Cin­co BI­BLIO­TE­CAS para vi­si­tar en la ciu­dad

PÚ­BLI­CAS, IN­FAN­TI­LES Y ACA­DÉ­MI­CAS, ES­TOS LU­GA­RES TIE­NEN EN CO­MÚN LA TA­REA DE FO­MEN­TAR LA LEC­TU­RA DES­DE SUS INS­TA­LA­CIO­NES. SEA CON PU­BLI­CA­CIO­NES IM­PRE­SAS O EN ÁREAS DI­GI­TA­LES, LEER EN BA­RRAN­QUI­LLA ES­TÁ AL AL­CAN­CE DE TO­DOS.

Si - - Hay Paseo - POR DA­NIE­LA FERNÁNDEZ COMAS

Si­len­cio. Com­ple­to si­len­cio es lo que se sien­te en ca­si to­das las áreas que conforman al­gu­nas de las bi­blio­te­cas que exis­ten en la ciu­dad. Lu­ga­res don­de la lec­tu­ra se fo­men­ta a dia­rio. En es­ta edi­ción les con­ta­re­mos lo que en­con­tra­mos en 5 de ellas que, aun­que su ele­men­to in­dis­pen­sa­ble es el li­bro, ca­da es una di­fe­ren­te de la otra.

Por su­pues­to, el si­len­cio pri­ma. Es un fac­tor co­mún en­tre to­das las vi­si­ta­das. Eso, jun­to con la co­mo­di­dad para bus­car in­for­ma­ción y las ins­ta­la­cio­nes son las ca­rac­te­rís­ti­cas que jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal para que­rer leer en una bi­blio­te­ca. Así lo ex­pli­ca Rosiris Re­yes, sub­di­rec­to­ra de la Bi­blio­te­ca Piloto del Caribe, que ha­ce 23 años fun­cio­na en la Adua­na. “El es­pa­cio, la tran­qui­li­dad y el am­bien­te in­vi­ta a que­dar­se le­yen­do en la bi­blio­te­ca”.

Con res­pec­to a los gé­ne­ros, to­das las bi­blio­te­cas re­co­rri­das cuen­tan con de­ce­nas de mi­les de libros, en va­ria­dos es­ti­los. Sin em­bar­go ca­da una tie­ne su fuer­te. Re­yes co­men­ta que aun­que en la Adua­na se en­cuen­tran más de 50.000 ejem­pla­res, de to­dos los gé­ne­ros, los de De­re­cho y Cien­cias So­cia­les son el fuer­te. De he­cho, de acuer­do con la sub­di­rec­to­ra, “hay abo­ga­dos que lle­gan, dis­cu­ten te­mas y se lle­van otros co­no­ci­mien­tos, ade­más de la lec­tu­ra”.

En la ca­lle 30 con ca­rre­ra 44 es­tá la bi­blio­te­ca Ma­rio San­to­do­min­go, de Com­ba­rran­qui­lla. Aquí la literatura con­tem­po­rá­nea y las sa­gas y libros ju­ve­ni­les son los que más se en­cuen­tran. Al igual que en la se­de Bos­ton, en la ca­rre­ra 43 con ca­lle 63B.

En­tre­tan­to, en la bi­blio­te­ca del Cen­tro Cultural Com­fa­mi­liar es la literatura in­fan­til “la que ocu­pa ma­yor es­pa­cio” en sus es­tan­tes, de acuer­do con su coor­di­na­do­ra Mó­ni­ca Gar­cía. No obs­tan­te, la ma­yo­ría de sus vi­si­tan­tes son es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, de­bi­do a que es­ta bi­blio­te­ca es­tá ubi­ca­da en la ca­rre­ra 54 con ca­lle 59, zo­na de va­rias ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas.

Karl C. Pa­rrish fun­dó en 1994 la bi­blio­te­ca de la Uni­ver­si­dad del Nor­te en es­ta al­ma ma­ter, pe­ro creer que la to­ta­li­dad de sus libros son aca­dé­mi­cos es un error. Su di­rec­to­ra San­dra Ál­va­rez ex­pli­ca que sus pu­bli­ca­cio­nes bus­can ayu­dar a la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria en to­dos lo ám­bi­tos, y una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas es que, ade­más de una “am­plia co­lec­ción de literatura, que cons­ta de 12.727 ejem­pla­res, tam­bién hay co­lec­cio­nes es­pe­cia­les que han si­do do­na­das, co­mo la de Al­fon­so Fuen­ma­yor”.

