Aná­li­sis de la gala de los Os­car 2018

LO QUE SE VIO EL DO­MIN­GO PA­SA­DO EN EL LU­MI­NO­SO ES­CE­NA­RIO DEL TEA­TRO DOLBY DE LOS ÁN­GE­LES FUE LA MÁS ESTRUENDOSA DE­MO­LI­CIÓN DE LOS MU­ROS PO­SI­BLES DE LA HU­MA­NI­DAD, POR PAR­TE DE UNA IN­DUS­TRIA QUE HA SO­BRE­VI­VI­DO A TO­DOS LOS TI­POS DE SES­GO.

Si - - Portada - POR PE­PE EN­CI­SO

Ano­che Os­car cum­plió 90 años. Su pa­dre, el pro­duc­tor y mag­na­te ci­ne­ma­to­grá­fi­co Louis B. Ma­yer, lo ‘en­gen­dró’ en 1929 de co­bre y ba­ña­do en oro co­mo lo me­re­cía su es­tir­pe, pe­ro la cri­sis de los años trein­ta obli­gó a so­me­ter­se a aus­te­ri­dad cam­bian­do sus “pa­ña­les” de co­bre por ye­so pe­ro con­ser­van­do su ba­ño do­ra­do aun­que, to­dos sa­be­mos, no es oro to­do lo que bri­lla.

El do­min­go pa­sa­do, el ‘an­ciano’ que vi­mos ano­che en el Dolby Thea­ter de Los Án­ge­les con­ser­va su mis­ma atlé­ti­ca fi­gu­ra y es­ta­tu­ra de 34 cen­tí­me­tros y su pe­so de cua­tro ki­lo­gra­mos pe­ro ha si­do re­ju­ve­ne­ci­do eter­na­men­te gra­cias a un tras­plan­te de bri­tan­nium, una alea­ción de co­bre, es­ta­ño y re­gu­lo de an­ti­mo­nio; y, co­mo si fue­ra po­co, se le ha res­ti­tui­do su pom­pa con un ba­ño de oro de 24 qui­la­tes man­te­nién­do­se in­mu­ne a to­das las cri­sis y cras­hes de Wall Street y de Es­ta­dos Uni­dos. Ese año la ce­re­mo­nia, sin trans­mi­sión de ra­dio ni te­le­vi­sión, fue pre­si­di­da por Dou­glas Fair­banks, pre­si­den­te de la Aca­de­mia, en una sim­ple cena pro­to­co­la­ria pa­ra en­tre­gar los ga­lar­do­nes en 12 ca­te­go­rías cu­yos ga­na­do­res se die­ron a co­no­cer con tres me­ses de an­te­rio­ri­dad. Na­da pa­re­ci­do a la gala de ano­che con cien­tos de no­mi­na­dos en 24 ca­te­go­rías dis­pu­tán­do­se has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to el co­di­cia­do y do­ra­do “an­ciano”.

Al­gu­nas ca­te­go­rías de esa pri­me­ra en­tre­ga han des­apa­re­ci­do co­mo es el ca­so del ga­lar­dón a Efec­tos de In­ge­nie­ría, la de­no­mi­na­da Pro­duc­ción Úni­ca y Ar­tís­ti­ca y Me­jor Tí­tu­lo, y han da­do pa­so a otras nue­vas o a al­gu­nas que han si­do so­me­ti­das a ma­yor es­pe­ci­fi­ca­ción co­mo es el ca­so del so­ni­do que pre­mia ban­da so­no­ra, edi­ción de so­ni­do, mez­cla de so­ni­do e in­clu­si­ve me­jor can­ción, ca­da una por se­pa­ra­do.

UN OS­CAR AN­TI-MU­ROS. El tono que iba a ca­rac­te­ri­zar la ce­re­mo­nia del cum­plea­ños nú­me­ro 90 lo dio el siem­pre ex­ce­len­te pre­sen­ta­dor Jimmy Kim­mel en su mo­nó­lo­go inau­gu­ral al afir­mar que “los hom­bres nos he­mos por­ta­do tan mal con las mu­je­res que es­te año ellas se em­pe­za­ron a enamo­rar de los pe­ces”, ge­nial gag de Kim­mel en re­fe- ren­cia al fil­me La for­ma del agua. El res­to fue un even­to que pa­re­ció ha­ber si­do di­se­ña­do a ma­ne­ra de cos­co­rrón pa­ra Do­nald Trump de par­te de “una in­dus­tria que bo­rra to­das las lí­neas en la are­na”, co­mo afir­mó Gui­ller­mo del Toro al re­ci­bir la es­ta­tui­lla a Me­jor Pe­lí­cu­la, la úl­ti­ma ca­te­go­ría pre­mia­da y la más im­por­tan­te.

Lo que se vio es­te do­min­go en el lu­mi­no­so es­ce­na­rio del Tea­tro Dolby fue la más estruendosa de­mo­li­ción de to­dos los mu­ros po­si­bles de la hu­ma­ni­dad por par­te de una co­mu­ni­dad que a tra­vés de su his­to­ria a so­bre­vi­vi­do a ma­car­tis­mos, ca­za de bru­jas, ma­chis­mo, ra­cis­mo, chau­vi­nis­mo y to­do ti­po de ses­go. Ba­rre­ras ra­cia­les, na­cio­na­les, cul­tu­ra­les, se­xua­les y de gé­ne­ro que­da­ron re­du­ci­das a pol­vo esa no­che.

