LA BI­SU­TE­RÍA, UNA TÉC­NI­CA QUE ALI­VIA

Una víc­ti­ma de la gue­rra en­se­ña có­mo ha­cer co­lla­res crea­ti­vos pa­ra co­mer­cia­li­zar­los.

Si - - Hay Hobby - POR: ADRIA­NA PO­LO PERTUZ

A Ro­cío Cas­ti­llo le bas­ta te­ner unas se­mi­llas, gua­yas, pin­zas y otros ma­te­ria­les, pa­ra re­crear su men­te y bo­rrar las he­ri­das del pa­sa­do do­lo­ro­so que vi­vió. Es una ma­dre ca­be­za de fa­mi­lia, que a cau­sa del con­flic­to ar­ma­do per­dió a su es­po­so y se vio obli­ga­da a des­pla­zar­se des­de Ara­ca­ta­ca, Mag­da­le­na has­ta Ba­rran­qui­lla.

Pa­ra es­ta mu­jer via­jar so­la a la ciu­dad y con sus tres hi­jos no fue fá­cil. Lue­go de un lar­go tiem­po de su­fri­mien­to, re­fle­xio­nó y lle­gó a la con­clu­sión, de que si se que­da­ba llo­ran­do no sal­dría ade­lan­te. Fue así co­mo un día tras “sen­tir el lla­ma­do de Dios” bus­có la ma­ne­ra de sa­lir ade­lan­te con al­go que le gus­ta­ba y sa­bía ha­cer: tra­ba­jos ar­te­sa­na­les.

“Las ar­te­sa­nías son mi pa­sión, pe­ro mi fuer­te es la bi­su­te­ría”, con­tó. “Sin ne­ce­si­dad de re­vis­tas de di­se­ños” ca­da día po­ne a vo­lar su crea­ti­vi­dad e ima­gi­na­ción jun­to a la ex­pe­rien­cia que ha ad­qui­ri­do en los ocho años que lle­va desem­pe­ñan­do es­ta la­bor, pa­ra sa­car un pro­duc­to que ge­ne­ra ale­gría a las per­so­nas que lo ad­quie­ren.

“To­mo el nai­lon o la gua­ya, em­pie­zo a en­sar­tar las pie­dras, les agre­go al­gu­nos se­pa­ra­do­res y al fi­nal uno o va­rios di­jes de bron­ce, que le dan un to­que más lla­ma­ti­vo”. Agre­ga que le gus­ta arries­gar­se y que le apues­ta a di­fe­ren­tes pro­pues­tas, co­mo la de im­ple­men­tar más de un di­je a sus crea­cio­nes, lo que las ha­ce di­fe­ren­tes. Pa­ra ella no hay me­di­das ni can­ti­da­des exac­tas, le gus­ta ju­gar con los ma­te­ria­les. Por ejem­plo, en los di­jes, al­gu­nos tie­nen va­rios ori­fi­cios pe­que­ños en el cen­tro, que ella no desecha.

“A un alam­bre del­ga­do le en­tre­la­zo al­gu­nas pie­dras pe­que­ñas y lue­go reali­zo un te­ji­do en­tre los ori­fi­cios, es­te de­ta­lle lo ha­ce más lla­ma­ti­vo”, di­ce.

Por otra par­te, los que son sim­ples y pla­nos, tam­bién los ha­ce más atrac­ti­vos al pi­car al­gu­nas pie­dras de di­fe­ren­tes co­lo­res que con un pe­gan­te es­pe­cial los ad­hie­re al di­je.

Más allá de rea­li­zar bi­su­te­ría y re­par­tir­la en­tre sus clien­tes, Ro­cío quie­re lle­var es­te ar­te a mu­chas mu­je­res que igual que ella han si­do víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do y tie­nen ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas. En com­pa­ñía de Pas­to­ral So­cial de Ba­rran­qui­lla, ha abier­to un es­pa­cio en el que trans­mi­te su ta­len­to, del que tam­bién se pue­de vi­vir.

« Yo in­vi­to a to­das las mu­je­res a mo­ver­se, a rea­li­zar es­te ar­te y po­der te­ner un in­gre­so ». RO­CÍO CAS­TI­LLO MA­TU­TE En­tre­vis­ta­da

Ro­cío Cas­ti­llo rea­li­zan­do uno de sus di­se­ños du­ran­te la en­tre­vis­ta con re­vis­ta Sí. | Fo­tos: Or­lan­do Amador R.

Uno de sus nue­vos di­se­ños, es el de las tra­di­cio­na­les Ne­gri­tas Pu­loy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.