¡To­dos al Me­tro!

Si - - Top - POR ALE­JAN­DRO RO­SA­LES MAN­TI­LLA TWIT­TER @ALEJOROSALESM

Ma­ña­na ju­ga­rá Ju­nior vs Cor­tu­luá.

VEA EL PAR­TI­DO A LAS 8 DE LA NO­CHE, DES­DE EL ES­TA­DIO.

Pa­ra ser director, guio­nis­ta y pro­ta­go­nis­ta de su pro­pia película hay que sa­ber del ar­te de ha­cer ci­ne y más allá de es­te. Tam­bién hay que es­tar un po­co lo­co, ima­gi­nar, ge­ne­rar ideas des­de un pun­to más al­to, ale­jar­se del res­to. Crear y creer.

Es­to lo lo­gró Carlos Ver­ga­ra con Hue­llas, su pri­mer fil­me, en el que na­rra el día que li­te­ral­men­te en­lo­que­ció, “se le co­rrió la te­ja o el cham­pú”, co­mo lo di­ce su es­po­sa y co­pro­ta­go­nis­ta, Tatiana Olea. En la cin­ta se lla­ma ‘Taty’ y es la pa­re­ja de ‘Pe­dro’, au­to­rre­tra­ta­do por Carlos.

“Es­ta his­to­ria na­ce de un te­ma per­so­nal que me ocu­rrió, que me hi­zo re­vi­sar mi sa­lud men­tal, aun­que no lo crean to­dos te­ne­mos nues­tro ‘ra­ye’. De ahí sur­gió es­ta película con la que han pa­sa­do co­sas má­gi­cas co­mo ser se­lec­cio­na­do pa­ra 14 fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les y na­cio­na­les de ci­ne”, ex­pli­ca el director y pro­ta­go­nis­ta.

La his­to­ria fue ro­da­da en el de­par­ta­men­to de Cór­do­ba, de don­de es oriun­do Carlos, con­cre­ta­men­te de Saha­gún. San Jo­sé de Uré, Mon­te­lí­bano, Pla­ne­ta Ri­ca, Mon­te­ría y San­ta Cruz de Lo­ri­ca son al­gu­nos de los mu­ni­ci­pios que se ven en el fil­me, ade­más de otros pai­sa­jes her­mo­sí­si­mos que se­gu­ra­men­te in­vi­ta­rán a mu­chos a re­co­rrer­los per­so­nal­men­te. (Es­tán muy cer­ca de Ba­rran­qui­lla, mu­cho más de lo que us­ted pien­sa).

De igual for­ma la ban­da so­no­ra es to­tal­men­te ca­ri­be y en ella el es­pec­ta­dor en­con­tra­rá des­de Carlos Vi­ves, pa­san­do por la Ban­da 19 de Mar­zo de La­gu­ne­ta, mu­cho po­rro, fan­dan­go, gai­tas y tam­bor. “La mú­si­ca de Hue­llas es ca­ri­be­ña, pe­ro por­que com­ple­men­ta la his­to­ria, ha­ce par­te de ella, de su hi­lo con­duc­tor”, aña­de Tatiana.

Hue­llas tam­po­co es esa his­to­ria tris­te, las­ti­me­ra, en la que se no­ta el afán por mos­trar por­no­mi­se­ria, “na­da que ver”, re­sal­ta Carlos. Por el con­tra­rio, es una cin­ta es­pe­ran­za­do­ra que en­se­ña que uno de los va­lo­res prin­ci­pa­les de la fa­mi­lia es la unión y la leal­tad, por­que, co­mo lo di­ce la fra­se que com­ple­men­ta su tí­tu­lo, “a ve­ces per­der la ra­zón es un ac­to de amor”.

“En el Ca­ri­be a lo tras­cen­den­tal le ma­ma­mos ga­llo, es una for­ma de de­fen­der­nos an­te la vi­da, eso, en­tre co­mi­llas, nos di­fe­ren­cia de otras cul­tu­ras (…) es el mo­men­to de que los ca­ri­bes em­pe­ce­mos a con­tar nues­tras pro­pias his­to­rias y eso ya se es­tá dan­do (…) la me­jor ma­ne­ra de apo­yar es­te ci­clo, que no se rom­pa, es ir al ci­ne y ver lo que aquí es­ta­mos ha­cien­do”, con­clu­yó Carlos.

SINOPSIS. “Pe­dro y Ta­ti for­man una pa­re­ja que vi­ve en una ciu­dad del Ca­ri­be co­lom­biano, don­de lle­van una vi­da sin afa­nes. To­do cam­bia des­de el día que él se en­lo­que­ce; su lo­cu­ra es creer­se un ni­ño. Ta­ti ha­ce de to­do pa­ra que su ma­ri­do se cu­re del ra­ro tras­torno, co­mo úl­ti­ma op­ción lo lle­va a un ma­con­diano pue­blo a con­fron­tar­lo con su ma­dre y sus dos her­ma­nos, sus es­pe­ran­zas se des­va­ne­cen al ver que Pe­dro no re­co­no­ce a nin­guno de los tres, en cam­bio se co­nec­ta con el lu­gar ju­gan­do lo mis­mo que cuan­do te­nía cin­co años. En ese en­torno ru­ral se re­ve­la un secreto fa­mi­liar que ha­ce re­to­ñar la ilu­sión de que Ta­ti re­cu­pe­re a su es­po­so y con él su tran­qui­la vi­da”.

CARLOS VER­GA­RA ES DIRECTOR, ES­CRI­TOR Y PRO­TA­GO­NIS­TA DE ES­TE FIL­ME. HA­BER ENLOQUECIDO POR UN DÍA, LI­TE­RAL­MEN­TE, LE DIO PIE PA­RA ES­CRI­BIR EL GUION CON EL QUE PRE­SEN­TA SU ÓPE­RA PRI­MA.

Carlos Ver­ga­ra lle­va 14 años es­cri­bien­do guio­nes y tra­ba­jan­do de­trás de cá­ma­ras. |Cortesía Juan Carlos Díaz

Carlos pro­ta­go­ni­za el fil­me jun­to a su es­po­sa, Tatiana Olea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.