En un bus tam­bién se pue­de des­pe­dir la sol­te­ría

RE­VIS­TA SÍ ACOM­PA­ÑÓ A UNA BA­RRAN­QUI­LLE­RA EN LA NO­CHE PRE­VIA A SU BO­DA. LA AC­TI­VI­DAD EN EL VEHÍCU­LO IN­CLU­YÓ EL ‘SHOW’ DE UN ‘STRIP­PER’ QUE CON RE­GUE­TÓN Y OTROS GÉ­NE­ROS PREN­DIÓ LA FIES­TA QUE RO­DÓ HAS­TA LA MA­DRU­GA­DA.

Si - - Portada - POR SA­RA HER­NÁN­DEZ C.

EL PA­SEO: el re­co­rri­do de­mo­ró has­ta la 1:15 a.m. Du­ran­te el tra­yec­to el bus pa­só por va­rios lu­ga­res em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad co­mo La Tro­ja y va­rias ca­lles en el nor­te de Ba­rran­qui­lla. Tam­bién hu­bo una parada en el par­que Was­hing­ton. Las mu­je­res acom­pa­ña­ron el ra­to be­bien­do whisky, ga­seo­sa y agua.

No era una no­che cual­quie­ra, era la úl­ti­ma que Dia­la Wil­ches vi­vi­ría co­mo sol­te­ra. El re­loj mos­tra­ba un po­co me­nos de las 11 de la no­che y al­gu­nas in­tuían que lo que ve­nía era “fuer­te”, al me­nos así me lo de­ja­ron sa­ber.

Ya en el Ki­lla Bus Party, bus don­de fue la ac­ti­vi­dad, la emo­ción se sen­tía. “Fue una ale­gría muy gran­de re­unir­me con mis ami­gas, ade­más ha­bía mú­si­ca, nos es­tá­ba­mos mo­vien­do, ha­bía des­or­den y bue­na com­pa­ñía”, co­men­tó Dia­la so­bre aquel ins­tan­te.

Fo­tos, vi­deos, tra­gos y has­ta co­lla­res de flo­res fue­ron al­gu­nos de los ele­men­tos a los que re­cu­rri­mos quie­nes es­tá­ba­mos allí. Se sa­be que el bus está ro­dan­do pe­ro des­pués de un tiem­po no es al­go que ator­men­te. Llu­via de lu­ces, mú­si­ca ame­ni­za­da por un DJ y la emo­ción que 21 mu­je­res ale­gres y bu­lle­ras, en mo­vi­mien­to, era lo que allí se vi­vía.“hay una his­to­ria con ca­da una. Mo­men­tos es­pe­cia­les y di­fe­ren­tes que al fi­nal le dan va­lor a las can­cio­nes que can­ta­mos en ese mo­men­to”, re­cor­dó la no­via.

Marly, ma­dre del no­vio, fue una de las cin­co se­ño­ras in­vi­ta­das a la des­pe­di­da. “Fue un ins­tan­te en el que nos en­tre­ga­mos a la di­ver­sión y de pron­to a las ve­te­ra­nas que es­tá­ba­mos nos to­có ven­cer la di­fe­ren­cia y vi­vir­lo”, con­tó de la ac­ti­vi­dad. Ella se re­fie­re al bai­le en el tu­bo, ex­pe­rien­cia que no fue vi­vi­da igual por to­das. Una de ellas fue Ma­ría Cam­po se re­sis­tía a dar ese pa­so. “¡Yo, nooo!, eso dé­jen­lo pa­ra ellas –las jó­ve­nes–”, de­cía ‘roja’ de la pe­na. Aún así fue la pri­me­ra en pa­sar a la ‘ta­ri­ma’ an­te la in­sis­ten­cia de las 20 mu­je­res del gru­po y el DJ.

