EL UNI­VER­SO que en­vuel­ve a los afi­cio­na­dos a la as­tro­no­mía

APO­LI­NAU­TAS ES UN GRU­PO DE COS­TE­ÑOS APA­SIO­NA­DOS POR EL ES­PA­CIO QUE APRO­VE­CHA CA­DA FE­NÓ­MENO AS­TRO­NÓ­MI­CO, PA­RA CO­NO­CER QUÉ HAY MÁS ALLÁ DE LA TIE­RRA.

Si - - Hay Hobby - POR IN­GUEL JU­LIETH DE LA RO­SA VEN­CE

Ob­ser­var a Jú­pi­ter des­de las pla­yas de Ca­ño Dul­ce (Atlán­ti­co), ver cons­te­la­cio­nes o llu­vias de estrellas des­de el Ma­le­cón de Puer­to Co­lom­bia y has­ta to­mar fo­tos con una su­per­cá­ma­ra de la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal son al­gu­nos de los pla­nes que dis­fru­tan ha­cer los apo­li­nau­tas, un gru­po di­ver­so de afi­cio­na­dos a la as­tro­no­mía que se reúnen en Ba­rran­qui­lla y el Ca­ri­be pa­ra des­cu­brir qué hay más allá de es­ta Tie­rra.

Ri­car­do Jiménez tiene 23 años y Jesús Cal­de­rón, 24. Am­bos jó­ve­nes, cuan­do ni­ños, so­ña­ban con ser as­tro­nau­tas. Aho­ra, aun­que el pri­me­ro es­tu­dia Con­ta­du­ría y el se­gun­do es gra­dua­do en In­ge­nie­ría de Sis­te­mas, de­di­can su tiem­po li­bre a ex­plo­rar el es­pa­cio a tra­vés de las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas que tie­nen a la mano y re­ci­bien­do el co­no­ci­mien­to que de for­ma au­to­di­dac­ta han apren­di­do otros apo­li­nau­tas.

“En ju­lio nos pa­sa­mos una no­che en­te­ra vien­do la lle­ga­da de la son­da Juno a la ór­bi­ta de Jú­pi­ter. Usa­mos te­les­co­pios, bi­no­cu­la­res y apli­ca­cio­nes mó­vi­les pa­ra ras­trear la tra­yec­to­ria de la son­da. Esa no­che co­no­ci­mos la at­mós­fe­ra de Jú­pi­ter y to­das las ma­nio­bras pe­li­gro­sas que tu­vo que ha­cer Juno pa­ra lle­gar has­ta allá. Es­tá­ba­mos a la ex­pec­ta­ti­va, por­que creía­mos que la son­da iba a ser ab­sor­bi­da por el pla­ne­ta”, cuen­ta Ri­car­do una de sus ex­pe­rien­cias co­mo apo­li­nau­ta.

Jesús tam­po­co ol­vi­da uno de los me­jo­res re­cuer­dos que tiene co­mo apo­li­nau­ta: “Ha­ce unos me­ses nos reuni­mos en Com­ba­rran­qui­lla pa­ra to­mar fo­tos con una cá­ma­ra que es­tá en el es­pa­cio. Abri­mos la apli­ca­ción de Earth­kam y se­lec­cio­na­mos los lu­ga­res del mun­do que que­ría­mos fo­to­gra­fiar, con coor­de­na­das y to­do, y cuan­do la es­ta­ción es­pa­cial pa­sa­ba por ahí cap­ta­ba las imá­ge­nes. A los tres días me

lle­gó la fo­to del arre­ci­fe de co­ral de Aus­tra­lia que to­mé, fue ge­nial”.

En Fa­ce­book, el gru­po Apo­li­nau­tas tiene 32 miem­bros y en What­sapp exis­te otro gru­po con más de 100 in­te­gran­tes, que tam­bién sir­ve pa­ra con­vo­car ac­ti­vi­da­des en las que, ade­más de ob­ser­var fe­nó­me­nos as­tro­nó­mi­cos, co­mo la re­cien­te su­per­lu­na, se rea­li­zan char­las y has­ta se com­par­te al­re­de­dor de una fo­ga­ta de vez en cuan­do.

En un en­cuen­tro con los apo­li­nau­tas po­de­mos apren­der, por ejem­plo, que la su­per­lu­na es más fre­cuen­te de lo que los me­dios di­cen y mu­chas per­so­nas creen. Es un fe­nó­meno que ocu­rre cuan­do la Lu­na en sus fa­ses lle­na o nue­va pa­sa por pe­ri­geo, su pun­to más cer­cano a la Tie­rra. “Hay que te­ner en cuen­ta que el ojo hu­mano no es ca­paz de de­ter­mi­nar cuán­to más gran­de se pue­de ver la Lu­na lle­na en pe­ri­geo, por­que so­lo se ve más cer­ca en un 8%”, acla­ra Alfonso Hi­ram, do­cen­te de As­tro­no­mía y Cien­cias Es­pa­cia­les.

Mien­tras con­ver­sa­mos y re­gis­tra­mos al­gu­nas fo­tos pa­ra es­te ar­tícu­lo, el pro­fe Alf tam­bién nos mues­tra el Sol por re­fle­jo, con un te­les­co­pio new­to­niano. Es una téc­ni­ca de ob­ser­va­ción se­gu­ra, por­que el Sol no se ve di­rec­to, sino so­bre un pa­pel, que igual per­mi­te ver su lim­bo y man­chas so­la­res si las hu­bie­re.

“Una par­ti­cu­la­ri­dad de es­ta ob­ser­va­ción es que no ocu­rre en vi­vo y en di­rec­to, lo que ve­mos en el pa­pel es una ima­gen del sol de ha­ce ocho mi­nu­tos, por­que eso tar­da la luz del Sol en lle­gar acá”, ex­pli­ca Jor­ge Sa­la­zar, di­rec­tor de la fun­da­ción Gru­po Apo­lo.

Por cier­to, los apo­li­nau­tas son un mo­vi­mien­to in­for­mal de la fun­da­ción Gru­po Apo­lo (con­so­li­da­da le­gal­men­te), por tan­to, unir­se a es­ta ma­ni­fes­ta­ción no tiene nin­gún cos­to, es so­lo se­guir su agen­da por re­des so­cia­les y asis­tir li­bre­men­te a sus ac­ti­vi­da­des.

“Hay mu­cha gen­te que nun­ca ha vis­to una es­tre­lla fu­gaz. Una llu­via de estrellas, por ejem­plo, es una opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer es­te ti­po de fe­nó­me­nos y con­tar 100 o 200 estrellas que van y vie­nen a sim­ple vis­ta”, di­ce Jor­ge, ex­ten­dien­do la in­vi­ta­ción a to­dos los in­tere­sa­dos.

| DEL 18 AL 24.11.2016 |

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.