La rum­ba a bor­do del 'Nojoda'

LA CHI­VA MÁS GRAN­DE DE TO­DAS SE TO­MÓ LA CIU­DAD EN UNA RUM­BA RO­DAN­TE LLE­NA DE MÚ­SI­CA Y DI­VER­SIÓN. LOS PA­RRAN­DE­ROS DE LA NO­CHE BAI­LA­RON DEN­TRO DEL VEHÍCU­LO EN EL QUE, EN ES­TA OCA­SIÓN, UNA DJ ERA LA EN­CAR­GA­DA DE ANI­MAR Y MU­SI­CA­LI­ZAR EL RE­CO­RRI­DO.

Si - - Portada - POR DA­NIE­LA FER­NÁN­DEZ COMAS

QUÉ SON: las chi­vas son gran­des bu­ses con si­llas en su in­te­rior que trans­por­tan in­di­vi­duos mien­tras es­tos bai­lan al son de un gru­po de mi­llo. Hay de va­rios ta­ma­ños, por lo que el va­lor de dis­fru­tar una no­che de rum­ba a bor­do de es­tos vehícu­los va­ría. La más gran­de fue bau­ti­za­da co­mo ‘Nojoda’, ha­cien­do ale­go­ría a la ex­pre­sión co­lo­quial cos­te­ña.

Eran las 10 de la no­che cuan­do el ‘Nojoda’ arran­có. Una chi­va, de gran­des pro­por­cio­nes, es­pe­ra­ba a las afue­ras del pun­to de en­cuen­tro (el bar La Po­pu­lar) a que las per­so­nas se mon­ta­ran. Mien­tras es­to ocu­rría ade­cua­ban com­ple­ta­men­te el vehícu­lo pa­ra el re­co­rri­do. Se­ría una no­che de di­ver­sión, mú­si­ca, bai­le y, cla­ro, mu­cho ca­lor. Es­to úl­ti­mo pa­sa­ba des­aper­ci­bi­do con un par de cer­ve­zas bien frías, las mis­mas que iban den­tro del bus que en los 80 trans­por­ta­ba a la gen­te en­tre Puer­to Co­lom­bia y Ba­rran­qui­lla.

Con el pri­mer beat de la mú­si­ca, los asis­ten­tes co­men­za­ron a dis­fru­tar. Madame Va­ci­le, DJ ba­rran­qui­lle­ra, era la en­car­ga­da de ha­cer­nos bai­lar con sus par­ti­cu­la­res mez­clas. “Pa­ra mí es emo­cio­nan­te por­que yo vi­ví el ‘Nojoda’ to­tal­men­te di­fe­ren­te cuan­do te­nía 15 años y nun­ca me ima­gi­né que po­dría to­car mi mú­si­ca en él’, afir­mó la DJ.

Un sin­nú­me­ro de sui­nes africanos se es­cu­cha­ban den­tro de es­te gran ca­rro rum­be­ro, per­mi­tien­do a más de uno in­ten­tar bai­lar. No era fá­cil, mu­cho me­nos en mo­vi­mien­to, pe­ro el áni­mo po­día más. El cen­tro era la pis­ta de bai­le. Ahí to­dos se ani­ma­ban a ‘ti­rar pa­se’. Aga­rra­dos de pe­que­ños tu­bos o apo­ya­dos en­tre las si­llas lo­gra­ban ha­cer­lo po­co a po­co.

PRI­ME­RA PA­RA­DA. Des­pués de 10 mi­nu­tos, el in­men­so ca­rro fue des­ace­le­ran­do. Ha­bía­mos lle­ga­do al pri­mer des­tino y en don­de to­dos se ba­ja­rían pa­ra se­guir bai­lan­do. ¿Có­mo no ha­cer­lo? La Tro­ja nos re­ci­bía. Los or­ga­ni­za­do­res anun­cia­ron que eran so­lo 20 mi­nu­tos en es­te pri­mer lu­gar, así que ha­bía que apro­ve­char. Cer­ve­zas iban y ve­nían. El ca­lor se sen­tía, pe­ro la sal­sa reinó y el tiem­po vo­ló. To­ca­ba su­bir de nue­vo. Pe­ro es­ta vez el tiem­po en rue­das fue ma­yor, el se­gun­do des­tino que­da­ba un po­co más ale­ja­do. Íba­mos a Zo­na F (en la ca­rre­ra 21).

PA­RA­DA TÉC­NI­CA. Hu­bo que ha­cer una pa­ra­da téc­ni­ca en La Po­pu­lar. Las cer­ve­zas que ha­cían ol­vi­dar el ca­lor ha­bían lle­ga­do ca­si a 0 y era ne­ce­sa­rio con­se­guir más. Pe­ro so­lo fue­ron unos mi­nu­tos, la di­ver­sión con­ti­nua­ba.

En Zo­na F, Fun­din­gue abrió sus puer- tas a los rum­be­ros del ‘Nojoda’. Pe­ro pri­me­ro, ha­bía que ir al ba­ño. Cla­ro, ya eran las 11:45 p.m. y la rum­ba no ha­bía pa­ra­do. Al­gu­nos, in­clu­so, apro­ve­cha­ron la zo­na de co­mi­das (Zo­na Food) pa­ra ali­men­tar­se, pe­ro lue­go si­guie­ron con la fies­ta. Cer­ca de 45 mi­nu­tos du­ró la úl­ti­ma pa­ra­da, en la que mú­si­ca cros­so­ver se bai­ló has­ta el can­san­cio. Fue una no­che di­fe­ren­te en la que to­dos los pa­sa­je­ros go­za­ron gri­tan­do: “¡nojoda!”.

La chi­va se ha con­ver­ti­do en ícono cul­tu­ral de la ciu­dad, es por eso que du­ran­te los días de Car­na­val es cuan­do más se ve ron­dan­do. | Fotos Ch­ris­tian Mer­ca­do

La DJ Madame Va­ci­le ani­mó a los bai­la­do­res con sus me­lo­días afri­ca­nas y ‘dan­cehall’ du­ran­te el re­co­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.