PO­LE DAN­CE,

Una prác­ti­ca ‘sexy’ y ‘fit’

Si - - Hay Hobby - POR INGUEL JULIETH DE LA RO­SA VEN­CE

“El po­le dan­ce es muy am­plio, pue­de ser tan sexy o tan fitness co­mo tú lo quie­ras”. Es­tas son las pri­me­ras pa­la­bras de la ins­truc­to­ra ve­ne­zo­la­na Lis­beth Ju­liao Ja­ra­mi­llo, jus­to cuan­do da ini­cio a los 25 mi­nu­tos de ca­len­ta­mien­to que son ne­ce­sa­rios “pa­ra pre­pa­rar muy bien los múscu­los” y sen­tir­se ap­tos pa­ra prac­ti­car con el tu­bo de me­tal.

Una vez aca­ba es­ta fa­se ini­cial de es­ti­ra­mien­tos, el cuer­po en­tra en ca­lor y el tu­bo de­ja de sen­tir­se tan frío al tac­to co­mo po­día es­tar al prin­ci­pio. “Des­de aho­ra y has­ta el fi­nal de la cla­se, siem­pre va­mos a es­tar en pun­tas”, le es­cu­cho de­cir a la ins­truc­to­ra Ju­liao, an­tes de em­pe­zar en fir­me la cla­se de po­le dan­ce pa­ra prin­ci­pian­tes a la que he si­do in­vi­ta­da.

Des­pués de unos mi­nu­tos em­pi­na­da em­pie­zo a sos­pe­char que has­ta la sen­sua­li­dad aquí pue­de ago­tar. No acos­tum­bro ha­cer ejer­ci­cios, pe­ro, por for­tu­na, me doy cuen­ta que es­to no es una li­mi­tan­te pa­ra ini­ciar con al­go de ca­mi­na­tas (sen­ci­llas y do­bles), vuel­tas al tu­bo y un par de fi­gu­ras, in­clu­yen­do el gi­ro bá­si­co del bom­be­ro, con el que nos des­li­za­mos al­re­de­dor del tu­bo has­ta lle­gar al sue­lo. En es­te pun­to, in­sis­to, cues­ta un po­co man­te­ner­se em­pi­na­da to­do el tiem­po.

Es­ta pri­me­ra cla­se tam­bién in­clu­ye ador­nos co­mo ‘aus­tra­liano’ (de arri­ba ha­cia aba­jo con pier­nas abier­tas y ca­be­za ha­cia atrás), la ‘A’ (di­bu­jan­do un círcu­lo en el ai­re con el pe­cho) y ‘ma­ri­po­sa’ (abrien­do y ce­rran­do pier­nas, aga­cha­da). To­dos, mo­vi­mien­tos de es­pal­das al tu­bo y, ob­vio, ¡em­pi­na­da!

Diagonal a mí es­tá Ju­lia­na An­ga­ri­ta. Des­de ha­ce tres me­ses es­ta co­mu­ni­ca­do­ra so­cial de 27 años se su­mó a las cla­ses de Po­le­li­fe Fitness, en Ba­rran­qui­lla, y –co­mo yo– lle­gó sien­do “ce­ro atlé­ti­ca, ce­ro fle­xi­ble y con ce­ro fuer­za”.

“Lo que me gus­tó fue que, des­pués que se me pa­sa­ron to­dos los do­lo­res del cuer­po, vi los avan­ces. A las dos se­ma­nas ya uno pue­de sor­pren­der­se ha­cien­do su pro­pia fi­gu­ra. Yo de­cía: ha­ce un par de se­ma­nas me la pa­sa­ba acos­ta­da y aho­ra es­toy ha­cien­do es­to, me en­can­ta la evo­lu­ción de mi cuer­po”, cuen­ta An­ga­ri­ta, sa­tis­fe­cha por ha­ber ad­qui­ri­do “más fuer­za en bra­zos y ab­do­men” e ir te­nien­do ca­da vez “más de­fi­ni­ción en las pier­nas”.

Ju­lia­na prac­ti­ca una ho­ra, dos ve­ces a la se­ma­na, tiem­po pru­den­te según la ins­truc­to­ra Ju­liao. “La pri­me­ra se­ma­na te van a do­ler los múscu­los, te vas a mal­tra­tar la piel, eso es nor­mal. Así que lo me­jor es que le des uno o dos días de des­can­so al cuer­po. Cuan­do ya tie­nes en­tre seis y ocho me­ses prac­ti­can­do, sí pue­des au­men­tar la in­ten­si­dad y ve­nir dos o cua­tro ve­ces a la se­ma­na”, in­di­ca.

A mi la­do tam­bién es­tá Ma­ría Eu­ge­nia Es­ca­lan­te, una ins­truc­to­ra de pi­la­tes de 29 años, que des­de ha­ce tres prac­ti­ca po­le dan­ce. “Yo ve­nía de ha­cer ejer­ci­cios, pe­ro me cos­tó la sen­sua­li­dad”, re­co­no­ce hoy, pe­ro con la sa­tis­fac­ción de lo­grar “una to­ni­fi­ca­ción más bo­ni­ta del cuer­po en com­pa­ra­ción a la que se ad­quie­re en el gim­na­sio”.

En de­fi­ni­ti­va es­ta es mi ac­ti­vi­dad re­co­men­da­da si se quie­re te­ner fuer­za, fle­xi­bi­li­dad y, so­bre to­do, con­fian­za en sí mis­ma. “Tie­nes que dar­le a tu cuer­po la opor­tu­ni­dad de que te sor­pren­da”, co­mo di­ce la ex­per­ta.

La ins­truc­to­ra ve­ne­zo­la­na Lis­beth Ju­liao, de­di­ca­da a es­ta prác­ti­ca des­de ha­ce sie­te años, nos en­se­ña la fi­gu­ra ‘ma­ri­po­sa’. | Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Es­ta es la fi­gu­ra del pos­te, tam­bién lla­ma­da ‘flatli­ne scor­pio’ en el ‘po­le dan­ce’.

SE­GU­RI­DAD: más allá de los be­ne­fi­cios fí­si­cos que ha ob­te­ni­do con el ‘po­le dan­ce’, Ju­lia­na An­ga­ri­ta, de 27 años, re­sal­ta el cam­bio men­tal que le ha de­ja­do. “Sien­to una se­gu­ri­dad enor­me, sien­to que pue­do con­quis­tar el mun­do, por­que ha­go al­go que po­cos ha­ce

MO­VI­MIEN­TOS BÁ­SI­COS: du­ran­te la pri­me­ra cla­se es po­si­ble ha­cer ca­mi­na­tas sen­ci­llas y do­bles, vuel­tas al tu­bo y ador­nos co­mo ‘aus­tra­liano’, la ‘A’ y ‘ma­ri­po­sa’.

PA­RA EM­PE­ZAR: es ne­ce­sa­rio ha­cer ca­len­ta­mien­to du­ran­te unos 25 mi­nu­tos. La ins­truc­to­ra Ju­liao re­cu­rre a ejer­ci­cios fun­cio­na­les, pe­sas y has­ta al­go de yo­ga di­ná­mi­co pa­ra pre­pa­rar bien los múscu­los an­tes de la ac­ti­vi­dad y evi­tar le­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.