Un re­co­rri­do por la magia del cam­po en la ciu­dad

HAS­TA EL 21 DE OC­TU­BRE, PRO­PIOS Y TU­RIS­TAS PUE­DEN DIS­FRU­TAR DE PA­NA­CA VIAJERO EN LA CIU­DAD, EL PRI­MER PAR­QUE AGRO­PE­CUA­RIO DEL MUN­DO. ‘SHOWS’ EN VI­VO E IN­TER­AC­CIÓN CON ANI­MA­LES, AL­GU­NAS DE LAS AC­TI­VI­DA­DES DIS­PO­NI­BLES.

Si - - Portada - POR DA­NIE­LA MU­RI­LLO PI­NI­LLA

To­más Ma­lla­rino, de seis años, nun­ca pen­só que es­tan­do tan cer­ca de su ca­sa po­dría en­con­trar “un mun­do ha­bi­ta­do por mu­chos ani­ma­les de la gran­ja”. Pa­ra es­te es­tu­dian­te del co­le­gio Ro­yal School te­ner la opor­tu­ni­dad de ali­men­tar y aca­ri­ciar ca­ba­llos, en com­pa­ñía de sus com­pa­ñe­ros de cla­se, se con­vir­tió en “un mo­men­to inol­vi­da­ble” con el que pu­do en­ten­der la im­por­tan­cia de “cui­dar la na­tu­ra­le­za”.

Se­gún Tha­lia Isa­za, ma­má de To­más, ver a su hi­jo “for­ta­le­cien­do una sen­si­bi­li­za­ción en cuan­to al cui­da­do de los ani­ma­les” en Pa­na­ca Viajero se con­vir­tió en “una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra en su pro­ce­so de cre­ci­mien­to”.

“Al es­tar en un cons­tan­te acer­ca­mien­to con los ani­ma­les, mi hi­jo ha po­di­do ir ad­qui­rien­do dis­tin­tos va­lo­res en su vi­da. Ade­más, tam­bién es muy im­por­tan­te asu­mir es­ta opor­tu­ni­dad de es­tar en con­tac­to con el cam­po co­mo un plan fa­mi­liar ideal pa­ra que los pa­dres tam­bién po­da­mos des­co­nec­tar­nos de la ru­ti­na de la ciu­dad y for­ta­le­cer la relación con nuestros hi­jos en un en­torno de re­crea­ción y con­cien­cia ani­mal”, ex­pli­có Isa­za.

Así pues, des­de el 22 de sep­tiem­bre, el Par­que Na­cio­nal de la Cul­tu­ra Agro­pe­cua­ria (Pa­na­ca) lle­gó por pri­me­ra vez al Cen­tro de Even­tos Puer­ta de Oro de Ba­rran­qui­lla con su pro­gra­ma Pa­na­ca Viajero, que abre sus puer­tas to­dos los días des­de las 9 de la ma­ña­na has­ta las 8 de la no­che.

De acuer­do con Carlos Gi­ral­do, co­or- di­na­dor es­te pro­yec­to, la fi­lo­so­fía de es­ta ini­cia­ti­va ra­di­ca en lle­var a dis­tin­tas zo­nas del país la re­fle­xión de que “sin cam­po, no hay ciu­dad”.

“Es im­por­tan­te des­ta­car que Pa­na­ca que­da ubi­ca­do en el mu­ni­ci­pio de Quim­ba­ya, en el Quin­dío. Abrió sus puer­tas el 7 de di­ciem­bre de 1999 con la in­ten­ción de for­ta­le­cer en las per­so­nas un sen­ti­do de per­te­nen­cia ha­cia la na­tu­ra­le­za, pues se tra­ta de dis­fru­tar de lo más ele­men­tal y de re­gre­sar la mi­ra­da al cam­po. De es­te mo­do, en el 2003, de­ci­di­mos lle­var

una mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va del par­que a otros es­ce­na­rios con el pro­yec­to Pa­na­ca Viajero”, agre­gó Gi­ral­do.

De acuer­do con la di­rec­to­ra ad­mi­nis­tra­ti­va de es­te pro­yec­to en Ba­rran­qui­lla, Ka­ren Hernández, pa­ra vi­vir una ex­pe­rien­cia com­ple­ta en la ciu­dad los vi­si­tan­tes de­ben em­pren­der un re­co­rri­do me­dian­te las dis­tin­tas zo­nas de interactividad con va­rias es­pe­cies del cam­po.

