Glo­bo­fle­xia y sus beneficios

ADE­MÁS DE AYUDAR A DECORAR UNA FIES­TA PA­RA NI­ÑOS, LA PRÁC­TI­CA DE ES­TA TÉC­NI­CA SE HA CON­VER­TI­DO EN UNA AL­TER­NA­TI­VA QUE PER­MI­TE COM­BA­TIR EL ESTRÉS, EXPLORAR LA CREA­TI­VI­DAD Y DESA­RRO­LLAR LA CON­CEN­TRA­CIÓN.

Si - - Top - POR DA­NIE­LA MURILLO PINILLA

Se­pa qué ne­ce­si­ta pa­ra prac­ti­car es­ta téc­ni­ca.

ANÍME­SE A REA­LI­ZAR SUS DE­CO­RA­CIO­NES PA­RA REUNIO­NES.

Ed­na Mar­ga­ri­ta Acos­ta no pen­só dos ve­ces en apo­yar a su hi­jo Tomás Alfonso Pino cuan­do es­te le co­men­tó que que­ría apren­der a ha­cer “los glo­bos que cons­tan­te­men­te veía en las fies­tas”.

“Él tie­ne au­tis­mo, una con­di­ción especial. Pe­ro siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por ser muy fun­cio­nal y por te­ner esa cu­rio­si­dad de apren­der co­sas nue­vas. Cuan­do él me ex­pre­só sus de­seos de apren­der es­te ar­te, lo alen­té pa­ra que bus­ca­ra videos en in­ter­net, le com- pré los uten­si­lios y así em­pe­zó a prac­ti­car. Al prin­ci­pio le cos­tó pe­ro po­co a po­co se fue es­for­zan­do ca­da vez más has­ta lo­grar in­flar el pri­mer el globo”, contó Acos­ta.

Ed­na con­fie­sa que su emo­ción fue tan gran­de al ha­ber logrado es­te ob­je­ti­vo, que des­pués de­ci­dió prac­ti­car pa­ra ha­cer glo­bos en gran­des can­ti­da­des. Gracias a es­te ta­len­to, fue in­vi­ta­do en las or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro Fun­down Ca­ri­be y Fun­dau­tis­mo pa­ra ha­cer una ex­po­si­ción de sus obras.

“Ya mi hi­jo tie­ne 16 años y la globo- fle­xia lo ha ayu­da­do a desa­rro­llar esa par­te crea­ti­va que él siem­pre ha te­ni­do. Los ni­ños con es­ta con­di­ción son muy inteligentes y tra­ba­jan mu­cho la me­mo­ria vi­sual. Por ejem­plo, él apren­de mu­cho vien­do un ejem­plo y lue­go apli­cán­do­lo. Quie­ro de­mos­trar­le a la so­cie­dad y a los pa­dres de ni­ños con au­tis­mo que nues­tros hi­jos si pue­den sa­lir ade­lan­te e incluso crear en un fu­tu­ro su pro­pio ne­go­cio. Él aho­ra es un ni­ño fe­liz”, ma­ni­fes­tó Acos­ta. Así co­mo Tomás, per­so­nas “de cualquier edad, gé­ne­ro o pro­fe­sión”

pue­den “ani­mar­se a ex­pe­ri­men­tar y ha­cer ar­te con glo­bos”. Así lo ex­pli­có Martín To­rres, ex­per­to en de­co­ra­ción de la aca­de­mia Ar­te­ma­nía.

To­rres agre­gó que el globo de ju­gue­te per­te­ne­ce a nues­tras cos­tum­bres co­mo co­mu­ni­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na pues “siem­pre ha si­do par­te de nues­tra cul­tu­ra ce­le­brar y ha­cer reunio­nes pa­ra con­me­mo­rar una oca­sión especial”.

En un prin­ci­pio, los pri­me­ros glo­bos de go­ma mo­der­nos fue­ron crea­dos por el fí­si­co y quí­mi­co bri­tá­ni­co Mi­chael Fa­ra­day en el si­glo XIX, co­mo uten­si­lio in­dis­pen­sa­ble de sus múl­ti­ples ex­pe­ri­men­tos. De acuer­do con To­rres, pe­se a que en la ac­tua­li­dad pre­do­mi­nan téc­ni­cas de de­co­ra­ción con ma­te­ria­les co­mo telas, ico­por, pa­pel kraft e incluso la ilu­mi­na­ción, son los glo­bos los ob­je­tos que “nun­ca fal­tan en una fies­ta de cum­plea­ños o re­cep­cio­nes”.

