¿Dón­de to­mar vino en QUILLA?

NA­DA CO­MO EL SO­NI­DO DE UNA CO­PA CHOCÁNDOSE CON OTRA PA­RA HA­CER UN BRIN­DIS O EL DE UN COR­CHO AL SA­LIR DE UNA BO­TE­LLA. EN ES­TA EDI­CIÓN LES PRE­SEN­TA­MOS TRES LU­GA­RES EN LOS QUE PUE­DE DIS­FRU­TAR DE ES­TE PLA­CER DE LA VI­DA.

Si - - Hay Rumba - POR LORAINE OBRE­GÓN

En Ba­rran­qui­lla la cul­tu­ra de to­mar vino va en au­men­to, o al me­nos eso es lo que se per­ci­be cuan­do sa­les a al­gu­nos si­tios y en­cuen­tras que en su car­ta o en sus vi­tri­nas, es­ta mi­le­na­ria be­bi­da es la pro­ta­go­nis­ta.

En re­vis­ta Sí nos pu­si­mos a la ta­rea de bus­car tres es­pa­cios, ca­da uno con ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes, pa­ra que us­ted in­cur­sio­ne en el con­su­mo del vino o si ya lo ha he­cho, au­men­te sus co­no­ci­mien­tos y agu­di­ce su pa­la­dar.

La bri­sa de la no­che, bue­na com­pa­ñía y una bo­te­lla de vino son los ele­men­tos que pri­man en la es­qui­na don­de que­da Fiordi, en el nor­te de la ciu­dad.

La op­ción en es­te lu­gar es de­par­tir con su pa­re­ja, ami­gos o fa­mi­lia­res en un am­bien­te re­la­ja­do, tran­qui­lo, con jazz de fon­do que se con­fun­de con el so­ni­do del brin­dis de va­rias co­pas.

La ca­va de es­te es­ta­ble­ci­mien­to es am­plia y sus pre­cios se adap­tan pa­ra to­do aquel que se dis­pon­ga a su­mer­gir­se en el sa­bor de una bue­na ce­pa.

“Con­ta­mos con vi­nos chi­le­nos, ar­gen­ti­nos, es­pa­ño­les, ita­lia­nos, fran­ce­ses, un po­co de vino ame­ri­cano, su­r­ame­ri­cano y su­ra­fri­cano”, co­men­tó Pe­dro Sal­ce­do, due­ño de es­te es­ta­ble­ci­mien­to, pio­ne­ro en la cul­tu­ra del vino en Ba­rran­qui­lla.

Cuan­do us­ted in­gre­sa a Bevgo la mi­ra­da se le pier­de en­tre la gran can­ti­dad de vi­nos que es­te es­ta­ble­ci­mien­to ofre­ce. Pa­ra los co­no­ce­do­res se­ría co­mo el ‘pa­raí­so’ de la ce­pa.

Co­mo lo ex­pre­sa Ma­ría Clau­dia Ma­rín, ge­ren­te del lu­gar, en lo que se re­fie­re a vi­nos, es­te “no es­tá ca­sa­do con nin­gún pro­vee­dor”, pues ofre­cen “chi­le­nos, ar­gen­ti­nos, ca­li­for­nia­nos, es­pa­ño­les, ita­lia­nos y fran­ce­ses”.

Los aman­tes del vino y la cul­tu­ra es­pa­ño­la no ten­drán que que­dar­se en ca­sa el fin de se­ma­na ima­gi­nan­do la ex­pe­rien­cia de com­par­tir con su pa­re­ja, ami­gos y fa­mi­lia­res, pues Olé la Ta­pe­ría abre sus puer­tas pa­ra que vi­van un am­bien­te de gas­tro­no­mía y mú­si­ca es­pa­ño­la acom­pa­ña­da de una co­pa de vino.

En ca­so de ex­pe­ri­men­tar, la car­ta es­ta­rá abier­ta pa­ra que so­li­ci­te un coc­tel a ba­se de vino tin­to o vino blan­co de ve­rano, con Spri­te y to­ques de li­món.

«El vino es una be­bi­da que des­pués que uno se acos­tum­bra a to­mar­la, se vuel­ve im­pres­cin­di­ble». PE­DRO SAL­CE­DO Pro­pie­ta­rio de Fiordi

¿De­di­tos in­te­gra­les? Sí. Así es. En Fit Choi­ces, un mer­ca­do de pro­duc­tos sa­lu­da­bles que des­de ha­ce un año abrió su res­tau­ran­te, us­ted pue­de dis­fru­tar de es­te de­li­cio­so ape­ri­ti­vo. Es un de­di­to hor­nea­do, he­cho a ba­se de ha­ri­na in­te­gral, que­so cos­te­ño ba­jo en gra­sa y to­tal­men­te ba­jo en sal. Su po­pu­la­ri­dad ha he­cho que los asi­duos clien­tes al lu­gar quie­ran lle­vár­se­lo en ban­de­jas de 8 uni­da­des, pe­que­ñas y me­dia­nas (co­mo en la fo­to), con­ge­la­das pa­ra hor­near en ca­sa. Pe­ro si lo que quie­re es sen­tar­se a tar­dear, sin pen­sar en los ki­li­tos de más, lo pue­de ha­cer. Aquí lo hor­nean al mo­men­to. Tam­po­co pue­de de­jar de pro­bar la ex­qui­si­ta tor­ta de ha­ri­na de co­co y are­qui­pe sin azú­car. Es ¡pa­ra chu­par­se los de­dos! DÓN­DE: ca­lle 79 N° 55-39. HO­RA­RIO: lu­nes a sá­ba­dos, de 10:00 a.m. a 9:00 p.m. Do­min­gos de 3:00 p.m. a 9:00 p.m.

Fiordi es el pun­to de en­cuen­tro de ami­gos, fa­mi­lia­res y pa­re­jas pa­ra de­gus­tar una bue­na co­pa de vino. |Nat­hi Fran­ke

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.