rri­do, dis­tin­tos es­ce­na­rios y ex­pe­rien­cias que he lo­gra­do vi­vir en es­tos años, pe­ro, en esencia, es el mis­mo Pi­pe so­ña­dor, lo­co y que, gra­cias a Dios, to­da­vía se di­vier­te mu­cho, pe­ro mu­cho, ha­cien­do un dis­co. Soy muy apa­sio­na­do en es­ta par­te. In­clu­si­ve, sa­le el dis­co y siem­pre es­toy gra­ban­do al­gu­na te­ma mu­si­cal.

¿Qué pue­de en­con­trar la gen­te P en el ál­bum ‘ Ves­tir­te de amor’? R Las can­cio­nes tie­nen un ba­lan­ce y una di­ná­mi­ca muy ché­ve­re; so­mos cons­cien­tes de que en es­tos tiem­pos no hay que gra­bar tan­tas can­cio­nes en un ál­bum, por eso hi­ci­mos 12, con mi­ras a que en ade­lan­te se­rán 10 na­da más. Así le apos­ta­mos más a la ca­li­dad que a la can­ti­dad.

ACOM­PA­ÑE con vino tin­to. DÓN­DE: ca­lle 76 con carrera 51 es­qui­na. ACOM­PA­ÑE con nue­vo Té Hat­su na­ran­ja, que con­tie­ne li­món or­gá­ni­co y jen­gi­bre. DÓN­DE: pla­zo­le­ta del Cen­tro Co­mer­cial Vi­lla Country.

DIS­QUE­RA: Co­dis­cos. CUÁN­TO: $29.000. SA­LI­DA: 6 de ma­yo. www.co­dis­cos.com Ma­nuel Ju­lián Mar­tí­nez aco con el acor­deón a Fe­li­pe P Es­ta ima­gen ha­ce par­te de re­cien­te se­sión fo­to­grá­fi­ca | Cor­te­sía Co­dis­cos

Om­pa­ña Pe­láez. e una a. SO­BRE EL ÁL­BUM: es la pri­me­ra vez que el ar­tis­ta bau­ti­za el nom­bre de un ál­bum con el tí­tu­lo de una can­ción. “El nom­bre sin­te­ti­za la in­ten­ción fi­nal del tra­ba­jo, que es el amor, can­tar­le a es­te sen­ti­mien­to que sim­bo­li­za conquista,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.