La 44 se alis­ta pa­ra re­ci­bir a los tro­je­ros

SO­NES ANTILLANOS PRE­DO­MI­NAN EN ES­TE TEM­PLO ME­LÓ­DI­CO, PA­TRI­MO­NIO CUL­TU­RAL Y MU­SI­CAL. CON 51 AÑOS DE CREA­DA, LA TROJA PI­CA Y SE EX­TIEN­DE CON LOS TRO­JE­ROS DE SIEM­PRE, Y CON CON­CIER­TOS EN LA CA­LLE, CO­MO EL QUE OFRE­CE­RÁ ES­TE DO­MIN­GO.

Si - - Portada - POR DA­NIE­LA FER­NÁN­DEZ CO­MAS

A cin­co me­ses de cum­plir 52 años de crea­da, Ed­win Ma­de­ra se sen­tó a re­cor­dar el “re­fu­gio pa­ra la co­fra­día de ba­ca­nes cul­tos que ha­bía en la ciu­dad” y que na­ció en unos pre­car­na­va­les se­sen­te­ros, sin pla­ni­fi­car­se.

Un an­te­jar­dín, o ex­pli­ca­do por Ed­win co­mo “un bohío con pal­ma, ma­de­ra y cla­vo, con me­dias ca­ñas de gua­dua”, era el kios­qui­to ABC. Un “pal­co natural” crea­do el 26 de fe­bre­ro de 1966 pa­ra ver pa­sar la Ba­ta­lla de Flo­res a lo lar­go de la ca­lle 72, me­jor co­no­ci­da co­mo ave­ni­da Ken­nedy.

El ho­tel Al­ham­bra, ve­cino al kios­co, era su tes­ti­go. Ahí se hos­pe­da­ban los can­tan­tes que al co­li­seo Elías Cheg­win lle­ga­ban a to­car. Ed­win Ma­de­ra los veía pa­sar, em­be­le­sa­do, año­ran­do que a su re­cin­to lle­ga­ran a can­tar.

De es­ta pri­me­ra se­de mi­les de anéc­do­tas pue­de con­tar, pe­ro lo que más re­cuer­da es “el en­can­to y go­zo” que se sen­tía, y por el que la gen­te so­lía lle­gar.

Gen­te co­mo Luis Fer­nan­do Echa­ve, un arquitecto ba­rran­qui­lle­ro que allí siem­pre pa­sa­ba a bai­lar. “Ti­ra­ba tan­to pa­se” que has­ta el ma­tri­mo­nio le pu­do cos­tar. En 1993 vi­vió un mo­men­to que ja­más po­drá ol­vi­dar.

“Me fui con una gen­te de la universidad, con bon­gós y cam­pa­nas, y en el agi­te y la bai­la­da me qui­té el ani­llo y lo guar­dé en el bol­si­llo. En la so­lla­da que se pe­ga uno, me pu­se a ha­cer mo­vi­mien­tos y cuan­do lle­gué a la ca­sa ¡¿a dón­de ani­llo?! Me tu­ve que man­dar a ha­cer uno y mi mu­jer se dio cuen­ta des­pués. Pe­ro ya eso pa­só, ya ten­go nue­vo ani­llo”, re­cuer­da.

Re­gre­san­do a su baúl de re­cuer­dos, cuan­do vio a las es­tre­llas Fa­nia, Ed­win di­ce que le cam­bió el chip, y pa­sa el Kios­qui­to ABC a lo que se co­no­ce ac­tual­men­te co­mo La Troja, “el me­jor am­bien­te sal­se­ro”, en la es­qui­na de la ca­rre­ra 44 con ca­lle 74.

“Re­co­gí la mú­si­ca y de­ci­dí abrir, en la zo­na nor­te de Ba­rran­qui­lla, un lu­gar con mú­si­ca an­ti­lla­na, a los seis días de ha­ber muer­to mi ma­dre”. Cuen­ta que fue un ho­me­na­je pós­tu­mo a ella, y a la mú­si­ca con la que cre­ció. Un pa­la­cio so­no­ro al que los asi­duos bai­la­do­res del Kios­qui­to ABC, aho­ra tro­je­ros, lle­gan des­pués de dé­ca­das de sa­bro­su­ra.

Hoy, no so­lo tro­je­ros inun­dan sus es­pa­cios. Can­tan­tes tam­bién vi­si­tan sin pen­sar­lo. Wil­son Man­yo­ma, por ejem­plo, es uno de esos tan­tos que, con una cer­ve­za en la mano, sue­len po­ner­se a bai­lar al rit­mo sal­se­ro que le es­tén en­to­nan­do. Así lo en­con­tra­mos una tar­de de sá­ba­do.

“Ven­go co­mo ne­ce­si­dad de deses­tre­sar­me, de sen­tir­me con­ten­to, de re­la­jar­me. Ven­go a un lu­gar muy abier­to, pa­ra to­do el mun­do, que no es­ca­ti­ma por pla­ta, o co­lor de piel. Eso es lo ba­cano”. El can­tan­te ca­le­ño re­cor­dó que fue ahí don­de se sin­tió que­ri­do por Ba­rran­qui­lla, cuan­do en un ho­me­na­je al Joe Arro­yo lo con­tra­ta­ron. “Ha­bían mu­chos gru­pos, has­ta hu­bo una mi­sa, pe­ro me hi­cie­ron sen­tir muy que­ri­do. No ol­vi­da­ban a Fru­ko y sus te­sos”.

De brin­dar­les go­zo y en­can­to a los tro­je­ros es que vi­ve Ed­win Ma­de­ra. Aho­ra La Troja es una mar­ca, con emi­so­ra y sou­ve­nirs, de go­rras a ca­mi­se­tas. Tam­bién de con­cier­tos, co­mo el que ten­drá es­te do­min­go, 15 de oc­tu­bre, y que ha­rá que se cie­rre par­te de la 44.

“Va­mos por pro­yec­tos am­bi­cio­sos, re­co­no­cien­do ar­tis­tas, sin de­jar ese en­can­to que dis­fru­ta el tro­je­ro”.

Ba­zur­to All Stars, El Car­de­nal de la Sal­sa, La Cha­ran­ga del Sur, Al­fre­di­to Li­na­res, Jo­sé Alberto ‘El Ca­na­rio’, Ismael Mi­ran­da y Charly Gó­mez se­rán los in­vi­ta­dos. Una ve­la­da pa­ra dis­fru­tar en las zo­nas ‘pu­pi’, ‘tro­je­ra’ y ‘bor­di­lle­ra’, des­de las 12 del me­dio­día.

Un con­cier­to en la ca­lle pa­ra que La Troja si­ga sien­do un re­fe­ren­te de la ciu­dad. Co­mo di­ce su due­ño, “hoy por hoy el que no vie­ne a La Troja es co­mo si no hu­bie­ra ve­ni­do a Ba­rran­qui­lla”.

| Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Los tro­je­ros po­drán dis­fru­tar de su se­gun­do con­cier­to a la ca­lle, es­te do­min­go, 15 de oc­tu­bre. La ca­rre­ra 44 se­rá la pis­ta de bai­le.

La Troja es­tá ubi­ca­da en la es­qui­na de la ca­rre­ra 44 con ca­lle 74. En 1999 la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de Ba­rran­qui­lla la de­cla­ró co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral y Mu­si­cal, me­dian­te de­cre­to.

Ed­win Ma­de­ra, pro­pie­ta­rio de La Troja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.