LA ME­LO­DÍA RO­JI­BLAN­CA

Es­tos tres jó­ve­nes ha­cen par­te de los kuer­vos, una de las ba­rras que, en el es­ta­dio, dan lo me­jor de sí pa­ra ani­mar a su equi­po, su “Ju­nior del al­ma”.

Si - - Hay Hobby - POR AN­DREA OR­TE­GA SO­TO @YOANDREACAROLIN

To­das las ma­ña­nas Juan Ca­mi­lo, de 21 años, tie­ne que pre­sen­tar­se en su ofi­ci­na a tra­ba­jar. Di­se­ñar pu­bli­ci­dad, lo­go­ti­pos e imá­ge­nes pa­ra dis­tin­tas em­pre­sas y per­so­nas, es­to hace par­te de su día a día. Ca­mi­lo, como le di­cen sus ami­gos, es­tu­dió Di­se­ño Grá­fi­co y ad­mi­te que des­de ni­ño le gus­tó la mú­si­ca, el di­bu­jo y la lec­tu­ra. “Me fui por el la­do cul­tu­ral. Aho­ra lle­vo tres años tra­ba­jan­do ahí”, co­men­tó el jo­ven.

Pe­ro Juan Ca­mi­lo no so­lo se desem­pe­ña como di­se­ña­dor grá­fi­co, él tam­bién es crea­dor y re­fe­ren­te de Ex­cén­tri­co Ro­ji­blan­co, la ‘or­ques­ta’ de La Ban­da de los Kuer­vos, ba­rra de la tribuna nor­te que acom­pa­ña fe­cha tras fe­cha al Ju­nior, equi­po de Ba­rran­qui­lla. “Cuan­do yo de­ci­dí en­trar a la ba­rra me lla­mó mu­cho la aten­ción el pro­ce­so que lle­va­ba mi com­pa­ñe­ro Ra­fael Carrascal con el equi­po Los Miu­ras. Ellos de­ci­den abrir ins­crip­cio­nes y unas au­di­cio­nes, por la cual yo en­tro y co­mien­zo un pro­ce­so con ellos. Por al­gu­nos mo­ti­vos ellos de­jan la ban­da ins­tru­men­tal y yo que­dé a car­go. Al co­mien­zo fue un po­co di­fí­cil pa­ra mí”, ex­pli­có el ba­rran­qui­lle­ro.

Al que­dar como en­car­ga­do, Juan Ca­mi­lo bus­có apo­yo en su ami­go Car­los Cha­va­rro, quien to­ca el re­do­blan­te. “Con él nos co­no­cía­mos de via­jes, él siem­pre to­có su re­do­blan­te y al mo­men­to que que­dó so­lo le di­go que nos jun­te­mos con otro com­pa­ñe­ro, y le di­go que el pro­ce­so es de no­so­tros, que co­men­zá­ra­mos uno nue­vo”, agre­gó.

Día tras día Car­los tie­ne que pre­sen­tar­se en Pro­caps a tra­ba­jar. Ahí se desem­pe­ña como ope­ra­rio de aca­ba­dos. Allí tie­ne cua­tro años cum­plien­do su la­bor. Pron­to in­gre­sa­rá a las au­las de cla­ses. “Voy a es­tu­diar en el In­ca, téc­ni­co de la­bo­ra­to­rio in­dus­trial”, co­men­tó el re­do­blan­te de los Ex­cén­tri­cos.

Lo que es­te mú­si­co tie­ne cla­ro es el apor­te que des­de la me­lo­día le dan a la fies­ta en paz, al fút­bol y al es­ta­dio. “A Los Kuer­vos siem­pre nos han til­da­do como lo peor, los ván­da­los, los ra­te­ros, como si lo peor del es­ta­dio fué­se­mos no­so­tros. De nues­tra par­te he­mos de­mos­tra­do que con la mú­si­ca he­mos cam­bia­do la pers­pec­ti­va que se ma­ne­ja­ba an­tes. Ya la gen­te no nos ve como los ván­da­los ni como los ra­te­ros, sino como los que ha­ce­mos la fies­ta y el car­na­val en el es­ta­dio. Con es­to he­mos atraí­do mu­cho afi­cio­na­dos del Ju­nior al es­ta­dio a ver al equi­po y a es­cu­char nues­tras me­lo­días”, ma­ni­fes­tó el jo­ven que cum­ple cer­ca de 11 años en la ba­rra.

