EL BA­TI­DO MAÑANERO

Si no es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con los ba­ti­dos nu­tri­cio­na­les, há­ga­lo ya. ¿Por qué? Se va a ali­men­tar mu­chí­si­mo me­jor —sin ne­ce­si­dad de ser un du­ro en la co­ci­na— y ape­nas en cues­tión de mi­nu­tos.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Anecdotario -

Sa­ba­be­mos que vi­ve ocu­pa­do y quue en las ma­ña­nas lo úl­ti­mo quue se le pa­sa por la ca­be­za es pre­pa­ra­pre­pa­rar­se un buen desa­yuno. Ni ha­blar de las no­ches, cuan­do lle­ga can­sa­do a su ca­sa y se co­me lo pri­me­ro que ve en la ne­ve­ra o vi­ve a pun­ta de do­mi­ci­lios. Fres­co, no le es­ta­mos echan­do na­da en ca­ra, pe­ro ya es ho­ra de que se em­pie­ce a ali­men­tar bien. ¿La so­lu­ción? Un ba­ti­do con to­dos los nu­trien­tes que ne­ce­si­ta y muy po­cas ki­lo­ca­lo­rías, co­mo el Ba­ti­do Nu­tri­cio­nal Fór­mu­la 1, de Her­ba­li­fe. Lo me­jor es que lo pre­pa­ra en mi­nu­tos y que­da lis­to pa­ra em­pe­zar el día con to­da o ce­rrar­lo con bro­che de oro, us­ted eli­je. Ojo: aho­ra no se va­ya a ima­gi­nar que es una be­bi­da má­gi­ca que le va a re­sol­ver la vi­da —y la fi­gu­ra—, pe­ro la ver­dad es que sí le va a ayu­dar mu­cho. Por eso, com­ple­men­te el ba­ti­do con al­go de ejer­ci­cio y una bue­na ali­men­ta­ción. No lo pien­se más: hoy es el día pa­ra cam­biar esos ma­los há­bi­tos.

¿Cómo lo pre­pa­ra?

1.1 Co­ja dos cu­cha­ra­das del ba­ti­do.

2. Agre­gue 240 ml de agua o de le­che des­cre­ma­da y tres cu­bos de hie­lo.

3.3 Li­cúe en­tre 30 y 60 se­gun­dos; mien­tras más tiem­po más cre­mo­so. (Pón­ga­le su to­que. Agré­gue­le fru­ta o es­co­ja al­guno de los sa­bo­res dis­po­ni­bles: cho­co­la­te, vai­ni­lla, ca­ne­la y es­pe­cias, coo­kies & cream, fre­sa, pi­ña, ca­fé lat­te y na­ran­ja cre­ma).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.