BA­LLET: EL AR­TE HE­CHO DAN­ZA Y DIS­CI­PLI­NA

PO­CAS INS­TI­TU­CIO­NES EN LA CIU­DAD EN­SE­ÑAN EL BA­LLET CLÁ­SI­CO. UNA DAN­ZA QUE RE­QUIE­RE SA­CRI­FI­CIO Y CONS­TAN­CIA. UN HOBBY QUE NUN­CA PA­SA DE MO­DA EN BA­RRAN­QUI­LLA.

Si - - HAY HOBBY - POR AN­DREA OR­TE­GA SO­TO @YOANDREACAROLIN

Con la su­ti­le­za de los co­lo­res y la de­li­ca­de­za de ca­da mo­vi­mien­to se da ini­cio a la cla­se de ba­llet en la fun­da­ción Ba­llet del Atlán­ti­co de Mary de He­rre­ra. Al ser las 10 de la ma­ña­na las ni­ñas se po­nen en po­si­ción pa­ra re­ci­bir las ins­truc­cio­nes y la ase­so­ría de Tif­fany y Melanie Ju­liao He­rre­ra, nie­tas de la di­rec­to­ra de es­ta fun­da­ción.

Tras un ca­len­ta­mien­to pre­vio las pe­que­ñas es­tu­dian­tes si­guen pa­so a pa­so las in­di­ca­cio­nes de la pro­fe­so­ra de es­ta par­ti­cu­lar cla­se. Bra­zos y pier­nas ‘re- vo­le­tean’ en el ai­re a me­di­da que ha­cen ca­da mo­vi­mien­to pro­pio del ba­llet clá­si­co. Pa­ra Mary de He­rre­ra y su hi­ja Ma­ri­bel He­rre­ra la cla­ve de es­ta dan­za es la dis­ci­pli­na. “Pa­ra apren­der ba­llet tie­ne que ve­nir to­dos los días, mí­ni­mo dos ho­ras dia­rias”. Sin em­bar­go, la reali­dad es otra. Con la fal­ta de tiem­po hay prac­ti­can­tes que van so­lo dos ve­ces por se­ma­na y son muy bue­nas.

En la aca­de­mia re­ci­ben ni­ñas en­tre los tres y los 16 años. Ade­más hay bai­la­ri­nas que lle­gan pa­ra ser ‘pu­li­das’.“hay per­so­nas que vie­nen de otras aca­de­mias, de otros lu­ga­res y quie­ren que las ayu­de­mos a me­jo­rar su téc­ni­ca”, agre­gó la fun­da­do­ra.

De­trás del ar­te de bai­lar ba­llet, de trans­mi­tir emo­cio­nes con los mo­vi­mien­tos del cuer­po, hay una pie­za cla­ve que es muy im­por­tan­te pa­ra las maes­tras de es­ta es­cue­la y es el acom­pa­ña­mien­to de los padres. “Sin ellos no se pue­de ha­cer na­da. Padres que es­tán pen­dien­tes, que las traen, que les co­la­bo­ran, que les dan to­dos los im­ple- men­tos ne­ce­sa­rios co­mo el ves­tua­rio son los que ayu­dan al cre­ci­mien­to de las ni­ñas”, agre­ga­ron.

Tif­fany Ju­liao He­rre­ra, tie­ne 22 años, a los cua­tro años ini­ció en el ba­llet. Por me­dio de su ma­má y su abue­la ha es­ta­do in­vo­lu­cra­da en to­das las dis­ci­pli­nas de la dan­za en ge­ne­ral. “El bai­le me da mu­chos be­ne­fi­cios fí­si­cos y men­ta­les, me ayu­da a te­ner bue­na pos­tu­ra, con­cen­tra­ción, dis­ci­pli­na y fle­xi­bi­li­dad. Lo dis­fru­to ca­da vez que lo ha­go”, co­men­tó la jo­ven prac­ti­can­te.

Por su parte, Leddy Dia­na Pá­ja­ro es la ma­má de Vio­let­ta Bar­bo­za Pá­ja­ro, una pe­que­ña de 2 años y 11 me­ses que ha cau­ti­va­do a las pro­fe­so­ras de la aca­de­mia y a sus com­pa­ñe­ras. Aun­que ape­nas sa­be ca­mi­nar, Ma­ri­bel y su ma­dre le ven pro­yec­ción y es gra­cias al apo­yo de su fa­mi­lia que le in­cul­ca prac­ti­car di­ver­sas ac­ti­vi­da­des.

“Me gus­ta te­ner a mis hi­jos en ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res pa­ra que afian­cen sus po­ten­cia­les y ad­quie­ran más dis­ci­pli­na”, de­jó cla­ro la or­gu­llo­sa ma­má de la fu­tu­ra bai­la­ri­na.

Pa­ra la di­rec­to­ra de es­ta fun­da­ción la cla­ve es­tá en co­no­cer el sig­ni­fi­ca­do del ba­llet clá­si­co, ese que se de­be acom­pa­ñar con cla­ses de mú­si­ca pa­ra mar­car el tiem­po, que re­quie­re dis­ci­pli­na y em­pe­ño pa­ra apren­der la ver­da­de­ra téc­ni­ca.

Los ho­ra­rios y los cos­tos de es­ta aca­de­mia son flexibles, se ajus­tan a la dis­po­si­ción que ten­gan las es­tu­dian­tes. “Cua­tro cla­ses de ba­llet al mes son 140 mil pe­sos y dos ve­ces por se­ma­na, es de­cir, ocho cla­ses, son 180 mil al mes”, acla­ra Mary de He­rre­ra.

|Fo­tos Char­lie Cor­de­ro Tif­fany apren­dió ba­llet de la mano de su ma­má y su abue­la. Aho­ra lo en­se­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.