Es­tos mu­cha­chos, pensando siem­pre en in­te­grar esa nue­va ban­da mu­si­cal que acom­pa­ña­ra al equi­po de sus amo­res en to­do mo­men­to, ini­cia­ron el pro­ce­so de en­se­ñan­za y pre­pa­ra­ción.

“Pa­ra un par­ti­do Ju­nior ver­sus Pa­trio­tas re­gre­sa Ra­fael Carrascal y le di­go que era ho­ra de crear una ins­tru­men­tal. Así em­pe­za­mos el pro­ce­so”, na­rró Juan C. Así como sus dos ami­gos, Ra­fael San­tos Carrascal, con 23 años, y sie­te se­mes­tres de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas. INI­CIO MU­SI­CAL. Lue­go de es­tar de acuer­do en ini­ciar un nue­vo pro­ce­so mu­si­cal en La Ban­da de los Kuer­vos, em­pie­zan en 2015 a pre­sen­tar­se en la tribuna del es­ta­dio, la mis­ma en la que in­ter­pre­tan se­ma­na tras se­ma­na su re­per­to­rio mu­si­cal.

“El pri­mer par­ti­do fue el 10 de ma­yo de 2015, en­tra­mos como ex­cén­tri­cos, hi­ci­mos la pre­via y unas ca­mi­sas que de­cían: “cul­pa­ble la me­lo­día y en­tra­mos al es­ta­dio”. La gen­te se pre­gun­ta- ba quié­nes éra­mos no­so­tros. Des­de el pri­mer mo­men­to que hi­ci­mos so­nar un bom­bo, un re­do­blan­te, una trom­pe­ta en el es­ta­dio la gen­te que­dó gus­to­sa con no­so­tros”, co­men­tó lleno de orgullo el lí­der de es­ta or­ques­ta.

Re­do­blan­te, re­pi­que, bom­bo, bom­bo con pla­ti­llo, trom­pe­tas, cla­ri­ne­tes, trom­po­nes, bom­bar­di­nos, sa­xo­fón son al­gu­nos de los ins­tru­men­tos que ha­cen so­nar en el es­ta­dio los cer­ca de 50 in­te­gran­tes ar­tís­ti­cos de es­ta ‘sin­fó­ni­ca’ ro­ji­blan­ca. “La idea es te­ner una va­rie­dad de ins­tru­men­tos y lle­var­la a una or­ques­ta ti­po sin­fo­nía que una to­dos los ins­tru­men­tos y que to­do sue­ne muy bo­ni­to”, di­jo Ra­fael.

Es­tos jó­ve­nes que a dia­rio se es­fuer­zan por tra­ba­jar y desem­pe­ñar­se en sus dis­tin­tos cam­pos vi­ven por la pa­sión al fút­bol del equi­po ti­bu­rón y sue­ñan por cam­biar des­de la mú­si­ca esa ima­gen que mu­chos tie­nen so­bre ellos.

“Lo que he­mos lo­gra­do con es­tas ac­ti­vi­da­des que he­mos ve­ni­do rea­li­zan­do es muy po­si­ti­vo por­que no­so­tros he­mos he­cho de la tribuna nor­te al­go muy es­pe­cial. Lo que le re­cal­co a los in­te­gran­tes es el com­pro­mi­so que te­ne­mos con el club, con la gen­te de la ba­rra y con uno mis­mo. Mu­cha gen­te te cri­ti­ca por tu look, cabello, la for­ma como ca­mi­nas, pe­ro en reali­dad no sa­ben el ti­po de per­so­nas que tú eres. ¿Qué pa­sa? Que mu­cha gen­te te cri­ti­ca por es­tar en es­ta ba­rra. La gen­te se ha re­trac­ta­do un po­co por la for­ma en có­mo es­ta­mos ha­cien­do las co­sas”, fi­na­li­zó el ba­rris­ta y di­se­ña­dor.

«Aquí ten­go la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar mis sen­ti­mien­tos ha­cia Ju­nior, que es mi pa­sión». QUIÉN: Car­los Cha­va­rro «A ve­ces no en­con­tra­mos pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar lo que sen­ti­mos y con la mú­si­ca lo lo­gra­mos». QUIÉN: Ra­fael San­tos C.

QUÉ ES: Ex­cén­tri­co Ro­ji­blan­co es la ban­da mu­si­cal que com­po­ne a la ba­rra de Los Kuer­vos. Son al­re­de­dor de 50 per­so­nas que se­ma­nal­men­te acom­pa­ñan al equi­po ti­bu­rón en el es­ta­dio Me­tro­po­li­tano.

Fo­tos Or­lan­do Ama­dor y Gio­van­ni Es­cu­de­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.