En Ba­rran­qui­lla tam­bién se prac­ti­ca es­gri­ma

CON EL PRO­PÓ­SI­TO DE MASIFICAR ES­TE AR­TE DE COM­BA­TE EN EL ATLÁN­TI­CO, LA LI­GA DE ES­GRI­MA DEL DE­PAR­TA­MEN­TO HA EM­PE­ZA­DO A IMPLEMENTARLO EN AU­LAS DE CLA­SES DE INS­TI­TU­CIO­NES EDU­CA­TI­VAS DE BA­RRAN­QUI­LLA. EN LA AC­TUA­LI­DAD 120 NI­ÑOS HA­CEN PAR­TE DE ES­TA INI­CIA­TI­VA.

Si - - Portada - POR DA­NIE­LA MU­RI­LLO

La pri­me­ra vez que la ba­rran­qui­lle­ra Isa­be­lla Ahumada, es­tu­dian­te de la Es­cue­la Nor­mal Su­pe­rior La Ha­cien­da sos­tu­vo en sus ma­nos una es­pa­da fue a los seis años de edad. Hoy, con tan so­lo 10, ha par­ti­ci­pa­do en va­rias com­pe­ten­cias de es­gri­ma lo­gran­do ob­te­ner una me­da­lla de bron­ce en la ca­te­go­ría prein­fan­til de un tor­neo na­cio­nal que se reali­zó en Ba­rran­qui­lla, en el 2014.

“Pre­fie­ro la es­gri­ma por en­ci­ma de otros de­por­tes, por­que he apren­di­do el ma­ne­jo de téc­ni­cas con ar­mas y me da la opor­tu­ni­dad de es­for­zar­me ca­da vez más”, con­tó Isa­be­lla, quien sue­ña con ser, al­gún día, par­te de unos Jue­gos Olím­pi­cos y de­jar en al­to el nom­bre de su de­par­ta­men­to y país.

Co­mo ella, 120 ni­ños de la ciu­dad se en­cuen­tran prac­ti­can­do es­te de­por­te de com­ba­te, gra­cias a un pro­yec­to pi­lo­to que li­de­ra la Li­ga de Es­gri­ma del Atlán­ti­co, con el apo­yo de la Se­cre­ta­ría Dis­tri­tal de Re­crea­ción y De­por­te de la ciu­dad.

“Des­de el 2011 es­ta­mos fun­cio­nan­do ofi­cial­men­te co­mo una li­ga. Pe­ro, aho­ra nos es­ta­mos to­man­do los co­le­gios de Ba­rran­qui­lla y em­pe­za­mos por las ins­ti­tu­cio­nes La En­se­ñan­za y el Co­le­gio Ame­ri­cano”, es­ta­ble­ció Mau­ri­cio Blan­co, ase­sor téc­ni­co de la Li­ga de Es­gri­ma del Atlán­ti­co.

A pe­sar de que el pro­yec­to se lle­va a ca­bo ini­cial­men­te en es­tas ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, el pú­bli­co en ge­ne­ral tam­bién pue­de ins­cri­bir­se pa­ra prac­ti­car es­te de­por­te.

“Los mar­tes y jue­ves, de 3:00 a 4:30 de la tar­de, los en­tre­na­mien­tos son pa­ra las es­tu­dian­tes de La En­se­ñan­za, mien­tras que los lu­nes y miér­co­les es­tán de­di­ca­dos al Co­le­gio Ame­ri­cano. Sin em­bar­go, el pú­bli­co en ge­ne­ral pue­de acer­car­se a la pis­ci­na olím­pi­ca los vier­nes, a las 4:30 de la tar­de, y sá­ba­dos, a las 3:30 de la tar­de. To­dos pue­den par­ti­ci­par, des­de ni­ños a adul­tos”, agre­gó Blan­co.

De acuer­do al dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, la es­gri­ma se dis­tin­gue co­mo “el ar­te de de­fen­sa y ma­ne­jo de es­pa­da y de otras ar­mas blan­cas”. Un com­ba­te don­de dos de­por­tis­tas de­ben to­car al con­trin­can­te en tres mo­da­li­da­des: sa­ble, es­pa­da y flo­re­te. Ade­más, de­ben por­tar una ves­ti­men­ta re­gla­men­ta­ria que ga­ran­ti­ce su pro­tec­ción.

“Se tra­ta de un de­por­te es­pe­cial por­que no es una ac­ti­vi­dad que se pue­da en­con­trar a la vuel­ta de la es­qui­na. Al prac­ti­car­lo lo más im­por­tan­te es que se ejer­ci­ta y se coor­di­na la men­te con el cuer­po. Es una ac­ti­vi­dad que desa­rro­lla los re­fle­jos de la per­so­na y que le exi­ge al es­gri­mis­ta te­ner fuer­za, rit­mo, ele­gan­cia, ma­ne­jo de ar­mas y sa­ber man­te­ner la cal­ma cuan­do se re­quie­re”, ma­ni­fes­tó el en­tre­na­dor Luis Fer­nan­do Es­co­bar, quien lle­va más de 10 años prac­ti­can­do es­te de­por­te.

Pa­ra Hel­mut Heinz Ji­mé­nez, es­tu­dian­te de dé­ci­mo se­mes­tre de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co, la es­gri­ma le ha per­mi­ti­do dis­mi­nuir la an­sie­dad y el es­trés de sus jor­na­das de es­tu­dio, así co­mo tam­bién ha en­con­tra­do en es­ta di­ná­mi­ca una opor­tu­ni­dad pa­ra ca­na­li­zar la ener­gía.

“Es un de­por­te muy com­ple­to por­que se tra­ta de un jue­go lim­pio, ho­nes­to y sin­ce­ro. Siem­pre hay que ser res­pe­tuo­so con el otro com­ba­tien­te”, re­cal­có Heinz.

De acuer­do con Gus­ta­vo Adolfo Ro­drí­guez, rec­tor del Co­le­gio La En­se­ñan­za, pe­se a que es­te de­por­te ha su­pe­ra­do las ex­pec­ta­ti­vas en las es­tu­dian­tes, re­sul­ta ne­ce­sa­rio que lle­gue a otros es­ce­na­rios de la ciu­dad, con el fin de que se pue­dan rea­li­zar tor­neos y com­pe­ten­cias in­ter­co­le­gia­les.

«Es­te de­por­te olím­pi­co le exi­ge al es­gri­mis­ta te­ner rit­mo, fuer­za, ele­gan­cia y re­fle­jos». LUIS FDO. ES­CO­BAR En­tre­na­dor de es­gri­ma

Com­ba­tien­tes de la Li­ga de Es­gri­ma del Atlán­ti­co com­pi­tien­do en la mo­da­li­dad es­pa­da. | Or­lan­do Ama­dor

TRES MO­DA­LI­DA­DES: El ob­je­ti­vo de la es­gri­ma es to­car con el ar­ma blan­ca al opo­nen­te, se­gún su mo­da­li­dad. Si el com­ba­te es con es­pa­da, el com­ba­tien­te po­drá to­car a su con­trin­can­te en cual­quier par­te del cuer­po y ob­te­ner un pun­to. Si se tra­ta de un sa­ble, los ata­ques pue­den ir di­ri­gi­dos de la cin­tu­ra pa­ra arri­ba, mien­tras que con el flo­re­te se de­be­rá to­car al otro ju­ga­dor en el tron­co y no se­rá va­li­do en ex­tre­mi­da­des ni en la ca­be­za.

Los miem­bros de la Li­ga de Es­gri­ma del Atlán­ti­co se reúnen en­tre dos y tres ve­ces por se­ma­na pa­ra en­tre­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.