Se acer­ca la Se­ma­na San­ta

FRU­TAS Y TUBÉRCULOS SE TO­MAN AL­GU­NOS LU­GA­RES PÚ­BLI­COS DE LA CIU­DAD EN FOR­MA DE DUL­CES TÍ­PI­COS, PA­RA DAR­LE LA BIEN­VE­NI­DA A LA SE­MA­NA SAN­TA. HOY LE MOSTRAMOS LOS MÁS EXÓ­TI­COS.

Si - - Top -

La va­rie­dad de dul­ces lle­ga a Ba­rran­qui­lla.

LES MOSTRAMOS LOS MÁS EXÓ­TI­COS PA­RA QUE LOS DEGUSTE.

POR TEM­PO­RA­DA: al­gu­nas ven­de­do­ras sue­len ofre­cer sus pro­duc­tos du­ran­te to­do el año. Hay quie­nes so­lo lo ha­cen en es­ta épo­ca, pues “se ven­den me­jor los dul­ces”. Es­to ocu­rre por­que fru­tas co­mo el Ica­co se en­cuen­tran en gran can­ti­dad pa­ra la tem­po­ra­da de Se­ma­na San­ta, bau­ti­zan­do co­mo ‘dul­ces de Se­ma­na San­ta’ a es­tos de­li­cio­sos man­ja­res. POR DANIELA FER­NÁN­DEZ COMAS @DANIELAFERCO Año tras año, la sa­zón de Pa­len­que, Bolívar, lle­ga a Ba­rran­qui­lla pa­ra de­lei­tar­nos con sus crea­cio­nes. Sea di­rec­ta­men­te des­de allá, o a tra­vés de ba­rran­qui­lle­ras con san­gre pa­len­que­ra, los dul­ces tí­pi­cos no pue­den fal­tar en es­ta tem­po­ra­da. An­tes y du­ran­te la Se­ma­na Ma­yor, en cual­quier pre­sen­ta­ción.

Co­mo mu­chos sa­ben, las co­ca­das o los dul­ces que lle­van le­che, co­co o are­qui­pe son los más ape­te­ci­dos, los más tra­di­cio­na­les. Por eso, en es­ta oca­sión, bus­ca­mos lo me­nos co­mu­nes, en el par­que Su­ri Sal­ce­do.

“El que más ven­de­mos es el de co­co con le­che, tam­bién el de le­che con ña­me y de le­che cor­ta­da”, ex­pli­ca Shirly Sal­ga­do. No es de Pa­len­que, tie­ne fa­mi­lia allá. Tam­po­co ha­ce dul­ces, ven­de los que ha­ce su ma­má. “Yo sé ha­cer­los pe­ro no ten­go la pa­cien­cia. Por eso mi ma­má los ha­ce, ella tie­ne el pun­to exac­to”, ad­mi­tió la que fue tam­bién Chi­ca M!ér­co­les, en di­ciem­bre de 2015.

Asi­mis­mo, co­mo to­do chef de un res­tau­ran­te gour­met, las ha­ce­do­ras de es­tas de­li­cias tam­bién le han pues­to crea­ti­vi­dad a sus pro­duc­tos, in­no­van­do con fru­tas y mez­clan­do sus sa­bo­res. Hay pa­ra to­dos los gus­tos. Hoy en día el que más bus­can es el de mon­go mon­go.

“Des­de que co­men­za­ron a ha­cer dul­ce de mon­go mon­go co­men­za­ron tam­bién con el cuen­to que es afro­di­sia­co, pe­ro eso lo di­cen es pa­ra que com­pren”, son­ríe Mi­reys Obe­so al pre­gun­tar­le por es­te pro­duc­to. Ese “cuen­to” es el que re­la­ta Ma­yer­lis Ca­sia­ni, tam­bién de fa­mi­lia pa­len­que­ra. “Fí­ja­te que a mí me pre­ñó un año. De tan­to co­mer mon­go mon­go sa­lí em­ba­ra­za­da”, con­tó Ca­sia­ni de lo que di­ce cuan­do le pi­den mon­go mon­go, aña­dien­do que “con eso la gente se ‘fa­ja’ a com­prar”.

Al es­cu­char es­to, un ar­te­sano que ha­bía lle­ga­do al pun­to de Mi­reys Obe­so a com­prar el que más le gus­ta, el de pa­pa­ya, pre­gun­tó ex­tra­ña­do “¡¿cuál es el afro­di­sia­co?!”, pe­ro ella le ex­pli­có que no era así. Que la can­ti­dad de fru­tas que lo com­po­nen son las que ha­cen creer que es­te tie­ne un efec­to. Efec­to que no tu­vo en Da­vid Vi­lla­cob, un bo­go­tano que vi­ve en Ba­rran­qui­lla des­de ha­ce 30 años, y com­pró mon­go mon­go con esa in­ten­ción. “Lo he pro­ba­do y no he sen­ti­do esa elec­tri­ci­dad”, ex­cla­mó.

La in­vi­ta­ción es pa­ra que se acer­que al pun­to de dul­ces más cer­cano. Prue­be los di­fe­ren­tes sa­bo­res que hay, des­de el tra­di­cio­nal has­ta el más ori­gi­nal, en sus di­fe­ren­tes ta­ma­ños. Y así de­ci­da us­ted si le gus­ta es­te ex­qui­si­to man­jar.

«El ‘mon­go mon­go’ es el me­nos co­mún. Es co­mo si fue­ra un tut­ti frut­ti, por las fru­tas que lle­va». LUISA CÁ­CE­RES Ven­de­do­ra de dul­ces tí­pi­cos

Se­gún las asi­duas ven­de­do­ras de es­tos dul­ces, el ‘ca­ba­lli­to’ si­gue sien­do uno de los más po­pu­la­res. Es­tá he­cho a ba­se de pa­pa­ya. | Gio­vanny Es­cu­de­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.