HAY APLAU­SOS LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA VOL­CÁN TO­TU­MO

Un ba­ño de lo­do en el del

Si - - HAY APLAUSOS - POR IN­GUEL JU­LIETH DE LA RO­SA VEN­CE TWIT­TER @INGUELJULIETH

Flo­tar en un vol­cán de lo­do, con más de 2 mil me­tros de pro­fun­di­dad, po­dría so­nar arries­ga­do y has­ta des­ca­be­lla­do pa­ra más de un in­cré­du­lo. Sin em­bar­go, so­lo bas­ta su­bir unos 30 es­ca­lo­nes de ma­de­ra que de la su­per­fi­cie lle­van has­ta el crá­ter del Vol­cán del To­tu­mo pa­ra su­mer­gir­se y dis­fru­tar es­ta ma­ra­vi­lla que nos ofre­ce la na­tu­ra­le­za, en el de­par­ta­men­to de Bo­lí­var.

La den­si­dad del lo­do, mu­cho ma­yor que la del cuer­po hu­mano, nos per­mi­te man­te­ner­nos en la su­per­fi­cie del vol­cán en la for­ma que desee­mos: de pie, sen­ta­dos o acos­ta­dos; so­lo es cues­tión de ven­cer el mie­do que pro­du­ce no po­der to­car fon­do y do­mi­nar el den­so lo­do que, pa­ra su tran­qui­li­dad, no per­mi­ti­rá que se hun­da, ni si lo in­ten­ta.

Como si fue­ra po­co, al in­te­rior de es­te cono vol­cá­ni­co es po­si­ble re­ci­bir ma­sa­jes de ma­nos de los lu­ga­re­ños. Unos tres o cua­tro hom­bres per­ma­ne­cen den­tro del vol­cán pa­ra masajear a los tu­ris­tas, quie­nes se con­ven­cen de ce­rrar los ojos y se de­jan en­vol­ver por el lo­do mien­tras oyen de­cir a los ma­sa­jis­tas em­pí­ri­cos las bon­da­des de la lodoterapia: “los mi­ne­ra­les que es­tán aquí ex­traen to­da las im­pu­re­zas de la piel y be­ne­fi­cian a pa­cien­tes reu­má­ti­cos o con pro­ble­mas de cir­cu­la­ción”.

MÁS ALLÁ DEL LO­DO. El ti­que­te de in­gre­so al vol­cán cues­ta 10 mil pe­sos pa­ra los adul­tos y 5 mil pa­ra los ni­ños. Mien­tras se ha­ce la fi­la en ta­qui­lla, otros lu­ga­re­ños, en su fun­ción de guía, nu­tren de in­for­ma­ción a los tu­ris­tas.

“En la par­te sur de la Cié­na­ga del To­tu­mo exis­tió una po­bla­ción in­dí­ge­na lla­ma­da Puer­to del To­tu­mo, de ahí vie­ne el nom­bre del vol­cán. Ese pue­blo se vino a pi­que cuan­do la laguna au­men­tó su ni­vel con la cons­truc­ción de la ca­rre­te­ra que va de Lo­ma de Are­na (o Lo­mi­ta Are­na) a Ga­le­ra­zam­ba”, ex­pli­ca Ca­mi­lo Ca­ba­lle­ro, re­pre­sen­tan­te le­gal de la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res del Vol­cán del To­tu­mo, a la que es­tán vin­cu­la­das 46 per­so­nas.

Da­das las cir­cuns­tan­cias, la po­bla­ción del Puer­to del To­tu­mo se tras­la­dó y fun­dó lo que hoy es Pue­blo Nue­vo, co­rre­gi­mien­to del mu­ni­ci­pio de San­ta Ca­ta­li­na.“ahí don­de ven­den are­pa e’ hue­vo en la ca­rre­te­ra de la Vía al Mar, eso es Pue­blo Nue­vo, ape­nas cru­zas el puen­te es­tás en Lo­mi­ta Are­na”, ex­pli­ca Ca­ba­lle­ro el lu­gar de ori­gen de la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res del vol­cán.

Pre­ci­sa­men­te, a es­te des­tino eco­tu­rís­ti­co se ac­ce­de por la Vía al Mar, que co­mu­ni­ca a Car­ta­ge­na con Ba­rran­qui­lla. La dis­tan­cia des­de La He­roi­ca es de unos 30 mi­nu­tos y par­tien­do de Ba­rran­qui­lla tar­da ca­si una ho­ra. A la al- tu­ra de San­ta Ca­ta­li­na, un le­tre­ro en la vía anun­cia el des­vío ha­cia el vol­cán, un ca­mino pa­vi­men­ta­do de un ki­ló­me­tro.

Unos 300 tu­ris­tas lle­gan has­ta allí ca­da día. No to­dos se dan un ba­ño de lo­do y se en­jua­gan en la cié­na­ga que es­tá de­trás del vol­cán. Al­gu­nos so­lo pa­sean por los al­re­de­do­res, se sa­can una sel­fie y se lle­van su bo­te­lli­ta lle­na de lo­do, por la que pa­gan des­de 2 mil has­ta 15 mil pe­sos. Otros apro­ve­chan pa­ra mi­ti­gar el ca­lor con un co­co frío y de­gus­tar la gas­tro­no­mía tí­pi­ca ca­ri­be­ña que ofre­cen los 17 quios­cos del lu­gar: pes­ca­do fri­to, san­co­cha­do, su­da­do o asa­do, como lo desee así en­cuen­tra el ju­rel, la mo­ja­rra fri­ta, la sie­rra y otras es­pe­cies, por un va­lor que os­ci­la en­tre los 12 y los 20 mil pe­sos.

Por la na­tu­ra­le­za del vol­cán, ha­ce unos me­ses el ni­vel del lo­do des­cen­dió, pe­ro hoy so­lo res­ta un me­tro pa­ra lle­gar al to­pe. Es­tá ape­nas pa­ra su­mer­gir­se, ju­gue­tear con el ba­rro y re­la­jar­se en fa­mi­lia.

«El nom­bre se de­ri­va del pue­blo in­dí­ge­na Puer­to del To­tu­mo, que ha­bi­ta­ba ha­cia el sur de la cié­na­ga». CA­MI­LO CA­BA­LLE­RO Re­pre­sen­tan­te le­gal de la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res del Vol­cán del To­tu­mo

| Fotos: Or­lan­do Amador R.

En la Cié­na­ga del To­tu­mo, de­trás del vol­cán, los tu­ris­tas se en­jua­gan el lo­do con ayu­da de al­gu­nas lu­ga­re­ñas que ofre­cen el ser­vi­cio a cam­bio de una donación.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.