Lo que de­be sa­ber pa­ra ar­mar un pi­có

LOS TUR­BOS, CO­MO SE CO­NO­CE EN TÉR­MI­NOS PO­PU­LA­RES A LOS CO­LO­RI­DOS BAFLES, RE­PRE­SEN­TAN LA TRA­DI­CIÓN PI­CO­TE­RA.

Si - - Portada - POR INGUEL JULIETH DE LA RO­SA VEN­CE

La cultura pi­co­te­ra se rehú­sa a des­apa­re­cer. Las ver­be­nas no son el cen­tro de la rum­ba de hoy, pe­ro quie­nes la go­za­ron en ca­se­tas sa­ben por qué aún va­le la pe­na dis­fru­tar la sa­bro­su­ra ca­ri­be­ña con la que in­vi­ta a bai­lar un pi­có.

En 1953, Rafael Ji­ne­te de­ci­dió ar­mar un pi­có en ca­sa y for­mar la rum­ba en su cua­dra so­le­de­ña. ‘Ba­tien­do Ré­cord’ fue el nom­bre de aquel pi­có que sa­lió a re­co­rrer las ca­lles de So­le­dad y Ba­rran­qui­lla en 1958, el mis­mo que lue­go cam­bió su nom­bre a ‘El Mons­truo del So­ni­do’ y que a par­tir de la dé­ca­da de los 70, fi­nal­men­te, se dio a co­no­cer co­mo ‘El So­lis­ta’.

“De 1973 a 1983, yo fui el pi­co­te­ro de ‘El So­lis­ta’. Era la épo­ca do­ra­da de las ver­be­nas, do­mi­na­ban rit­mos de to­dos los paí­ses y los pi­co­te­ros bue­nos bus­cá­ba­mos ale­grar a la gen­te po­nien­do mú­si­ca va­ria­di­ta. Yo mez­cla­ba can­cio­nes cos­te­ñas, de Venezuela, sal­sa, ras­ca ras­ca, pop y así, una dis­tin­ta a la otra”, re­cuer­da Lu­ciano Ba­rra­za, ‘El Fla­co’.

“En 1985, ‘El So­lis­ta’ hi­zo un pa­re has­ta que yo cre­cí y me me­tí de lleno al pi­có. In­sis­tí y le di du­ro, y en los 90 lo­gra­mos de nue­vo el boom”, di­ce Ar­man­do Ji­ne­te, el Dj y ani­ma­dor co­no­ci­do co­mo ‘Ka­ta­plam’, el mis­mo pi­co­te­ro que, des­de la ad­mi­nis­tra­ción de ‘El So­lis­ta’ en su ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, ha brin­da­do su apo­yo a la mú­si­ca crio­lla.

“Mi ca­rre­ra mu­si­cal tie­ne mu­cho que ver con es­te pi­có. Gra­bé La abue­li­ta

cham­pe­túa y ‘El So­lis­ta’ fue el que la pu­so a so­nar, fue la lo­cu­ra”, cuen­ta Julio César Va­len­cia, el can­tan­te de cham­pe­ta co­no­ci­do co­mo ‘El Porky’.

ÁRMELO EN CA­SA. Cier­to es que ‘El So­lis­ta’ cuen­ta con 16 ba­jos, 10 me­dios y el tur­bo (el ba­fle más gran­de) que sue­na con seis par­lan­tes de 18 pul­ga­das. El mon­ta­je de es­te pi­có tra­di­cio­nal re­quie­re el tra­ba­jo y la fuer­za de cin­co hom­bres, du­ran­te dos ho­ras, ade­más del téc­ni­co de so­ni­do, Ges­ner Ji­ne­te, quien co­nec­ta to­dos los ‘ju­gue­tes’: dos to­ca­dis­cos, un mó­du­lo de CD, una con­so­la, cua­tro am­pli­fi­ca­do­res y los bafles.

Te­ner en ca­sa un pi­có co­mo ‘El So­lis­ta’ so­na­ría rim­bom­ban­te; sin em­bar­go, la ré­pli­ca de un tur­bo pue­de bas­tar pa­ra re­vi­vir una ver­be­na fa­mi­liar, res­pe­tan­do el vo­lu­men per­mi­ti­do por las au­to­ri­da­des y sin al­te­rar el or­den pú­bli­co.

Nel­son Sán­chez –sol­da­dor de ofi­cio y se­gui­dor de ‘El So­lis­ta’– ya tie­ne su pro­pio tur­bo: ‘NS Sound’. En So­le­dad, un fa­bri­can­te de pi­có le ar­mó un tur­bo de 1.50 m., en ma­de­ra, que res­guar­da cua­tro par­lan­tes de 15 pul­ga­das. Arri­ba tie­ne un par de ‘re­ga­de­ras’ con cua­tro par­lan­tes de 8 pul­ga­das, ca­da una, pa­ra com­ple­tar la po­ten­cia. La ima­gen pin­ta­da en el tur­bo –que vuel­ve icó­ni­co ca­da pi­có– es su pro­pia fi­gu­ra con la ca­mi­se­ta del equi­po del Bar­ce­lo­na y con el puen­te Pu­ma­re­jo de fon­do, que le re­cuer­da su ori­gen.

“En un mes pue­des te­ner tus bafles de ma­de­ra RH, ya pin­ta­dos. Vie­nen fo­rra­dos en lá­mi­nas de fór­mi­ca y con alu­mi­nio en los bor­des. Las ma­llas de te­la, co­no­ci­das co­mo ca­ña­ma­zo, los cu­bren con pin­tu­ras clá­si­cas o per­so­na­li­za­das, he­chas con es­mal­te fluo­res­cen­te. Es­tos bafles de ca­si 2 me­tros –in­clu­yen­do tur­bo y un par de re­ga­de­ras– cues­ta co­mo 1.600.000 pe­sos, y la pin­tu­ra que desee, unos 300 mil”, de­ta­lla el eba­nis­ta y fa­bri­can­te de pi­cós Edil­ber­to de la Hoz.

Pa­ra so­nar la mú­si­ca afri­ca­na, la sal­sa, y has­ta te­mas de Dio­me­des Díaz que le gus­tan a su ma­má, Nel­son cuen­ta, “por lo pron­to”, con dos má­qui­nas co­nec­ta­das a una con­so­la, un ecua­li­za­dor, un mó­du­lo de emi­so­ra, DVD y un compu­tador por­tá­til. En re­su­mi­das cuen­tas, una idea de lo que us­ted ne­ce­si­ta­ría si quie­re go­zar una rum­ba a lo po­pu­lar.

La ima­gen de ‘El So­lis­ta’ fue pin­ta­da por Wi­lliam Gutiérrez y su nom­bre es­tá ins­pi­ra­do en la ca­rá­tu­la de un an­ti­guo dis­co ve­ne­zo­lano. | Or­lan­do Ama­dor y César Bo­lí­var

Nel­son Sán­chez po­sa al la­do de su pi­có ca­se­ro: ‘NS Sound’.

Edil­ber­to de la Hoz, fa­bri­can­te de pi­cós en So­le­dad, jun­to a su úl­ti­ma crea­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.