CA­SA LO­MA

Cró­ni­ca de un via­je al puer­to de

Si - - Hay Paseo - POR LINDA ES­PE­RAN­ZA ARA­GÓN

SO­NI­DOS SU­BLI­MES E INDELEBLES, CON­VER­SA­CIO­NES AFABLES Y CHUSCAS SE ES­CU­CHAN DE BO­CA DE LAS MU­JE­RES DE BOM­BA, EN MAG­DA­LE­NA, MIEN­TRAS EJE­CU­TAN UNO DE SUS RI­TUA­LES MA­ÑA­NE­ROS: LA­VAR LA RO­PA DE SUS FA­MI­LIAS.

La cié­na­ga de Za­pa­yán ‘ se ale­gra’ cuando las sien­te lle­gar. Ellas se con­vi­dan pa­ra ir­se a la­var. Ma­dru­gar no pe­sa. Le­van­tar­se tem­prano es ameno, una ru­ti­na atrac­ti­va. Des­de las 3 de la ma­ña­na las mu­je­res se van al Puer­to de Ca­sa Lo­ma (en Bom­ba, Mag­da­le­na) con sus pon­che­ras en la ca­be­za ates­tas de ro­pa.

Cuando lle­gan a la ori­lla, no com­prue­ban si el agua es­tá fría: se qui­tan las chan­cle­tas, su­mer­gen los pies sin pen­sar­lo dos ve­ces, se di­ri­gen has­ta las pie­dras y ahí des­car­gan las pon­che­ras. Ca­da mu­jer tie­ne su pie­dra pa­ra la­var, y es me­nes­ter res­pe­tar­lo. Una a una se ubi­ca en su lu­gar y co­mien­za con la la­bor.

An­tes de mo­jar la ro­pa, pre­sio­nan las ba­rras de ja­bón con los man­du­cos has­ta lo­grar con­ver­tir las ba­rras en ca­pas del­ga­das pa­ra con­for­mar bo­las de ja­bón, lo que es apro­pia­do pa­ra en­ja­bo­nar las pren­das. El man­du­co es una pie­za de ma­de­ra que tie­ne for­ma de ba­te pe­que­ño, su pa­pel en el pro­ce­so de la­va­do es fun­da­men­tal, pues con él re­sul­ta más efec­ti­vo ‘des­per­cu­dir’ to­do ti­po de ves­ti­du­ra.

‘Echar cuen­to’ no pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do. La­var en si­len­cio no tie­ne ninguna gra­cia. Las mu­je­res mez­clan los so­ni­dos, esos so­ni­dos su­bli­mes e indelebles a las con­ver­sa­cio­nes afables y chuscas. Res­tre­gar, es­cu­rrir, sa­cu­dir y apa­lear la ro­pa fun­dan ecos pre­cio­sos que se vuel­ven glo­rio­sos cuando se en­cuen­tran con las ri­sas, los re­la­tos y la ma­ma­de­ra de ga­llo.

Unas de­jan el tin­to lis­to an­tes de sa­lir a la­var; otras lo pre­pa­ran ape­nas re­gre­san a ca­sa, por eso con­ta­bi­li­zan el tiempo y tie­nen un po­co de afán. Cuando una mu­jer aban­do­na una pie­dra, lle­ga otra y la to­ma, y eso pa­sa por­que lle­gan a acuer­dos y los tie­ne en cuen­ta ín­te­gra­men­te. Al­gu­nas, des­de muy tem­prano, se me­ten al agua con el ci­ga­rri­llo en la bo­ca, sin em­bar­go, eso no im­pi­de que suel­ten car­ca­ja­das y co­men­ten anéc­do­tas de sus vi­das.

El can­tar de los ga­llos acom­pa­ña el so­ni­do que sur­ge al fre­gar la ro­pa en­ja­bo­na­da. Mien­tras se es­me­ran en de­jar­la lim­pia, se cuen­tan his­to­rias y na­rran cier­tos se­cre­tos, de esos que se for­jan en el ho­gar y que aba­ten el co­ra­zón.

Las ri­sas tem­pra­ne­ras son el al­ma del tiempo jus­to en el mo­men­to en que el olor a ja­bón se abra­za con la se­re­na apa­ri­ción del sol. El Puer­to de Ca­sa Lo­ma es her­mo­so, pe­ro se con­vier­te en una maravilla cuando las mu­je­res bom­be­ras to­can sus aguas. La pe­re­za no tie­ne lu­gar, ma­dru­gar es una fies­ta que ali­men­ta es­ta cos­tum­bre an­ces­tral. Es un es­pec­tácu­lo que in­ven­tan las da­mas ma­dru­ga­do­ras en­ja­bo­nan­do, en­jua­gan­do y echan­do cuen­to. Una tra­di­ción que tran­si­ta con los años y que has­ta hoy no se des­pren­de de es­ta tie­rra.

| DEL 28.10 AL 03.11.2016 | 28-29

El Puer­to de Ca­sa Lo­ma es her­mo­so, pe­ro se con­vier­te en una maravilla cuando las mu­je­res bom­be­ras to­can sus aguas, co­mo en es­ta ima­gen. Fotos Ar­chi­vo par­ti­cu­lar.

Des­de las tres de la ma­ña­na las mu­je­res se van al Puer­to de Ca­sa Lo­ma con sus pon­che­ras en la ca­be­za re­ple­tas de ro­pa.

Vis­ta del Puer­to de Ca­sa Lo­ma mien­tras trans­cu­rre la ma­dru­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.