KARTS QUE RUE­DAN CONTRA EL ES­TRÉS

Des­de un ni­ño de 10 años has­ta un an­ciano pue­de dis­fru­tar de la ve­lo­ci­dad en la pis­ta.

Si - - Hay Hobby - POR ALE­JAN­DRO RO­SA­LES MAN­TI­LLA

La sen­sa­ción con la que ca­si to­dos con­cuer­dan cuan­do se ba­jan de un kart es que­rer re­pe­tir la ex­pe­rien­cia. La adre­na­li­na que se li­be­ra cuan­do se hun­de el ace­le­ra­dor, trans­por­tar­se con la men­te al plano sub­je­ti­vo de una ca­rre­ra de la For­mu­la Uno y so­bre to­do, pa­sar un ra­to di­ver­ti­do y di­fe­ren­te con los ami­gos, ha­cen que las per­so­nas le den un “sí” ro­tun­do a es­te hobby que se pue­de dis­fru­tar en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

Xtre­me Karts es el nom­bre del si­tio en el que se le da rien­da suel­ta a la ve­lo­ci­dad. Que­da ubi­ca­do en el só­tano de la su­per­tien­da Jum­bo de la ca­lle 76 con ca­rre­ra 55. Co­mo lo ex­pli­ca su ge­ren­te co­mer­cial, Fran­cis­co Se­ve­ri­che, des­de ni­ños de 10 años has­ta per­so­nas de la ter­ce­ra edad pue­den atre­ver­se a ex- pe­ri­men­tar una ca­rre­ra re­crea­ti­va en los cin­co mi­nu­tos que dura ca­da turno.

“An­tes de em­pe­zar la ca­rre­ra lle­gan con la emo­ción de mon­tar­se al ca­rro por pri­me­ra vez, yo lo di­go por ex­pe­rien­cia. Cuan­do se ba­jan del ca­rro, au­to­má­ti­ca­men­te pa­gan otra mon­ta­da. Sen­tir­se un co­rre­dor de ca­rros se dis­fru­ta mu­cho”, des­cri­be Fran­cis­co. Agre­ga que el va­lor de ca­da turno es de 10.000 pe­sos y que úl­ti­ma­men­te dis­tin­tas em­pre­sas los vi­si­tan pa­ra rea­li­zar cam­peo­na­tos cor­po­ra­ti­vos.

Iván Lon­do­ño es uno de los vi­si­tan­tes de Xtre­me Karts y ma­ni­fies­ta que co­rrer en karts es “se­gu­ro y di­ver­ti­do al mis­mo tiem­po”. “Lo me­jor es que se li­be­ra un po­co de es­trés y se com­pi­te sa­na­men­te con los com­pa­ñe­ros”.

Los ca­rros dis­po­ni­bles en es­tos mo­men­tos son 10, pe­ro en pis­ta co­rren má­xi­mo sie­te pa­ra evi­tar la con­ges­tión. Del mis­mo mo­do –se­ña­la su ge­ren­te co­mer­cial– los vehícu­los son fa­bri­ca­dos di­rec­ta­men­te por Xtre­me Karts en sus ta­lle­res. “Los ca­rros tie­nen una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 40 ki­ló­me­tros por ho­ra con una gra­dua­ción a con­trol re­mo­to por par­te del per­so­nal que está en pits. Si el ca­rro está muy ve­loz lo con­tro­la­mos des­de acá y eso es una ayu­da que brin­da más se­gu­ri­dad, ya que hay per­so­nas que lle­gan con la fie­bre de co­rrer o con mu­cha adre­na­li­na”, con­clu­ye Se­ve­ri­che.

Mo­men­tos en los que dos co­rre­do­res com­pe­tían en la pis­ta ubi­ca­da en el só­tano de la su­per­tien­da Jum­bo.

«Lo me­jor de co­rrer karts es que se li­be­ra un po­co de es­trés y se com­pi­te sa­na­men­te». IVÁN LON­DO­ÑO Clien­te del lu­gar

| Fo­tos Or­lan­do Ama­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.