Ju­gar ‘Bub­ble Soc­cer’, un nue­vo plan en La Are­no­sa

Se lla­ma ‘bub­ble soc­cer’, una ac­ti­vi­dad que pue­de con­ver­tir­la en su pa­sa­tiem­po.

Si - - Portada - POR DA­NIE­LA FER­NÁN­DEZ CO­MAS @DANIELAFERCO

No tie­ne que ser el me­jor fut­bo­lis­ta pa­ra prac­ti­car es­te de­por­te. So­lo ne­ce­si­ta ga­nas, ro­pa de­por­ti­va y ¡lis­to! Us­ted pue­de ju­gar un fút­bol que “no tie­ne re­glas, la úni­ca es el jue­go lim­pio” y es­tar cu­bier­to por una bur­bu­ja de ai­re. Así lo ex­pre­sa Óscar Gómez, el en­car­ga­do de es­ta ac­ti­vi­dad que, des­de prin­ci­pios de sep­tiem­bre, se en­cuen­tra dis­po­ni­ble al pú­bli­co en las can­chas de­por­ti­vas del co­le­gio San Jo­sé, al nor­te de la ciu­dad.

“El bub­ble Soc­cer (nom­bre ori­gi­nal) es un fút­bol recreativo y de con­tac­to”, ex­pli­ca Gómez.

“En es­te de­por­te las per­so­nas que­dan bien pro­te­gi­das, pues la bur­bu­ja cu­bre to­do su cuer­po y si caen, lo ha­cen muy bien acol­cho­na­dos”, aña­de.

Las bur­bu­jas, lle­nas de ai­re, son de ma­te­rial PBC y tie­nen su­fi­cien­te gro­sor –ase­gu­ra Óscar–, es­to con el fin de que un ju­ga­dor al te­ner un im­pac­to con otro, la per­so­na no se va a gol­pear.

An­drés Manjarréz, de 23 años, jue­ga bub­ble soc­cer des­de ha­ce po­co y aun- que con­cuer­da con Óscar en que es una ac­ti­vi­dad re­crea­cio­nal, ad­mi­te que “ago­ta más que un par­ti­do (de fút­bol) nor­mal”. “Hay que te­ner bas­tan­te fuer­za, equi­li­brio y re­sis­ten­cia. Tam­bién, sos­te­ner­se al mo­men­to de re­ci­bir el cho­que con el con­tra­rio”.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES Y RES­TRIC­CIO­NES. Quie­nes deseen aven­tu­rar­se y pa­sar un buen ra­to en es­ta nue­va ex­pe­rien­cia de­ben ves­tir con pren­das có­mo­das, de­por­ti­vas y, si tie­nen, gua­yos con ta­ches pe­que­ños. Asi­mis­mo, aque­llas per­so­nas que su­fran de hi­per­ten­sión, no pue­dan ace­le­rar su rit­mo car­día­co, o per­so­nas con do­lo­res en la co­lum­na de­ben abs­te­ner­se. Pe­ro es un de­por­te que lo pue­de ju­gar ca­si cual­quier per­so­na, no tie­ne límite de edad. Se­gu­ro Se­gún al­gu­nas de las per­so­nas que prac­ti­can es­ta ac­ti­vi­dad “el gol­pe y la caí­da sí se sien­te”, pe­ro no hay de qué preo­cu­par­se. Óscar ase­gu­ra que “no se ge­ne­ran le­sio­nes ” y que cuan­do al­guien cae, “lo ha­ce muy bien acol­cho­na­do”, no se preo­cu­pe.

Los equi­pos, de has­ta cin­co per­so­nas, pue­den in­te­grar­los hom­bres y mu­je­res.

«No es tan­to el sa­ber ju­gar sino el reír­se. Es un buen plan pa­ra pa­sar un domingo en fa­mi­lia». AN­DRÉS MANJARRÉZ Ju­ga­dor de ‘bub­ble soc­cer’

| Fotos Or­lan­do Ama­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.