Un co­le­gio en el que se prac­ti­ca taek­won­do

En dis­tin­tas jor­na­das, los jó­ve­nes pue­den apren­der una dis­ci­pli­na que ga­na adep­tos.

Si - - Portada - POR AN­DREA OR­TE­GA SO­TO

La tem­pe­ra­tu­ra del me­dio­día, que ha­ce es­con­der a más de uno, no es im­pe­di­men­to para que un gru­po de jó­ve­nes se reúna to­dos los mar­tes y jue­ves a prac- ti­car taek­won­do. Las ins­ta­la­cio­nes del Ins­ti­tu­to Téc­ni­co Na­cio­nal de Co­mer­cio se con­vier­ten en el es­ce­na­rio don­de va­rios es­tu­dian­tes apro­ve­chan sus es­pa­cios li­bres de cla­ses para apren­der las di­ver­sas téc­ni­cas de es­te de­por­te, con el que, ade­más, po­nen en prác­ti­ca dis­tin­tos va­lo­res y prin­ci­pios.

Car­los Con­tre­ras tie­ne 35 años y des­de los 15 es­tá in­vo­lu­cra­do con es­ta dis­ci­pli­na. Hoy se en­car­ga de en­se­ñar­les a gran­des y pe­que­ños las téc­ni­cas de es­ta dis­ci­pli­na. “Sien­do cin­tu­rón ne­gro em­pe­cé a ha­cer las mo­ni­to­rías en las ins­ta­la­cio­nes del co­le­gio. Me he ca­pa­ci­ta­do para po­der en­se­ñar­lo”, ase­gu­ró el ‘pro­fe’, quien ini­ció ha­ce 15 años el club Ins­te­nal­co. Hoy pue­den prac­ti­car­lo ni­ños des­de los 4 años y has­ta adul­tos. “Ten­go pa­dres de fa­mi­lia de 40 años y prac­ti­can sin nin­gún pro­ble­ma”, ex­pre­só el tam­bién en­tre­na­dor de la se­lec­ción ju­ve­nil del Atlán­ti­co de Taek­won­do.

Co­mo una ma­ne­ra sa­lu­da­ble de in­ver­tir su tiem­po o con­se­guir una be­ca uni­ver­si­ta­ria mu­chas per­so­nas se de­ci­die­ron a prac­ti­car es­te de­por­te co­reano en el club de Car­los. Ca­mi­la Padilla, de 16 años, co­men­zó a los 13 a prac­ti­car es­ta dis­ci­pli­na. Cuen­ta que ha po­di­do via­jar a otras ciu­da­des a com­pe­tir, lo­gran­do el pri­mer y el se­gun­do pues­to en dis­tin­tos cam­peo­na­tos. “Con el tae- kwon­do se tie­nen mu­chas opor­tu­ni­da­des en las uni­ver­si­da­des; es un de­por­te que me pue­de abrir mu­chas puer­tas y no voy a de­jar­lo”, ex­pre­só Ca­mi­la.

Car­los, por su par­te, ma­ni­fies­ta que es­te de­por­te me­re­ce más apo­yo de las ins­ti­tu­cio­nes y es­pe­ra que su prác­ti­ca si­ga cre­cien­do en la ciu­dad. As­cen­so de cin­tu­ro­nes Di­ver­sos co­lo­res Car­los ex­pli­ca que él ma­ne­ja el as­cen­so de cin­tu­ro­nes ca­da seis me­ses. Ini­cian con blan­co; lue­go ama­ri­llo, ver­de, azul, ro­jo y ne­gro con ca­da uno de sus 10 da­nes o ran­gos. Los exá­me­nes que rea­li­za con­tie­ne fi­gu­ras, teo­ría y téc­ni­ca de de­fen­sa per­so­nal. Sin em­bar­go, Car­los pue­de otor­gar has­ta el co­lor ro­jo. Para re­ci­bir el ne­gro de­ben pre­sen­tar­se a la Li­ga de Taek­won­do del Atlán­ti­co.

Al fi­na­li­zar la jornada de cla­ses los es­tu­dian­tes pue­den prac­ti­car taek­won­do en el co­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.