Dan­za pa­ra be­bés

ES­TA AC­TI­VI­DAD GE­NE­RA EN LOS NI­ÑOS UN CO­RREC­TO DESA­RRO­LLO MO­TRIZ Y EMO­CIO­NAL, IN­DE­PEN­DEN­CIA, SE­GU­RI­DAD, AU­TO­ES­TI­MA, DIS­CI­PLI­NA, ME­MO­RIA Y TRA­BA­JO EN EQUI­PO, SE­GÚN EX­PER­TAS EN DAN­ZA.

Si - - Top - POR SHA­RON KA­LIL

Las cla­ses cuen­tan con ele­men­tos lú­di­cos.

ES­TA AC­TI­VI­DAD HA­CE QUE SE DESA­RRO­LLEN IN­TE­GRAL­MEN­TE.

Cuan­do Isa­be­lla Ga­ma­rra cum­plió dos años, su ma­dre, Ka­ren Be­ne­det­ti, de­ci­dió que in­cur­sio­na­ra en el mun­do del bai­le y la mú­si­ca pa­ra que in­ter­ac­tua­ra con ni­ñas de su edad, y así desa­rro­lla­ra dis­tin­tas ha­bi­li­da­des.

“Qui­se que em­pe­za­ra en la dan­za por­que co­mo to­da ni­ña ba­rran­qui­lle­ra me gus­ta­ría que fue­ra ex­tro­ver­ti­da, ale­gre y que le lla­men la aten­ción nues­tros bai­les tra­di­cio­na­les, en­tre otros as­pec­tos cul­tu­ra­les”, con­tó.

Y es que el swing del bai­le tam­bién es asun­to de los más pe­que­ños, se­gún la bai­la­ri­na y di­rec­to­ra de Dan­ce Works­hop, Fa­ti­na Ba­rre­ra, quien ex­pli­có que a los dos años los be­bés ape­nas se es­tán fa­mi­lia­ri­zan­do con la mú­si­ca, por lo que es ideal es­ti­mu­lar­los a tra­vés del bai­le.

Agre­gó que a tra­vés de can­cio­nes y mo­vi­mien­tos cor­po­ra­les los ni­ños de esa edad ad­quie­ren co­no­ci­mien­to so­bre lo que los ro­dea. “Las cla­ses van di­rec­cio­na­das a que los más pe­que­ños so­cia­li­cen con otros ni­ños por pri­me­ra vez. En su apro­xi­ma­ción al bai­le se en­fren­tan con dis­tin­tos gé­ne­ros mu­si­ca­les co­mo el me­ren­gue, la sal­sa, el fol­clor, et­cé­te­ra”.

De es­ta ma­ne­ra, los be­bés con jue­gos y ejer­ci­cios de dan­za apren­den a mo­ver­se se­gún la in­ten­si­dad de la mú­si­ca. “La idea es que los ni­ños per­ci­ban los so­ni­dos, que se apro­pien de ellos y que ten­gan un re­fle­jo, ya sea mo­tor o emo­cio­nal”, di­jo Ba­rre­ra.

Por otra par­te, la bai­la­ri­na y do­cen­te pro­fe­sio­nal Li­lian He­ra­zo men­cio­nó

que la dan­za es­ti­mu­la la mo­tri­ci­dad grue­sa y fi­na, y a los ni­ños los en­se­ña a ser se­gu­ros y a in­ter­ac­tuar con otras per­so­nas.

“Me pa­re­ce que el pro­ce­so de desa­rro­llo de una per­so­na em­pie­za cuan­do co­no­ce su cuer­po y los mo­vi­mien­tos que pue­de rea­li­zar. Des­de be­bés los ni­ños pue­den in­ter­ac­tuar con la mú­si­ca, es más, den­tro del vien­tre de su ma­dre es­tos se es­tán mo­vien­do y/o dan­zan­do, por eso mu­chos pa­dres op­tan por po­ner­los a es­cu­char so­no­ri­da­des clá­si­cas”, di­jo He­ra­zo.

Ten­ga en cuen­ta que a los be­bés de me­nos de dos años se les en­se­ña, en pri­mer lu­gar, a ma­ne­jar su aten­ción a tra­vés de ins­truc­cio­nes cor­tas y pre­ci­sas.

“Tra­ba­jar con ni­ños tan pe­que­ños es muy gra­ti­fi­can­te, pues creo que por su edad lo­gran ma­ni­fes­tar to­das las emo­cio­nes con su cuer­po”, co­men­tó la bai­la­ri­na y coor­di­na­do­ra de Ba­llet de Ba­rran­qui­lla, Car­men Bor­ge.

Bor­ge ex­pli­có que en es­ta pri­me­ra ex­pe­rien­cia que vi­ven los ni­ños fue­ra de su ca­sa se rea­li­zan ejer­ci­cios de ca­len­ta­mien­to, de des­pla­za­mien­to, es­ti­ra­mien­to y de coor­di­na­ción, en los que es vi­tal el res­pe­to por el otro.

“Nor­mal­men­te to­da la cla­se es lle­va­da a ca­bo con jue­gos y ele­men­tos co­mo las pe­lo­tas, hula hula, cin­tas y tu­tús. A la vez se les en­se­ñan pa­sos del ba­llet co­mo un sau­té, plié, chas­sé, en­tre otros”, agre­gó.

Al­gu­nos ins­tru­men­tos mu­si­ca­les pa­ra mar­car el rit­mo tam­bién ha­cen par­te de es­te ti­po de cla­ses que tie­nen una du­ra­ción cor­ta de­bi­do a que, se­gún ase­gu­ra­ron las pro­fe­sio­na­les, es el tiem­po ade­cua­do pa­ra el co­rrec­to desa­rro­llo a esa edad.

Otros be­ne­fi­cios que las pro­fe­sio­na­les ase­gu­ran que les pro­por­cio­na es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des a los be­bés son: el desa­rro­llo emo­cio­nal, la in­de­pen­den­cia, se­gu­ri­dad, au­to­es­ti­ma, dis­ci­pli­na, me­mo­ria y tra­ba­jo en equi­po.

“Si bien no es­ta­mos for­man­do bai­la­ri­nes pro­fe­sio­na­les, les es­ta­mos in­cul­can­do có­mo se de­ben com­por­tar, el or­den que de­ben lle­var en su vi­da y que en la me­di­da en la que se es­fuer­cen por al­go, lo ten­drán”, fi­na­li­zó la do­cen­te Li­lian He­ra­zo.

«La idea es que los ni­ños per­ci­ban los so­ni­dos, que se apro­pien de ellos y que ten­gan un re­fle­jo mo­tor». FA­TI­NA BA­RRE­RA Do­cen­te de dan­za.

Los do­cen­tes usan ele­men­tos lú­di­cos co­mo los hula hula, las cin­tas, pe­lo­tas e ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, en­tre otros, pa­ra desa­rro­llar las cla­ses de dan­za. | Orlando Ama­dor y Ba­llet de Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.