Des­pués de ese pri­mer ges­to de Kim­mel en su mo­nó­lo­go, la ac­triz ke­nia­no­me­ji­ca­na Lu­pi­ta Nyong´o, ga­na­do­ra de un Os­car por 12 años de Esclavitud, al la­do del co­me­dian­te y di­rec­tor pa­quis­ta­ní Ku­mail Nan­jia­ni ini­ció la “de­mo­li­ción” en un con­tun­den­te apo­yo a los drea­mers, uno de los po­lé­mi­cos ob­je­ti­vos de Do­nald Trump, de­cla­rán­do­se am­bos unos drea­mers. De ahí en ade­lan­te fue­ron que­dan­do los es­com- bros de to­das las ba­rre­ras que in­ten­tan im­po­ner no so­lo Do­nald Trump sino to­dos los con­ser­va­do­res y fun­da­men­ta­lis­tas del pla­ne­ta.

El pú­bli­co asis­ten­te y los mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes que pre­sen­cia­ron es­tos 90 años de Os­car fue­ron tes­ti­gos de un cla­ro ho­me­na­je a la cul­tu­ra me­ji­ca­na y la­ti­noa­me­ri­ca­na por par­te de la Aca­de­mia no so­lo por las es­ta­tui­llas ad­ju­di­ca­das a Gui­ller­mo Del Toro, ter­cer me­ji­cano en ga­nar­las, sino por el lar­go des­fi­le de sus com­pa­trio­tas por el es­ce­na­rio en­tre los que re­cor­da­mos a Gael Gar­cía Ber­nal, Sal­ma Ha­yek, Eugenio Der­bez, Na­ta­lia La­four­ca­de, el can­tan­te Mi­guel, y Ro­bert Lo­pez, com­po­si­tor de Re­mem­ber Me, ga­na­do­ra a Me­jor Can­ción en Co­co, di­ri­gi­da por Adrián Molina y que a pro­pó­si­to ga­nó co­mo Me­jor Lar­go­me­tra­je Ani­ma­do.

Los afec­tos a la cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na con­ti­nua­ron con la pre­sen­cia en es­ce­na de la puer­to­rri­que­ña Ri­ta Mo­reno, ga­na­do­ra a Me­jor Ac­triz de Re­par­to en 1962 por su ac­tua­ción en West Si­de Story, pe­lí­cu­la que ya des­de en­ton­ces ce­le­bra­ra la mi­gra­ción la­ti­na en Es­ta­dos Uni­dos. Es­tos afec­tos ce­rra­ron con bro­che de oro al ga­lar­do­nar el fil­me chi­leno Una Mu­jer Fan­tás­ti­ca, del di­rec­tor Se- bas­tián Le­lio, y al mis­mo tiem­po de­rri­bar otro enor­me mu­ro pues­to que la pe­lí­cu­la tra­ta el te­ma del trans­ge­ne­ris­mo y es pro­ta­go­ni­za­da por Da­nie­la Ve­ga, una im­po­nen­te tran­se­xual quien tam­bién se cons­ti­tu­yó en la pri­me­ra pre­sen­ta­do­ra trans en la ce­re­mo­nia.

La pa­la­bra cla­ve de Os­car en sus no­ven­ta años fue in­clu­sión, li­be­ra­lis­mo y uni­ver­sa­li­dad: Ade­más de la ya men­cio­na­da Da­nie­la Ve­ga, in­clu­sión de mu­je­res di­rec­to­ras (Gre­ta Gerg­wig), di­rec­to­res ne­gros (Jor­dan Peel, ga­na­dor a Me­jor Guión Original), pe­lí­cu­las so­bre ra­cis­mo ( Hu­ye, del mis­mo Peel), ho­mo­se­xua­lis­mo ( Call Me By Your Na­me). Pe­ro el mu­ro que fal­ta­ba por de­mo­ler es el lla­ma­do “la cuar­ta pa­red”, esa que se­pa­ra a los ac­to­res en pan­ta­lla del pú­bli­co en las sa­las de ci­ne, que esa no­che, en una ge­nia­li­dad de los li­bre­tis­tas del even­to y del pre­sen­ta­dor Jimmy Kim­mel se de­rrum­bó al irrum­pir es­te, se­gui­do por Gui­ller­mo Del Toro y un sé­qui­to de lu­mi­na­rias, al Tea­tro Chino, en­fren­te del Dolby, don­de una nu­me­ro­sa au­dien­cia que pre­sen­cia­ba una pe­lí­cu­la cual­quie­ra fue sor­pren­di­da con la pre­sen­cia de las es­tre­llas con los dos tea­tros co­mu­ni­ca­dos en cir­cui­to ce­rra­do. Ho­me­na­je de la in­dus­tria a aquel que pa­ga la bo­le­ta.

Gui­ller­mo del Toro, jun­to al elen­co y pro­duc­to­res de ‘La for­ma del agua’, lue­go de re­ci­bir el Os­car a Me­jor pe­lí­cu­la.

| AFP

Sam Rock­well, Fran­ces Mc­dor­mand, Alli­son Jan­ney y Gary Old­man fue­ron al­gu­nos de los me­re­ce­do­res de la es­ta­tui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.