‘El Hi­lo ro­jo’ del ro­man­ce lle­ga al ci­ne

Si - - Hay Cine - POR LORAINE OBRE­GÓN DO­NA­DO

Ma­nuel y Abril es­tán fe­liz­men­te ca­sa­dos; él con Laura, ella con Bruno. Su his­to­ria co­mien­za al co­no­cer­se en un avión y se­pa­rar­se in­me­dia­ta­men­te. Pe­ro años des­pués se vuel­ven a en­con­trar de­mos­tran­do que una fuer­za en­tre ellos de­ter­mi­na­rá su des­tino.

Com­ba­rran­qui­lla se­de Country.

En Ba­rran­qui­lla, la cos­tum­bre de to­mar­se los tra­gui­tos y lue­go ir a co­mer se man­tie­ne, tan­to así que hay quie­nes no per­do­nan lle­gar a ca­sa con el es­tó­ma­go va­cío. Are­pas, co­mi­da ‘cha­ta­rra’, piz­zas, asa­dos, pa­ta­co­nes, so­pas y fri­tos son al­gu­nos de los pla­tos que eligen los ba­rran­qui­lle­ros sin pen­sar­lo dos ve­ces.

Ser­gio Var­gas, na­ti­vo de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co y es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría In­dus­trial, ma­ni­fies­ta que cuan­do se va de rum­ba con sus ami­gos “no hay po­si­bi­li­dad” de evi­tar acer­car­se a un pues­to de co­mi­das rá­pi­das.

“Yo nor­mal­men­te ten­go que co­mer an­tes de dor­mir, por eso lue­go de to­mar, lle­go a un pues­to de co­mi­da rá­pi­da que es­té abier­to en la ma­dru­ga­da y que tam­bién sea un lu­gar que me re­sul­te ase­qui­ble. Por lo ge­ne­ral, tien­do a pe­dir la fa­mo­sa sal­chi­pa­pa, por­que es lo que más se con­su­me y me gus­ta”. Tam­bién —agre­ga— co­me pa­ra que al día si­guien­te no lo afec­te tan­to la re­sa­ca.

Por su par­te, Er­lant Gó­mez, ope­ra­rio de en­sam­ble, co­men­ta que por gus­to pro­pio no se acues­ta sin an­tes pro­bar bo­ca­do. “Siem­pre que sal­go a rum­bear y to­mo, me en­can­ta co­mer co­mi­da rá­pi­da. Por ejem­plo, ca­si siem­pre pi­do chu­zos des­gra­na­dos, salchipapas y pa­ta­co­nes. A ve­ces pre­fie­ro co­mer un lo­mo o car­ne asa­da, lo que sea, siem­pre y cuan­do no me acues­te sin pro­bar al­go ri­co”.

El es­tu­dian­te de Con­ta­du­ría Pú­bli­ca Edier Pa­rra, di­ce que “lue­go de sa­lir a rum­bear a dis­co­te­cas o ba­res” le gus­ta co­mer, por­que nor­mal­men­te tie­ne mu­cho ape­ti­to y el ‘tra­go’ le ge­ne­ra la sen­sa­ción de ham­bre.

Res­pec­to a la co­mi­da que eli­ge, cuen­ta que pre­fie­re piz­zas y pe­rros calientes, sin em­bar­go, ad­vier­te que to­do de­pen­de en qué lu­gar se en­cuen­tre, pues pre­fie­re pe­dir en lu­ga­res que es­tén cer­ca de la dis­co­te­ca o bar en el que ha de­par­ti­do, o si se en­cuen­tra cer­ca de su vi­vien­da pien­sa en un es­ta­ble­ci­mien­to cer­cano.

Ju­lio Co­lón, elec­tri­cis­ta in­dus­trial, re­la­ta que nor­mal­men­te cuan­do to­ma, si no in­gie­re co­mi­da dos ho­ras an­tes, el li­cor le ge­ne­ra ham­bre.

“El al­cohol me abre mu­cho el ape­ti­to. Nor­mal­men­te si no he co­mi­do an­tes, bus­co al­gún ali­men­to de pe­so, de sal, pa­ra que el es­tó­ma­go aguan­te, en el ca­so de que quie­ra seguir to­man­do has­ta tar­de”.

Aña­dió que “mu­chas ve­ces”, cuan­do to­ma y co­me des­pués, lo ha­ce con el fin de que el al­cohol no le ha­ga tan-

LA EX­QUI­SI­TA Y ABUN­DAN­TE CO­MI­DA NO ES­TA­RÁ AU­SEN­TE EN LA NO­CHE DE VE­LI­TAS. FRI­TOS, SANCOCHOS Y MU­CHO MÁS SE PUE­DE EN­CON­TRAR EN LA OFER­TA GAS­TRO­NÓ­MI­CA QUE OFRE­CE LA CIU­DAD. VI­SI­TA­MOS TRES PUN­TOS EN DI­FE­REN­TES SEC­TO­RES PA­RA QUE US­TED ES­CO­JA.

DÓN­DE:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.