Queen in­mor­ta­li­za­do en el ci­ne

‘BOHE­MIAN RHAP­SODY’ NA­RRA LA HIS­TO­RIA Y EL AS­CEN­SO MU­SI­CAL DE LA BAN­DA IN­GLE­SA QUEEN Y DE SU LÍ­DER MER­CURY. EL FIL­ME ES­TÁ DI­RI­GI­DO POR BR­YAN SIN­GER Y PRO­DU­CI­DA POR BRIAN MAY, GUI­TA­RRIS­TA DE LA AGRU­PA­CIÓN.

Si - - Portada - POR DA­NIE­LA MU­RI­LLO PI­NI­LLA

Dra­ma, de­seos de éxi­to y una so­bre­do­sis de rock and roll. Es­tos son los in­gre­dien­tes que ca­rac­te­ri­zan a Bohe­mian Rhap­sody, la pro­duc­ción que lle­va al ci­ne los es­fuer­zos de un gru­po de jó­ve­nes in­gle­ses por triun­far en el cam­po mu­si­cal y por rom­per con los es­te­reo­ti­pos im­pues­tos en la in­dus­tria. Fru­to de es­tos de­seos, na­ce Queen. La ban­da que re­vo­lu­cio­nó a sus se­gui­do­res con le­gen­da­rias pre­sen­ta­cio­nes en los es­ta­dios más re­co­no­ci­dos del mun­do. Así que, si us­ted se con­si­de­ra aún un se­gui­dor de clá­si­cos del rock co­mo Ra­dio Ga Ga, We are the cham­pions o We will rock you no se po­drá per­der es­te fil­me que es­tá dis­po­ni­ble des­de es­te fin de se­ma­na en las car­te­le­ras de la ciu­dad.

Des­de sus ini­cia­ti­va es­pon­tá­nea por con­for­mar la agru­pa­ción en un es­ta­cio­na­mien­to has­ta su só­li­do ro­man­ce con su com­pa­ñe­ra fiel Mary Aus­tin (con quien es­tu­vo an­tes de ma­ni­fes­tar su ho­mo­se­xua­li­dad), la his­to­ria de Freddy Mer­cury y su le­ga­do con Queen se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno en­tre me­ló­ma­nos de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes y cul­tu­ras. Es un tri­bu­to a la vi­da de es­te ícono, 27 años des­pués de su muer­te.

La pe­lí­cu­la cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción del es­ta­dou­ni­den­se Ra­mi Malek co­mo Freddy Mer­cury. Un pa­pel que ya ha des­per­ta­do las crí­ti­cas de al­gu­nos

ex­per­tos del ci­ne, co­mo es el ca­so de Pe­ter Travers, en la re­vis­ta The Ro­lling Sto­ne, quien ase­gu­ró Malek tu­vo “una de las me­jo­res ac­tua­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas del 2018”.

“La es­tre­lla de Mr. Ro­bot (se­rie de te­le­vi­sión que pro­ta­go­ni­za Malek) rea­li­za mi­la­gros. Cap­ta la apa­rien­cia y el al­ma de Mer­cury, quien mu­rió por com­pli­ca­cio­nes de Si­da en 1991 (…) Malek pro­fun­di­za tan­to en el pa­pel que no po­de­mos creer que no es­te­mos vien­do la reali­dad, pues el can­tan­te y el ac­tor com­par­ten una ex­pe­rien­cia de in­mi­gran­tes: los pa­dres del ac­tor son de Egip­to y los de Mer­cury, de Zan­zí­bar”, ex­pli­có Travers.

Así pues, la pe­lí­cu­la ha­ce un énfasis en la pre­sen­ta­ción de Queen en el con­cier­to de Li­ve Aid, con­si­de­ra­do co­mo uno de los even­tos de rock más im­por­tan­tes de la dé­ca­da de los 80 al lo­grar re­unir a des­ta­ca­dos ex­po­nen­tes del gé­ne­ro con el fin de re­co­ger fon­dos en pro del be­ne­fi­cio de paí­ses afri­ca­nos co­mo Eti­pía y So­ma­lia.

“In­de­pen­dien­te­men­te de los efec­tos es­pe­cia­les que se usa­ron pa­ra mos­trar a la ban­da fren­te a es­ta enor­me mul­ti­tud, la es­ce­na (del con­cier­to) cap­tu­ra al­go cru­cial so­bre la co­ne­xión de Queen con la au­dien­cia y la ma­ne­ra co­mo Mer­cury li­de­ra una res­pues­ta de los fa­ná­ti­cos”, es­ta­ble­ció Travers.

Fi­nal­men­te, el crí­ti­co Ant­hony Oli­ver Scott ma­ni­fies­ta en el pe­rió­di­co The New York Ti­mes que a pe­sar de que el fil­me du­ra dos ho­ras, el fil­me se sien­te “in­ter­mi­na­ble”.

“Es una mez­cla ba­rro­ca de al­ga­ra­bías, mis­ti­cis­mo y me­lo­dra­ma. La pe­lí­cu­la pa­re­ce di­se­ña­da pa­ra ser lo más me­mo­ra­ble po­si­ble”, afir­mó Scott.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.