“Es muy in­tere­san­te tra­ba­jar la glo­bo­fle­xia por­que es muy eco­nó­mi­co. Pa­ra prac­ti­car­lo so­lo se ne­ce­si­tan tres co­sas: un buen globo, un in­fla­dor y crea­ti­vi­dad. Ade­más, nun­ca es­tá de más te­ner un buen es­pa­cio de tra­ba­jo y per­der­le el mie­do a los glo­bos cuan­do se ex­plo­tan. Se tra­ta de una ac­ti­vi­dad lú­di­ca dis­tin­ta que con de­di­ca­ción se pue­de apren­der con fa­ci­li­dad”, ex­pli­có el ex­per­to.

Así pues, se­gún To­rres, es­tá ac­ti­vi­dad trae con­si­go “múl­ti­ples be­ne­fi­cios”, pues se “combate el es­trés, se for­ta­le­ce la con­cen­tra­ción y se ex­plo­ra la crea­ti­vi­dad”.

“Cuan­do una per­so­na se en­fren­ta al reto de ma­ni­pu­lar un globo se dis­trae. Por lo ge­ne­ral, uno sue­le exa­ge­rar los pro­ble­mas de la vi­da, del tra­ba­jo y de la vi­da per­so­nal. Cuan­do uno lo­gra ha­cer la pri­me­ra fi­gu­ra uno apren­de a sol­tar las emo­cio­nes que pue­den ago­biar a las per­so­nas en su ru­ti­na co­mo la an­sie­dad, el mie­do o las frus­tra­cio­nes y plas­mar­las en una fi­gu­ra bá­si­ca co­mo el clá­si­co pe­rro de glo­bos. Re­co­mien­do mu­cho es­ta di­ná­mi­ca no so­lo a per­so­nas que tra­ba­jen en el sec­tor de la de­co­ra­ción y la re­crea­ción, sino tam­bién a per­so­nas con otras la­bo­res que ma­ne­jen una al­ta car­ga de tra­ba­jo y pre­sión. Los glo­bos son pa­ra reír­se y sus co­lo­res con­no­tan di­ver­sión, to­do es­to ha­ce que la per­so­na pue­da es­tar en un am­bien­te más jo­co­so, re­la­ja­do y ameno”, ma­ni­fes­tó.

Ade­más, Martín afir­ma que apren­der de es­ta téc­ni­ca tam­bién se pue­de convertir en una “apro­pia­da opor­tu­ni­dad de ne­go­cio”. Ese es el ca­so de Cai­ris Cor­téz quien ma­ni­fies­ta que vio en es­te ar­te una ma­ne­ra pa­ra im­pul­sar su em­pren­di­mien­to.

“Ac­tual­men­te li­de­ro una em­pre­sa de al­qui­ler de in­fla­bles y camas elás­ti­cas pa­ra even­tos. Por eso to­mé la de­ci­sión de ofre­cer la glo­bo­fle­xia co­mo un va­lor agre­ga­do a mis pro­duc­tos. Es­toy en pro­ce­so de apren­di­za­je, pe­ro sé que se­rá una al­ter­na­ti­va efec­ti­va pa­ra mi ne­go­cio”, agre­gó.

Con se­gu­ri­dad y con­fian­za, den­tro de “po­co tiempo y mu­cha prác­ti­ca” las per­so­nas que se ani­man a ex­pe­ri­men­tar es­te ar­te pue­den pasar fá­cil­men­te de crear pe­rros y flo­res —las fi­gu­ras más sen­ci­llas— a cen­tros de me­sa, osos de pe­lu­che y has­ta co­lum­nas.

“Cualquier ti­po de objeto o fi­gu­ra se pue­de ha­cer reali­dad con los glo­bos. Re­cuer­do que una oca­sión tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer una ta­rán­tu­la de 38 me­tros pa­ra Ha­llo­ween y en otra oca­sión hi­ce con mi fa­mi­lia un pe­se­bre en ta­ma­ño real de glo­bos pa­ra Na­vi­dad”, con­clu­yó To­rres.

«Es­ta es una ac­ti­vi­dad re­co­men­da­da pa­ra de­co­ra­do­res y per­so­nas con al­ta car­ga la­bo­ral». MARTÍN TO­RRES Ex­per­to en glo­bo­fle­xia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.