Pa­seo por el Avia­rio Na­cio­nal de Co­lom­bia

EN LA VÍA A BARÚ, A 40 MI­NU­TOS DES­DE EL CEN­TRO DE CAR­TA­GE­NA, ES­TÁ ES­TE ES­CE­NA­RIO QUE ACOGE A 1.800 AVES DE 138 ES­PE­CIES, MU­CHAS DE ELLAS REHABILITADAS TRAS EL DE­CO­MI­SO POR TE­NEN­CIA ILE­GAL.

Si - - Portada - El ga­lli­to de ro­ca es una de las aves en ex­hi­bi­ción en el bos­que hú­me­do tro­pi­cal. | Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

En bio­di­ver­si­dad de aves, Co­lom­bia es lí­der a ni­vel mun­dial con 1.905 es­pe­cies, se­gún las es­ta­dís­ti­cas del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble. Ha­bla­mos de ma­ra­vi­llas que so­bre­vue­lan y co­lo­rean los cie­los de es­ta par­te de la Tie­rra y al­gu­nas de las cua­les us­ted aho­ra pue­de ad­mi­rar con sus pro­pios ojos en Barú, zo­na in­su­lar de Car­ta­ge­na de In­dias.

Gua­ca­ma­yas ban­de­ra ha­cen par­te de la ex­hi­bi­ción de la es­pe­cie psi­tá­ci­das que dan la bien­ve­ni­da al Avia­rio Na­cio­nal de Co­lom­bia, abier­to en el km 14.5 de la vía Barú, con 1.800 aves de 138 es­pe­cies, mu­chas de ellas res­ca­ta­das lue­go de su de­co­mi­so por te­nen­cia ile­gal.

El re­co­rrido em­pie­za en la sel­va hú­me­da tro­pi­cal, uno de los tres am­bien­tes eco­sis­té­mi­cos en los que se di­vi­de el Avia­rio de sie­te hec­tá­reas. Al pa­sar por una cue­va, in­gre­sa a la pri­me­ra gran jau­la de in­mer­sión, don­de la per­cep­ción de en­cie­rro es ca­si nu­la. En es­te es­pa­cio vue­lan aves co­mo mar­tín pes­ca­dor, tur­pial y ga­lli­to de ro­ca.

Si­guien­do el ca­mino pue­de co­no­cer las es­pe­cies so­bre las que el Avia­rio tie­ne prin­ci­pal in­te­rés. “Los zoo­ló­gi­cos en Co­lom­bia fun­cio­nan con tres fi­nes: con­ser­va­ción, edu­ca­ción y re­crea­ción. No­so­tros, en con­ser­va­ción, tra­ba­ja­mos en tres es­pe­cies: pau­jil de pi­co azul, águi­la ar­pía y cón­dor an­dino. Fui­mos el pri­mer lu­gar en el mun­do que pu­do re­pro­du­cir el pau­jil de pi­co azul en cau­ti­ve­rio, tu­vi­mos 11 crías en 2013 y la idea es se­guir con es­ta re­pro­duc­ción has­ta te­ner una po­bla­ción su­fi­cien­te, cu­yos hi­jos pue­dan ser li­be­ra­dos en la Sie­rra Ne­va­da de San­ta Marta, zo­na en­dé­mi­ca de es­ta es­pe­cie, o sea, el úni­co lu­gar que ha­bi­ta en el mun­do”, ex­pli­ca la ve­te­ri­na­ria Paola Bui­tra­go.

Es así co­mo en es­ta enor­me jau­la pue­de apre­ciar muy de cer­ca el pau­jil de pi­co azul. Más ade­lan­te se to­pa­rá con una pa­re­ja de águi­las ar­pías y po­drá pa­sar ba­jo el gran ni­do que han cons­trui­do.

“Uno de los ín­di­ces de bie­nes­tar que no­so­tros ma­ne­ja­mos es la re­pro­duc­ción. Cuan­do los ani­ma­les se sien­ten bien en su há­bi­tat, se re­pro­du­cen. En­ton­ces, por ejem­plo, ca­da año de los pa­vos reales es­ta­mos te­nien­do 100 o 120 nue­vos in­di­vi­duos; los fla­men­cos dan unas 24 crías y las psi­tá­ci­das tam­bién tie­nen una cría anual”, in­di­ca Bui­tra­go.

Más ade­lan­te es­tán los bos­ques de vár­zea, zo­nas inun­da­bles don­de se for­man al­gu­nas la­gu­nas cuan­do llue­ve y que sir­ven de há­bi­tat de aves co­mo aru­co y cha­va­rrí. Con­ti­núa, en un área en­ra­ma­da, la ex­hi­bi­ción de tán­ga­ras, se­gún la ve­te­ri­na­ria Bui­tra­go, una de las es­pe­cies que le da el pri­mer pues­to a Co­lom­bia en di­ver­si­dad de aves.

Una vez ter­mi­na su re­co­rrido por la sel­va hú­me­da tro­pi­cal, pue­de aden­trar­se en la zo­na de li­to­ra­les, don­de abun­dan man­gla­res y vue­lan pe­lí­ca­nos, cor­mo­ra­nes y gar­zo­nes sol­da­dos. A su pa­so tam­bién en­cuen­tra el área de fo­chas, jus­to an­tes de re­co­rrer el há­bi­tat de las ci­güe­ñue­las, el ibis blanco y los co­lo­ri­dos fla­men­cos, en otro gran es­pa­cio de in­mer­sión.

El re­co­rrido aca­ba en el la­go de aves mi­gra­to­rias, don­de hay pa­tos ba­rra­que­tes, pi­sin­gos y ca­rre­te­ros, que du­ran­te el in­vierno en Nor­te y Su­ra­mé­ri­ca mi­gran has­ta es­te lu­gar. Así co­mo es­tos pa­tos, que a ve­ces pre­fie­ren que­dar­se des­pués de la épo­ca in­ver­nal, us­ted pue­de per­ma­ne­cer allí el tiem­po que desee, al fin y al ca­bo es­ta­rá en el avia­rio más gran­de de Co­lom­bia y uno de los más im­por­tan­tes en el mun­do.

CREAN­DO CON­CIEN­CIA: “Mu­chas aves nos lle­gan aquí frac­tu­ra­das, sin pi­co o de­for­mes. A los que tra­ba­ja­mos en zoo­ló­gi­cos nos en­can­ta­ría que dis­mi­nu­ye­ra la can­ti­dad de ani­ma­les que re­ci­bi­mos en mal es­ta­do por te­nen­cia ile­gal, y eso ha­ce par­te de la cam­pa­ña edu­ca­ti­va que no­so­tros aquí brin­da­mos, pues en la me­di­da en que la gen­te no los com­pre, las es­pe­cies no se van a sa­car de su me­dio y el pro­ce­so de con­ser­va­ción ya se­rá des­de su há­bi­tat na­tu­ral”, ex­pre­sa la ve­te­ri­na­ria Paola Bui­tra­go.

En el la­go ter­mi­na el re­co­rrido de ho­ra y me­dia por el Avia­rio, que abre dia­rio, de 9 a.m. a 5 p.m.

(De izq. a der.) Los fla­men­cos ro­sa­dos, pa­tos ca­rre­te­ros, pi­sin­gos y ba­rra­que­tes; tu­ca­nes y el pau­jil de pi­co azul ha­cen par­te de las es­pe­cies del Avia­rio, cu­ya en­tra­da cues­ta 30 mil, pa­ra ni­ños, y 35 mil, pa­ra adul­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.