Tra­ve­sía en ka­yak por la cié­na­ga Los Ma­na­tíes

EN UNA TRA­VE­SÍA POR LA­BE­RIN­TOS DE MANGLES NE­GROS, US­TED PUE­DE DES­CU­BRIR LA FAU­NA QUE HA­BI­TA EN ES­TE CUER­PO DE AGUA DEL ATLÁN­TI­CO. UN RE­LA­JAN­TE PA­SEO ECO­LÓ­GI­CO PARA SA­LIR DE LA RU­TI­NA.

Si - - Portada - POR IN­GUEL JU­LIETH DE LA RO­SA VEN­CE

Pe­ces de pes­ca ar­te­sa­nal, rep­ti­les y aves tro­pi­ca­les con plu­mas de co­lo­res exó­ti­cos ha­cen par­te de la fau­na que ha­bi­ta en la cié­na­ga Los Ma­na­tíes, y que us­ted pue­de ob­ser­var du­ran­te un re­la­jan­te pa­seo eco­ló­gi­co en ka­yak.

A 10 mi­nu­tos de Ba­rran­qui­lla, en la vía a Sa­ba­ni­lla, en­cuen­tra el club La­keon Beach, que ofre­ce es­te re­co­rri­do de ho­ra y me­dia en­tre los es­pe­sos mangles ne­gros, de­no­mi­na­dos por la cien­cia co­mo Avi­cen­nia ger­mi­nans.

Un guía es­tá dis­po­ni­ble to­dos los días de la se­ma­na para acom­pa­ñar­lo en­tre

los la­be­rin­tos na­tu­ra­les que for­man es­tos eco­sis­te­mas.

“Los man­gla­res tie­nen una efi­cien­cia eco­ló­gi­ca muy al­ta, por­que nos brin­dan oxí­geno y captan ga­ses del efec­to in­ver­na­de­ro en su pro­ce­so me­ta­bó­li­co”, ex­pli­ca el bió­lo­go ma­rino Víctor Pinzón.

El ex­per­to de la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma Re­gio­nal (CRA) tam­bién re­co­no­ce que es­te “es un cuer­po de agua im­por­tan­te por­que sir­ve co­mo un cen­tro de de­pó­si­to en el mo­men­to en que ha­ya una inun­da­ción”. Es­te –ex­pli­ca– se­ría el en­car­ga­do de amor­ti­guar la car­ga de agua y pro­te­ger las zo­nas ur­ba­nas.

So­lo una es­tre­cha pla­ya di­vi­de a la cié­na­ga del mar. Allí, en Los Ma­na­tíes, se pro­du­ce un in­ter­cam­bio de agua sa­la­da y dul­ce; sin em­bar­go, en es­te mo­men­to pre­do­mi­na el agua sa­la­da por­que ha re­ci­bi­do po­co apor­te del con­ti­nen­te y las llu­vias han si­do es­ca­sas.

Mien­tras re­ma, en pa­re­ja o so­lo, pue­de ad­mi­rar pe­ces co­mo el sá­ba­lo y la li­sa, que son los más co­mu­nes en la zo­na. Igua­nas, nu­trias, ma­pa­ches, gar­zas y pa­to ca­na­dien­se son otras de las es­pe­cies que se de­jan ad­mi­rar por los vi­si­tan­tes. Es más, tam­bién hay boas, pe­ro, ¡tran­qui­los!, los ex­per­tos afir­man que no hay ser­pien­tes ve­ne­no­sas, so­lo fre­cuen­ta es­ta es­pe­cie.

Si no sa­be re­mar, tam­po­co se preo­cu­pe. No ha­ber­lo he­cho an­tes no es ex­cu­sa para no in­ten­tar­lo por pri­me­ra vez. Ser atle­ta tam­po­co es un re­qui­si­to para dis­fru­tar el plan. “De la pri­sa so­lo que­da el can­san­cio”, re­za el po­pu­lar re­frán; así que to­me el re­mo y avan­ce con cal­ma has­ta sen­tir­se en con­fian­za, en to­do ca­so, us­ted no es­ta­rá en una com­pe­ten­cia que lo de­ja­rá ago­ta­do.

Le ga­ran­ti­zo que en cues­tión de mi­nu­tos ha­brá apren­di­do que para avan­zar ha­cia ade­lan­te so­lo hay que re­mar de la­do y la­do, y si quie­re do­blar, so­lo es cues­tión de re­mar del la­do con­tra­rio. ¡Ah!, re­mar ha­cia atrás tam­bién le per­mi­ti­rá ir en re­ver­sa.

Al fi­nal, le re­co­mien­do ter­mi­nar es­ta tra­ve­sía eco­ló­gi­ca con un re­fres­can­te ba­ño en el mar.

«Aquí he­mos vis­to pe­ces, ma­pa­ches, nu­trias, boas, igua­nas y aves tro­pi­ca­les muy exó­ti­cas». ÁL­VA­RO CAMPO So­cio de La­keon Beach

| Fo­tos Or­lan­do Amador R.

QUÉ: pa­seo eco­ló­gi­co en ka­yak, du­ran­te ho­ra y me­dia.

DÓN­DE: La­keon Beach, en la vía a Sa­ba­ni­lla.

CUÁN­TO: 30.000 pe­sos por per­so­na. Los in­tere­sa­dos de­ben ha­cer su re­ser­va a los te­lé­fo­nos que apa­re­cen en las re­des so­cia­les del Club (@la­keon­beach). El ser­vi­cio in­clu­ye ka­yak, re­mos y sal­va­vi­das. Má­xi­mo para tres per­so­nas.

HO­RA­RIO: ac­ti­vi­dad dis­po­ni­ble to­dos los días, des­de las 7:00 de la ma­ña­na has­ta las 6:00 de la tar­de.

Mangles ne­gros, cien­tí­fi­ca­men­te lla­ma­dos ‘Avi­cen­nia ger­mi­nans’, son pro­ta­go­nis­tas.

Un guía, ha­bi­tan­te de la zo­na, lo orien­ta por el la­be­rin­to na­tu­ral que for­man los mangles para no que­dar­se atra­pa­do.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.