DO­MI­NÓ, UN JUE­GO PA­RA SU­MAR AMI­GOS

La ac­ti­vi­dad se man­tie­ne vi­gen­te en el Ca­ri­be, don­de ha­ce par­te de la cultura.

Si - - HAY CINE - POR AN­DREA OR­TE­GA SO­TO

Lle­ga el fin de se­ma­na y des­de la ma­ña­na se pue­den apre­ciar las me­sas que po­co a po­co se van aso­man­do ba­jo la som­bras de los ár­bo­les, en las te­rra­zas de las ca­sas o en las tien­das de los ba­rrios po­pu­la­res.

Con el equi­po de so­ni­do vi­bran­do a to­do tim­bal y la ron­da de cer­ve­zas pa­ra ani­mar el al­ma, se reúnen en las es­qui­nas de Ba­rran­qui­lla los ju­ga­do­res de do­mi­nó. Esos ve­te­ra­nos que de­par­ten ho­ra tras ho­ra con el úni­co fin de com­par­tir con ami­gos y pa­sar un ra­to agra­da­ble en me­dio de las jugadas es­tra­té­gi­cas y los cálcu­los que in­fie­ren en la me­sa.

“No­so­tros nos reuni­mos los fi­nes de se­ma­na en la ca­lle 68 con ca­rre­ra 42 es­qui­na, es una tien­da con ambiente fa­mi­liar. Lle­ga­mos des­de las 7 de la no­che has­ta las 2 de la ma­dru­ga­da o an­tes, to­do de­pen­de del jue­go”, ex­pre­só Ro­ger de la Ro­sa, un ta­xis­ta de 53 años que sa­ca el tiem­po pa­ra com­par­tir con su equi­po de jue­go. “A ve­ces so­mos seis per­so­nas, en­ton­ces va­mos ju­gan­do y el que pier­de va sa­lien­do”, agre­gó el ex­pe­ri­men­ta­do ju­ga­dor.

Cer­ve­zas, ron o ‘ la co­me­lo­na’ ha­cen par­te de las ‘apues­tas’ que que­dan so­bre la me­sa de jue­go del gru­po de Ro­ger. Lo que no se per­mi­te –afir­ma– es la tram­pa en los mo­vi­mien­tos.

“Uno tie­ne que es­tar aten­to al jue­go que tie­ne el com­pa­ñe­ro. Lo de las se­ñas es pa­ra tram­po­sos. No­so­tros lo ju­ga­mos pa­ra reír­nos y di­ver­tir­nos, pa­sar un buen ra­to”, fi­na­li­zó.

De acuer­do con Jor­ge Vi­lla­lón, li­cen­cia­do en his­to­ria, en Ba­rran­qui­lla so­bre­vi­ve el do­mi­nó por­que se ha con­ser­va­do la vi­da de ba­rrio. “Aquí en Ba­rran­qui­lla ha so­bre­vi­vi­do la vi­da de los ba­rrios, son los lu­ga­res de es­tra­tos po­pu­la­res don­de se jue­ga do­mi­nó y son ma­ni­fes­ta­cio­nes de cuan­do La Are­no­sa to­da­vía no era tan gran­de”, ex­pli­có el his­to­ria­dor ba­rran­qui­lle­ro. Pa­ra el his­to­ria­dor Jor­ge Vi­lla­lón el do­mi­nó irá des­apa­re­cien­do, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, con el cre­ci­mien­to de la ciu­dad y la apa­ri­ción de más edi­fi­cios. “En la me­di­da que ha­ya más progreso ha­brá me­nos do­mi­nó, ade­más, las nue­vas generaciones tie­nen otras en­tre­ten­cio­nes”.

«El do­mi­nó sur­gió en Chi­na a par­tir del jue­go de da­dos. Lue­go, en el si­glo XVIII em­pie­za a apa­re­cer en Eu­ro­pa y Oc­ci­den­te». «El do­mi­nó per­mi­te con­ver­sar, chis­mo­sear, ha­cer chis­tes, bur­lar­se del otro». JOR­GE VI­LLA­LÓN Li­cen­cia­do en his­to­ria

En una tien­da del ba­rrio Mon­te­cris­to to­dos los fi­nes de se­ma­na las per­so­nas se reúnen a ju­gar do­mi­nó. | Fotos: Or­lan­do Amador

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.