Ca­re­tean­do en el acuario de San An­drés

NA­DAR EN EL ACUARIO NA­TU­RAL DE SAN AN­DRÉS IS­LAS ES UNA GRAN­DIO­SA EX­PE­RIEN­CIA. ANÍ­ME­SE A DES­CU­BRIR LA DI­VER­SI­DAD DE ES­PE­CIES MA­RI­NAS QUE HAY BA­JO EL AGUA.

Si - - Portada - POR SA­RA HER­NÁN­DEZ C. @SARAHERNANDEZ_C

El mundo que ven mis ojos ya no es tan ágil, el so­ni­do que es­cu­cho no es tan agu­do. Por el con­tra­rio, es más con­sis­ten­te, más tran­qui­lo. La con­cep­ción de la reali­dad cam­bia en ese mo­men­to pa­ra quien, co­mo yo, es­té ex­pues­to a una gran­dio­sa ex­pe­rien­cia: ca­re­tear en el acuario, en las is­las de San An­drés.

La na­tu­ra­le­za es tan per­fec­ta que pa- re­cie­se que pre­pa­ra­ra ese mo­men­to pa­ra di­men­sio­nar la to­na­li­dad de sus aguas, sus pe­ces, sus plan­tas; y ajus­ta­ra su me­jor ‘ca­ra’ pa­ra per­mi­tir que quien es­té ba­jo la su­per­fi­cie ma­rí­ti­ma vi­va una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

Des­de que lle­gas al Acuario no hay re­la­ción de tiem­po, no hay luz. So­lo un im­pul­so in­terno que gri­ta que su­mer­gir­se en el agua es lo ne­ce­sa­rio pa­ra cal­mar la an­sie­dad. Una vez en el agua, una gran­dio­sa vis­ta que in­clu­ye dis­tin-

¿Có­mo lle­gar?

El si­tio es­tá ubi­ca­do a cin­co mi­nu­tos en lan­cha par­tien­do des­de el Mue­lle Ca­sa de Cul­tu­ra en la is­la. Una vez en el pe­que­ño is­lo­te un guía en­tre­ga las in­di­ca­cio­nes pa­ra en­trar al agua co­mo el uso de za­pa­tos ce­rra­dos o cu­bier­tos y no to­car cier­tas es­pe­cies de al­gas pues, a ma­ne­ra de pro­tec­ción, reac­cio­nan ex­pul­san­do es­pi­nas al con­tac­to hu­mano. Tam­bién el ma­ne­jo ade­cua­do de las ba­su­ras en el sec­tor. En ca­so de no ir acom­pa­ña­do pue­de de­jar sus co­sas per­so­na­les en unos ca­si­lle­ros. De ahí en ade­lan­te, us­ted po­drá dis­fru­tar de dos a tres ho­ras de una fa­bu­lo­sa ex­pe­rien­cia. tas to­na­li­da­des azu­les pue­de apre­ciar­se. La pro­fun­di­dad del mar no su­pera los 50 cen­tí­me­tros, ex­cep­tuan­do al­gu­nos sec­to­res más dis­tan­tes, pues el sue­lo ma­rino no es uni­for­me. A po­cos me­tros de la ori­lla hay una zo­na ro­co­sa, don­de se con­cen­tran va­rie­dad de al­gas y, por en­de, los pe­ces que bus­can ali­men­to.

La tem­pe­ra­tu­ra del man­to ma­rino es cer­ca­na a los 25 gra­dos apro­xi­ma­da­men­te, agra­da­ble, co­mo si in­ci­ta­ra a no sa­lir de ella. El is­lo­te ro­co­so es una zo­na pri­vi­le­gia­da, ya que por la ubi­ca­ción de dos ca­yos en el sec­tor, el olea­je es más dé­bil, ca­si im­per­cep­ti­ble. “Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca na­tu­ral ha­ce más atrac­ti­va la zo­na pa­ra tu­ris­tas, pues fa­ci­li­ta la ob­ser­va­ción de es­pe­cies ma­rí­ti­mas”, ex­pli­ca el bió­lo­go Víc­tor Pin­zón.

El es­pec­tácu­lo que ofre­ce el en­torno es ma­jes­tuo­so. Al su­mer­gir­me en las cris­ta­li­nas aguas so­lo sien­to mi res­pi­ra­ción, lo que fa­ci­li­ta que mis sen­ti­dos se con­cen­tren en gra­bar el ‘cua­dro’ que ten­go en fren­te: pe­ces de dis­tin­tos ta­ma­ños y co­lo­res na­dan­do en dis­tin­tas di­rec­cio­nes; al­gu­nos lo ha­cen so­los, otros en ma­na­da. Sus ta­ma­ños va­rían. Van des­de la mi­tad de un de­do hu­mano has­ta, apro­xi­ma­da­men­te, los 25 cen­tí­me­tros. Pa­re­ce una fies­ta de co­lo­res, una di­men­sión des­co­no­ci­da de pe­ces co­ra­li­nos que abre sus puer­tas pa­ra ser des­cu­bier­ta.

Las dis­tin­tas es­pe­cies no te to­can, sim­ple­men­te se ex­hi­ben al­re­de­dor de sus es­pec­ta­do­res, co­mo si su­pie­ran que es­tán allí pa­ra ser ad­mi­ra­dos. En mi ex­plo­ra­ción lo­gré ver pe­ces ama­ri­llos, blan­cos, ro­sa­dos, azu­les y un par muy si­mi­la­res a Ne­mo y Dory, los de las re­co­no­ci­das pe­lí­cu­las in­fan­ti­les. Los di­ver­sos ti­pos de co­ra­les y al­gas ma­ri­nas en el sec­tor in­ci­den en el co­lor de la su­per­fi­cie. Así co­mo las to­na­li­da­des de agua se dan por las dis­tin­tas pro­fun­di­da­des del mis­mo mar.

RES­PE­TO. El bió­lo­go ma­rino Víc­tor Pin­zón ex­pli­ca que “el ca­re­teo es un de­por­te con­tem­pla­ti­vo, ejer­ci­cio que exi­ge res­pe­to por el há­bi­tat, no por­que sean es­pe­cies pe­li­gro­sas sino en pro de cui­dar el eco­sis­te­ma. Una zo­na ri­ca en va­rie­dad en la que es pres­cin­di­ble no irrum­pir en su co­ti­dia­ni­dad”.

| Fotos: Ar­chi­vo par­ti­cu­lar/shut­te­res­tock

Los pe­ces ro­dean a un gru­po de tu­ris­tas que se en­cuen­tra en la zo­na. Un to­tal de 653 es­pe­cies se ubi­can en el Ar­chi­pié­la­go de San An­drés.

La al­tu­ra pro­me­dio del agua es de un me­tro de pro­fun­di­dad. Exis­ten va­rios des­ni­ve­les que re­per­cu­ten en la to­na­li­dad del mar en las is­las de San An­drés.

La is­la de San An­drés y Pro­vi­den­cia es co­no­ci­da co­mo ‘El mar de los sie­te co­lo­res’ por la va­rie­dad de sus­tra­to pre­sen­te en la ver­tien­te ma­rí­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.