Cró­ni­ca de una rue­da de cum­bia en Ba­rrio Aba­jo

SEA POR­TAN­DO FLO­RES, VE­LAS Y PO­LLE­RAS, O SIN ELLAS, BAI­LAR CUM­BIA EN BA­RRAN­QUI­LLA ES­TÁ A LA OR­DEN DEL DÍA. Y NO ES ÚNI­CA­MEN­TE EN CAR­NA­VAL. EN ES­TA OCA­SIÓN DESCRIBIMOS LA CE­LE­BRA­CIÓN DE UNA RUE­DA EN EL TRA­DI­CIO­NAL BA­RRIO ABA­JO.

Si - - Portada - POR DA­NIE­LA FER­NÁN­DEZ CO­MAS @DANIELAFERCO

QUÉ SON: las rue­das de cum­bia co­men­za­ron co­mo ce­le­bra­cio­nes es­pon­tá­neas que se or­ga­ni­za­ban en las afue­ras de una ca­sa rum­be­ra, en al­gún ba­rrio tra­di­cio­nal de la ciu­dad. Hoy se han con­ver­ti­do en fies­tas in­fal­ta­bles del Car­na­val. Se rea­li­zan en la no­che, usual­men­te vier­nes, y reúnen a de­ce­nas de per­so­nas al­re­de­dor de mú­si­cos que en­to­nan las me­lo­días de es­te género au­tóc­tono de la cul­tu­ra ba­rran­qui­lle­ra.

¡Ay!, al so­nar los tam­bo­res, es­ta ne­gra se ama­ña, y al so­nar de la ca­ña, van brin­dan­do sus amo­res. Es la ne­gra So­le­dad, la que go­za mi cum­bia, esa ne­gra sa­la­mu­ña qué ca­ram­ba, con su pollera co­lo­rá...

La pollera co­lo­rá, co­mo otras le­tras, mar­can las vi­das de los cum­biam­be­ros ba­rran­qui­lle­ros que apren­die­ron a bai­lar pri­me­ro que ca­mi­nar. Tam­bién de esos que, así no se­pan los pa­sos bá­si­cos, la mú­si­ca los ha­ce vi­brar. Es que ¿a quien que es­cu­cha el so­nar de la cum­bia no lo po­ne go­zar?

Co­mo di­ce Juan Da­vid Ar­mes­to, “es al­go es­pe­cial. Es de­jar­te con­ta­giar de la cul­tu­ra y la esen­cia ba­rran­qui­lle­ra”.

Des­de el tra­di­cio­nal Ba­rrio Aba­jo de la Are­no­sa, en me­dio de una rue­da de cum­bia, a es­te co­mu­ni­ca­dor so­cial y pe­rio­dis­ta no le ape­na bai­lar.

“Vi­ví un tiem­po en Ale­ma­nia y cuan­do vol­ví di­je que que­ría co­no­cer más mi cul­tu­ra, mis raí­ces, así que me de­jé em­pa­par de es­to y al fi­nal me que­dé ama­ña­do”.

Él, co­mo los de­más, se mue­ve el son de la tam­bo­ra, la flau­ta de mi­llo, el lla­ma­dor, el ale­gre y las ma­ra­cas, de ma­ne­ra na­tu­ral. Ins­tru­men­tos que, so­bre

una im­pro­vi­sa­da ta­ri­ma cir­cu­lar, en la in­ter­sec­ción de la ca­lle 52 con ca­rre­ra 50, in­vi­tan a to­do el que es­tá lis­to para car­na­va­lear.

Juan Da­vid no es ba­rrioa­ba­je­ro, él na­ció en el nor­te de la ciu­dad. Pe­ro eso no im­pi­de que se mez­cle con los que allí lle­gan a ti­rar pa­se, co­mo Keren Vi­to­la.

Es aman­te de la dan­za, oriun­da del ba­rrio el Si­len­cio, y afir­ma sin chis­tar: “a don­de sue­na el tam­bor ¡pa’ allá voy!”.

Para ella las rue­das de cum­bia son las ma­ni­fes­ta­cio­nes que más se de­ben res­pe­tar. Es la fies­ta del pue­blo, la que no tie­ne “cla­ses so­cia­les, ra­zas o religión, to­do el mun­do vie­ne a dis­fru­tar por igual”.

No se ne­ce­si­ta di­ne­ro ni in­du­men­ta­ria de cum­biam­be­ro. Tam­po­co sa­ber bai­lar co­mo tal. So­lo hay que de­jar­se lle­var, en­trar a la rue­da, dar una vuel­ta y sa­lir con­ten­to lue­go de bai­lar.

Así mis­mo hi­ce yo. No lo pen­sé dos ve­ces. Has­ta allá fui y me me­tí. No era ne­ce­sa­rio ir con pa­re­jo. En ese mar de gen­te, com­pa­ñe­ros sa­len co­mo pan ca­lien­te. Y, sin du­da, Che­co Acos­ta te­nía ra­zón. “Mu­cha­chos, bai­len la cum­bia por­que la cum­bia emo­cio­na”.

Es que, de­fi­ni­ti­va­men­te, “quien lo vi­ve es quien lo go­za”. Una co­sa es ver­la des­de afue­ra y otra vi­vir­la des­de aden­tro. La sen­sa­ción es in­des­crip­ti­ble. Los pies co­mien­zan a bai­lar so­los y las ca­de­ras, co­mo las de Sha­ki­ra, ha­cen su vai­vén ca­den­cio­so.

Keren Vi­to­la lo di­jo: “el am­bien­te que se vi­ve y la can­ti­dad de gen­te que vie­ne de to­das la­dos te ha­ce que­dar. Es vi­vir de lleno nues­tra tra­di­ción”.

La rue­da de cum­bia es una rum­ba de ver­dad, ver­dad. Es la ca­lle­je­ra, la ori­gi­nal, la que no ne­ce­si­ta pin­ta es­pe­cial. So­lo con ga­nas y ale­gría se rum­bea has­ta el fin; o has­ta que el Có­di­go de Po­li­cía di­ga: “lle­gó has­ta aquí”.

«El Car­na­val es de to­dos, y eso es lo bueno de la rue­da, que reúne a las per­so­nas sin dis­tin­ción». KEREN VI­TO­LA Asis­ten­te a la rue­da de cum­bia

| Ra­fael Po­lo

En la in­ter­sec­ción de la ca­lle 52 con ca­rre­ra 50 se lle­va a ca­bo es­ta rue­da de cum­bia, en el Ba­rrio Aba­jo.

Hay quie­nes, im­pro­vi­sa­da­men­te, pren­den ve­las para acom­pa­ñar sus mo­vi­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.