El bus so­lo se de­tu­vo has­ta que dos fal­ta­ron por bai­lar. Lue­go, la can­ción Op­pa Gan­gnam Sty­le in­di­ca­ba al­go pe­ro las in­vi­ta­das no sa­bían qué. El dis­co au­to­ri­za el in­gre­so de Superman, el strip­per que aho­ra es­ta­ba allí pa­ra com­pla­cer la vis­ta de las in­vi­ta­das. No era es­pe­ra­do. Ra­zón por la que “no fue una sor­pre­sa agra­da­ble” pa­ra la ‘Ne­gra’ y pa­ra Sarly (tía y ma­dre de la no­via, res­pec­ti­va­men­te) quie­nes lo re­fle­ja­ron en su ros­tros. Pe­ro esa ima­gen so­lo que­dó en sus men­tes y al ra­to em­pe­za­ron a re­la­jar­se y dis­fru­tar. Otras lu­cie­ron di­cho­sas al re­ci­bir la sor­pre­sa que lle­gó con ves­ti­do que si­mu­la­ba al de un po­li­cía.

Superman, que tra­ba­ja co­mo strip­per des­de el 2001, se mon­tó al bus y co­men­zó su bai­le, que du­ró 17:00 mi­nu­tos. Una pis­ta de mú­si­ca que mez­cla tres can­cio­nes: una del gru­po LMFAO, Under flow de JLO y Pit­bull, y la fa­mo­sa can­ción Op­pa Gan­gnam Sty­le. Te­mas que, de he­cho, re­fle­ja­ron su des­tre­za en el bai­le. La mis­ma que ha ob­te­ni­do en los más de 400 even­tos en­tre des­pe­di­das, cum­plea­ños y de­más ac­ti­vi­da­des a las que ha asis­ti­do. “Ca­da can­ción tie­ne sus mo­men­tos que se adap­ta­ron muy bien a la co­reo­gra­fía ”, ex­pli­có el hom­bre.

Ade­más, con­fie­sa que al fi­nal pa­só un mo­men­to “in­có­mo­do” pues “la gen­te pen­só que ha­ría al­go in­de­bi­do”. No ha­bía por qué preo­cu­par­se. Lo de él “es más un show sen­sual que vul­gar”. Allí ex­pli­ca que “una co­sa es ha­cer creer que lo vas ha­cer pe­ro otra es ha­cer­lo”.

De ahí en ade­lan­te, el hom­bre fue po­co a po­co des­pren­dién­do­se de su ves­tua­rio. Él le bai­la­ba muy de cer­ca a las mu­je­res que veía dis­pues­tas a mo­ver­se. Lue­go se me acer­có. ¿Qué sen­tí?, ner­vios, lo tu­ve tan cer­ca co­mo pa­ra sen­tir su res­pi­ra­ción, pe­ro al fi­nal fue di­ver­ti­do.

Lue­go Superman es­po­só a Dia­la y un sen­sual bai­le fue el pro­ta­go­nis­ta. Las ri­sas ner­vio­sas, co­mo las de Nany Ba­ra­cal­do, otra de las asis­ten­tes, fue­ron es­tre­llas por esos mi­nu­tos.“uno se une al mo­ti­vo. Superman lo hi­zo bien y yo me reía bas­tan­te, aun­que esa sor­pre­sa no me la es­pe­ra­ba”, ex­pre­só.

Al fi­nal, Dia­la tu­vo una no­che “pí­ca­ra” que hay que vi­vir “al me­nos una vez”; lo di­ce con se­gu­ri­dad y en­tre ri­sas pues sa­be que muy di­fí­cil­men­te ol­vi­da­rá ese úl­ti­mo mo­men­to de sol­te­ría.

«Fue una fe­li­ci­dad ex­tre­ma pa­ra Dia­la ver a sus ami­gas pen­dien­tes, uni­for­ma­das y ella co­mo to­da una ce­le­bri­dad».

‘“Superman”, co­mo se ha­ce lla­mar es­te ‘strip­per’, se pu­so un dis­fraz que si­mu­la­ba a un agen­te de la ley. | Fo­tos Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Co­mo re­qui­si­to, la fo­to an­tes de ini­ciar el re­co­rri­do con to­das las acom­pa­ñan­tes.

Las pa­sa­je­ras del bus sa­lu­da­ron a per­so­nas en si­tios co­mo La Tro­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.