EL RE­NO­VA­DO ‘PUL­MÓN’ DE BA­RRAN­QUI­LLA

Más de 54.000 me­tros cua­dra­dos fue­ron en­tre­ga­dos el pa­sa­do mes de abril.

Si - - Hay Paseo - POR AN­DREA OR­TE­GA SO­TO

Ca­mi­nar por los sen­de­ros del re­no­va­do Jar­dín Bo­tá­ni­co se ha con­ver­ti­do en un de­lei­te pa­ra los ve­ci­nos del par­que ubi­ca­do en el ba­rrio La Vic­to­ria, en el su­ro­rien­te de la ciu­dad. Zo­nas ver­des, área de jue­gos in­fan­ti­les, gim­na­sio bio­sa­lu­da­ble, pis­ta de bi­ci­cross re­crea­ti­va, en­tre otros, son al­gu­nos de los es­pa­cios que re­sur­gie­ron de es­te gi­gan­tes­co pul­món ba­rran­qui­lle­ro.

El pe­li­gro in­mi­nen­te de tran­si­tar por es­te par­que sin im­por­tar la ho­ra que­dó en el ol­vi­do. Hoy pue­de lle­gar en cual­quier mo­men­to y dis­fru­tar la paz y tran­qui­li­dad que ins­pi­ra el vai­vén de los ár­bo­les, o la ale­gría que trans­mi­ten los ni­ños que jue­gan fút­bol en las re­cu­pe­ra­das can­chas del par­que.

Y es que la in­ver­sión y el tra­ba­jo per­ma­nen­te que se pue­de apre­ciar en es­te lu­gar ha­ce que ve­ci­nos y vi­si­tan­tes sien­tan se­gu­ri­dad y co­mo­di­dad.

“No­so­tros es­ta­mos aquí cui­dán­do­lo, y los ve­ci­nos se han aco­gi­do a unas nor­mas que he­mos im­pues­to por­que el par­que no es pa­ra que lo des­tru­ya­mos. Cuan­do no­so­tros fal­te­mos el par­que que­da a dis­po­si­ción de ellos tam­bién por­que son los que vi­ven al­re­de­dor de él”, ex­pre­só Jo­sé Ca­da­vid, fun­cio­na­rio de es­pa­cio pú­bli­co y me­dio am­bien­te.

Con Jo­sé son cua­tro per­so­nas las en­car­ga­das de es­tar pen­dien­tes del cui­da­do de los es­pa­cios del par­que. A ellos se les su­ma la la­bor que desa­rro­lla el equi­po del Fo­ro Hí­dri­co del Dis­tri­to, que se en­car­ga de ayu­dar a que el ‘pul­món’ si­ga ‘res­pi­ran­do’. Sin em­bar­go –re­cal­ca Jo­sé– la ta­rea es de to­dos los que lo vi­si­ten. Aquí las tar­des son idea­les pa­ra con­ver­sar, ha­cer ejer­ci­cio, com­par­tir con los hi­jos o sen­ci­lla­men­te apar­tar­se del bu­lli­cio de la ciu­dad y co­nec­tar­se con la na­tu­ra­le­za. “Es­to era un si­tio feo don­de pa­sa­ba gen­te muy vi­cio­sa, no era pa­ra ni­ños, es­to era un ‘ni­do’ de de­lin­cuen­tes”, co­men­tó Leidys Ra­da, ve­ci­na del Jar­dín Bo­tá­ni­co.

Pa­sear por es­tos sen­de­ros es un plan que se pue­de ha­cer sin nin­gún te­mor.

El Jar­dín Bo­tá­ni­co se ha con­ver­ti­do en un es­pa­cio ideal pa­ra desa­rro­llar di­ver­sas ac­ti­vi­da­des. |Fo­tos Or­lan­do Ama­dor

La zo­na de jue­gos es em­plea­da en cual­quier mo­men­to del día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.