El en­can­to de las TIEN­DAS po­pu­la­res

YA SEA PA­RA REFRESCARSE O PA­SAR UN RA­TO AMENO CON AMI­GOS, LAS TIEN­DAS DE BA­RRIO SON IDEALES PA­RA DIS­FRU­TAR DE UNA BUE­NA CER­VE­ZA. ES­TE PLAN SE MAN­TIE­NE VI­GEN­TE.

Si - - Hay Rumba - POR DA­NIE­LA FER­NÁN­DEZ Y AN­DREA OR­TE­GA

Las tien­das no so­lo abas­te­cen a las fa­mi­lias de ele­men­tos bá­si­cos de la ca­nas­ta fa­mi­liar. Se­gu­ra­men­te to­dos he­mos lla­ma­do a la más cer­ca­na pa­ra pe­dir una bol­sa de le­che a úl­ti­mo mi­nu­to, pe­ro tam­bién nos sa­cian las ga­nas de to­mar unas cer­ve­zas a ba­jo cos­to, con­ver­sar de lo di­vino y lo hu­mano con ami­gos y has­ta bai­lar cuan­do la Se­lec­ción Colombia ga­na. Esa es la rum­ba de las tien­das: sen­tar­se a ha­blar en lu­ga­res que lla­man al des­com­pli­que, que ani­man a sus vi­si­tan­tes a ‘ar­mar’ la fies­ta o ‘pren­der los mo­to­res’.

No es ne­ce­sa­rio por­tar las úl­ti­mas ten­den­cias de mo­da ni tam­po­co es­pe­rar la no­che pa­ra vi­si­tar es­tos si­tios, aquí el buen ra­to no se ha­ce es­pe­rar.

En mu­chos sec­to­res de la ciudad po­de­mos en­con­trar tien­das. Unas más gran­des que otras, pe­ro to­das con la mis­ma in­ten­ción: ha­cer que el que se con­ta­gie, dis­fru­te de un buen ra­to sin tan­to pro­to­co­lo.

Re­vis­ta Sí hi­zo un re­co­rri­do por Ba­rran­qui­lla y en­con­tra­mos tres tien­das, to­das ubi­ca­das en el nor­te de la ciudad y con una ca­rac­te­rís­ti­ca en co­mún: la

sa­bro­su­ra de po­der dis­fru­tar en paz de una de­li­cio­sa ‘fría’ (cer­ve­za).

BOR­DI­LLOS CLUB. Nery de la Hoz, pro­pie­ta­ria del lu­gar, ex­pli­ca que en es­te pun­to de la ca­lle 79B con ca­rre­ra 45 es nor­mal ver a las per­so­nas lle­gar con más fre­cuen­cia los fi­nes de se­ma­na, pe­ro ella ase­gu­ra que cual­quier día la gen­te se acer­ca a dis­fru­tar de una cer­ve­za. “Cual­quier día vie­nen, pe­ro se lle­na más los vier­nes, sá­ba­dos y do­min­gos. Hay ve­ces que em­pie­zan los do­min­gos a las 9 de la ma­ña­na, se to­man su Cos­te­ñi­ta bien fría y pue­den con­ver­sar por­que no hay esa bu­lla”, co­men­tó Nery, quien cie­rra su ne­go­cio a las 10 p.m. Al­ber­to Amat, vi­si­tan­te de es­ta tien­da, re­co­no­ce que va a com­par­tir con sus ami­gos y sa­lir de la ru­ti­na del tra­ba­jo. “Ve­ni­mos a la tien­da a dis­fru­tar de la tran­qui­li­dad, a re­la­jar­nos de la jor­na­da la­bo­ral, a en­con­trar­nos con cier­tos gru­pos de ami­gos que co­mún­men­te vie­nen aquí”, agre­gó el ba­rran­qui­lle­ro, que ad­mi­te que en es­te pun­to tam­bién apro­ve­cha pa­ra ha­blar de de­por­tes.

LA FA­MA. “El cli­ma per­mi­te que uno ven­ga a refrescarse con una cer­ve­ci­ta, yo ven­go muy se­gui­do, es­ta tien­da siem­pre se lle­na, aquí ha­ce­mos ne­go­cios, ha­bla­mos de to­do. La mú­si­ca es ba­ji­ta, no es al­ta, es una vai­na he­cha pa­ra con­ver­sar”. Así ex­pli­ca Gui­ller­mo Her­nán­dez lo que pa­ra él sig­ni­fi­ca ‘La Fa­ma’. Es­ta tien­da que­da ubi­ca­da en la ca­lle 74 con ca­rre­ra 61, es­qui­na.

ESTADERO LA 52. Ubi­ca­da fren­te a la Alian­za Fran­ce­sa son más los jó­ve­nes los que la vi­si­tan. “Es tra­di­cio­nal ve­nir a com­par­tir con los ami­gos, por ser cos­te­ño a uno le gus­ta to­mar­se la cer­ve­za”, ex­pre­só Iván Cas­sia­ni, quien ad­mi­te que es­ta cos­tum­bre po­pu­lar no aca­ba­rá.

Los fi­nes de se­ma­na son los días que más se lle­nan las tien­das de los ba­rrios po­pu­la­res. Es­ta es Es­plendy Bor­di­llos Club.| Or­lan­do Ama­dor

Los clien­tes de La Fa­ma son vie­jos co­no­ci­dos que dis­fru­tan de su mú­si­ca.

El es­ta­ble­ci­mien­to 52, po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo Tien­da La Alian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.