“En la ac­tua­li­dad con­ta­mos con zo­nas de bo­vi­nos, por­ci­cul­tu­ra, ca­pri­nos y una mues­tra de ca­ni­nos. Du­ran­te la vi­si­ta a Pa­na­ca Viajero, los asis­ten­tes pue­den to­car a los ani­ma­les y ali­men- tar­los con za­naho­rias, con­cen­tra­do y le­che. Tam­bién, es­tá dis­po­ni­ble un ca­rru­sel de po­nis en vi­vo en el que pue­den dis­fru­tar los más pe­que­ños. Al ai­re li­bre, los vi­si­tan­tes pue­den co­no­cer de cer­ca en las ca­ba­lle­ri­zas a ca­ba­llos de al­ta es­cue­la y de ra­zas in­ter­na­cio­na­les”, agre­gó Hernández.

La úl­ti­ma es­ta­ción es el show cen­tral que, de acuer­do con Carlos Gi­ral­do, es una pues­ta en es­ce­na en la que se fu­sio­nan cin­co de las pre­sen­ta­cio­nes que se rea­li­zan en la se­de prin­ci­pal de Pa­na­ca en el Quin­dío.

“To­dos los días hay cua­tro shows: dos en la ma­ña­na y dos en la tar­de. En ca­da uno mos­tra­mos una ex­po­si­ción de ra­zas bo­vi­nas, unas di­ná­mi­cas de obe­dien­cia con pe­rros y el ga­lo­pe y las acro­ba­cias de di­ver­sos ti­pos de ca­ba­llos. Es­tas di­ná­mi­cas son guia­das por unos tro­va­do­res pai­sas que le otor­gan ca­li­dez a la presentación y trans­por­tan a los es­pec­ta­do­res a la cul­tu­ra ca­fe­te­ra”, con­tó Gi­ral­do.

En­se­ñar a adul­tos y ni­ños so­bre la his­to­ria de al­gu­nas ra­zas de va­cas y ca­ba­llos, co­mu­ni­car da­tos cu­rio­sos so­bre su apro­pia­da ali­men­ta­ción en el cam­po y mos­trar las diferencias en­tre los dis­tin­tos ti­pos de hue­vos son al­gu­nas de las lec­cio­nes pe­da­gó­gi­cas que bus­ca in­cul­car el par­que a sus vi­si­tan­tes me­dian­te char­las y va­llas in­for­ma­ti­vas ubi­ca­das en las dis­tin­tas zo­nas.

“Ca­da vez es más im­por­tan­te abrir un cam­po de re­fle­xión so­bre el pa­no­ra­ma del sec­tor agro­pe­cua­rio en Co­lom­bia. Nues­tra in­ten­ción es pro­mo­ver el apo­yo al cam­pe­sino y a sus ali­men­tos, que las per­so­nas co­noz­can sus pro­ce­sos, su reali­dad en el cam­po y evi­tar los pro­duc­tos in­dus­tria­li­za­dos”, afir­mó Gi­ral­do.

Si us­ted desea vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia en los pró­xi­mos días, pro­cu­re asis­tir con ro­pa có­mo­da, por­tar go­rras o som­bre­ros que lo pro­te­jan del sol, usar blo­quea­dor so­lar, res­pe­tar los es­pa­cios des­ti­na­dos pa­ra los ani­ma­les, se­guir las ins­truc­cio­nes del per­so­nal de lo­gís­ti­ca y no per­der de vis­ta a los ni­ños.

| DEL 12 AL 18.10.2018 | 12-13

una his­to­ria fan­tás­ti­ca

Un ni­ño lla­ma­do Ki­ri­kú na­ció en una al­dea afri­ca­na don­de una bruja lla­ma­da Ka­ra­ba lan­zó una te­rri­ble mal­di­ción que pro­vo­có que las plan­tas mu­rie­ran y los al­dea­nos des­apa­re­cie­ran .Aho­ra Ki­ri­kú ten­drá la mi­sión de sal­var a su pue­blo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.