‘WHISKY’

El pla­cer de dis­fru­tar de un buen PA­RA DIS­FRU­TAR: se­gún John­nie Wal­ker la ma­ne­ra más sim­ple de dis­fru­tar un ‘whisky’ es pu­ro, lim­pian­do su pa­la­dar con agua fría en­tre sor­bos. “Mu­cha gen­te tam­bién agre­ga agua a su ‘whisky’, lo que li­be­ra sa­bo­res mien­tras l

Si - - HAY RUMBA - POR ALE­JAN­DRO RO­SA­LES

Cuan­do abra una bo­te­lla de whisky, el pri­mer tra­go sos­tén­ga­lo unos 10 se­gun­dos en su pa­la­dar, llé­ve­lo de un la­do a otro y lue­go pá­se­lo por su gar­gan­ta. An­tes de eso, en el mo­men­to en que lo sir­ve, sien­ta su aro­ma y mué­va­lo pa­ra ver que tan­to se ad­hie­re el li­cor a las pa­re­des del va­so. Si des­pués de es­to la sen­sa­ción es pla­cen­te­ra, se­gún su gus­to, tó­me­se otro tra­go, en lo po­si­ble mez­cla­do con un po­qui­to de agua, con hie­lo en ro­ca o se­co co­mo se acos­tum­bra to­mar en La Gua­ji­ra. “En­tre gus­tos no hay dis­gus­tos”.

Con­se­jos co­mo es­te fue­ron en­tre­ga­dos re­cien­te­men­te por el brand am­bas­sa­dor Ed­win Are­nas en una ca­ta de es­te li­cor es­co­cés que or­ga­ni­zó el Club de Pri­vi­le­gios de EL HERALDO en la tien­da de li­co­res Bev­go. La idea –se­ña­la el ex­per­to– es dis­fru­tar de la be­bi­da y no ne­ce­sa­ria­men­te en gran­des can­ti­da­des.

De 12 o 18 años, en sus di­fe­ren­tes mar­cas, Are­nas ex­pli­ca que la di­fe­ren­cia en­tre whisky o whis­key de­pen­de del lu­gar en que se ha­ya ela­bo­ra­do. Se­gún Are­nas, a la ho­ra de acom­pa­ñar­lo con co­mi­da lo po­de­mos to­mar pu­ro, con hie­lo, un chorro de agua o so­da. Tan so­lo una pe­que­ña mo­di­fi­ca­ción pa­ra ajus­tar­lo y que ni la co­mi­da o el whisky es­te por en­ci­ma del otro en el pa­la­dar. Pa­ra co­mi­das muy fuer­tes, whiskys con buen ca­rác­ter y pa­ra más li­ge­ras otros más no­bles que ayu­den a equi­li­brar la in­ter­ac­ción en el pa­la­dar.

Es de­cir, en Es­co­cia, Ca­na­dá, Ja­pón y otras par­tes del mun­do, se es­cri­be sin la ‘e’, mien­tras que en Es­ta­dos Uni­dos e Ir­lan­da es más co­mún aña­dir la ‘e’.

“Hoy día se ela­bo­ra whisky en va­rios paí­ses y bá­si­ca­men­te lo di­vi­do en dos cla­ses: los ela­bo­ra­dos a par­tir de ce­ba­da mal­tea­da y los que se ela­bo­ran a par­tir de ce­ba­da sin mal­tear, maíz y otros ce­rea­les. Ca­be des­ta­car que so­lo se pue­den lla­mar es­co­cés aque­llos que se ela­bo­ran den­tro de Es­co­cia ba­jo los es­tán­da­res de la Or­den del Whisky Es­co­cés, que di­ce que se de­be des­ti­lar en Es­co­cia, en­ve­je­cer en ba­rri­cas de ro­ble por no me­nos de tres años en­tre otros re­gla­men­tos”, ex­pli­ca Are­nas. Agre­ga que “den­tro de los whiskys de grano o whis­keys te­ne­mos el ir­lan­dés y el whis­key ame­ri­cano co­no­ci­do co­mo bour­bon, con pro­ce­sos par­ti­cu­la­res que los dis­tin­guen de los de­más”.

Por úl­ti­mo, es im­por­tan­te se­ña­lar que se re­co­mien­da guar­dar­lo en un lu­gar don­de no lle­gue la luz del sol, pa­ra evi­tar que la tem­pe­ra­tu­ra cam­bie el sabor ori­gi­nal de la be­bi­da.

«El ‘whisky’ es buen acom­pa­ñan­te de las co­mi­das, so­lo se de­ben co­no­cer su ca­rac­te­rís­ti­cas». ED­WIN ARE­NAS Brand am­bas­sa­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.