Sin du­da, la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca De­par­ta­men­tal Mei­ra del Mar es la que de­be con­tar con libros que da­tan des­de ha­ce más de un si­glo, pues fue crea­da en 1923. Su di­rec­to­ra, Beatriz Aguilar, ase­gu­ra que es la literatura uni­ver­sal la más po­pu­lar, pe­ro que su va­rie­dad en ser­vi­cios la ha­ce di­fe­ren­te 100%.

“Con­ta­mos con el au­la ti­flo­tec­no­ló­gi­ca, para sor­do-cie­gos, don­de pue­den leer y es­cri­bir. Tam­bién el mu­seo Mei­ra del Mar y sa­la mul­ti­me­dia para ver pe­lí­cu­las”.

Otra de las áreas que se en­cuen­tran en ca­da una de ellas es la he­me­ro­te­ca, es­pa­cio para las pu­bli­ca­cio­nes se­ria­das, co­mo pe­rió­di­cos y re­vis­tas, en­tre na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro con el pa­so del tiem­po y el au­ge de la era di­gi­tal, es­tos lu­ga­res tie­nen cla­ro que no so­lo hay que crear nue­vas es­tra­te­gias para man­te­ner las bi­blio­te­cas vi­gen­tes. Tam­bién se de­be in­cluir la tec­no­lo­gía en sus ser­vi­cios.

La Piloto del Caribe, por ejem­plo, cuen­ta con una sa­la de lec­tu­ra di­gi­tal don­de los usua­rios dis­fru­tan de libros en el ci­be­res­pa­cio, des­de un compu­tador o des­de una apli­ca­ción mó­vil. La Karl C. Pa­rrish tie­ne una co­lec­ción di­gi­tal, re­vi­sa­da por pa­res in­ter­na­cio­na­les, ade­más de otros re­cur­sos bi­blio­grá­fi­cos con las nue­vas tec­no­lo­gías, y la Mei­ra del Mar ofre­ce ser­vi­cio de in­for­má­ti­ca, ya que sus cons­tan­tes usua­rios son adul­tos ma­yo­res.

Los en­car­ga­dos de es­tas 5 bi­blio­te­cas coin­ci­die­ron en de­cir que “lo di­gi­tal no dis­cu­te con el li­bro, se com­ple­tan”. Ra­zón por la que afir­man que “las bi­blio­te­cas ja­más se van a aca­bar, la tec­no­lo­gía nun­ca las va a re­em­pla­zar”.

«El es­pa­cio, la tran­qui­li­dad y el am­bien­te in­vi­tan a que los lec­to­res se que­den le­yen­do en las bi­blio­te­cas». ROSIRIS RE­YES Sub­di­rec­to­ra Bi­blio­te­ca Piloto del Caribe

Se­gún la sub­di­rec­to­ra de la Bi­blio­te­ca Piloto del Caribe, en la Adua­na hay más de 50.000 libros dis­po­ni­bles para to­do el pú­bli­co. | Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

La bi­blio­te­ca Karl C. Pa­rrish es para uso de es­tu­dian­tes de Uni­nor­te y pú­bli­co con con­ve­nio in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal. Com­ba­rran­qui­lla pres­ta el ser­vi­cio de bi­blio­te­ca a sus usua­rios, en sus dos sedes (Bos­ton y ca­lle 30).

Los afi­lia­dos pue­den in­gre­sar gra­tis a la de Com­fa­mi­liar. Los no afi­lia­dos pa­gan $5.300 al año.

La Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca De­par­ta­men­tal Mei­ra del Mar es la más an­ti­gua en la ciu­dad, con 92 años de fun­cio­na­mien­to. Es­tá ubi­ca­da en la ca­lle 38 con ca­rre­ra 38B.

El au­la ti­flo­tec­no­ló­gi­ca es­tá di­se­ña­da para la lec­tu­ra del pú­bli­co sor­do-ciego.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.